fbpx
0 elementos
Compartir

 

Una nueva investigación de Filipinas ha descubierto otro candidato potencialmente viable para tratar y prevenir el coronavirus de Wuhan (COVID-19), sin la necesidad de productos farmacéuticos o vacunas, y muchos de nuestros lectores lo conocen con cariño como aceite de coco.

El Dr. Fabian M. Dayrit, PhD, de la Universidad Ateneo de Manila, junto con la ayuda de la Dra. Mary T. Newport, MD, de Spring Hill Neonatology en Florida, analizaron los beneficios antivirales conocidos del aceite de coco con el fin de determinar si pueden aplicarlos también contra el COVID-19. Lo que encontraron es ciertamente prometedor, en especial, porque no hay otro remedio o cura conocida para este nuevo virus.

Desde hace muchos años se sabe que el ácido láurico, junto con su derivado monolaurina, posee actividad antiviral natural. El ácido láurico es un ácido graso de cadena media que comprende aproximadamente el 50 por ciento de la composición del aceite de coco, y es ampliamente reconocido como un supernutriente, al igual que la monolaurina, que es producida por las propias enzimas del cuerpo al ingerir el aceite de coco. Estos nutrientes funcionan en conjunto para desintegrar las “envolturas” que rodean a los virus, explican los doctores Dayrit y Newport, y esto incluye el COVID-19. Estos dos nutrientes también parecen poder inhibir la maduración en etapa tardía en el ciclo replicativo de los virus, así como prevenir la unión de proteínas virales a la membrana de la célula huésped.

Este modo de acción triple hace que el aceite de coco sea una solución muy prometedora para la pandemia, especialmente porque está muy disponible, es relativamente económico y fácil de consumir. En teoría, las personas de todas partes podrían tomar unas pocas cucharadas de aceite de coco al día para ayudar a protegerse contra la infección del virus, o tomar un poco más si ya lo tienen.

Otro compuesto antiviral encontrado en el aceite de coco que también juega un papel protector es el ácido cáprico, junto con su derivado monocaprina. Aunque solo representa aproximadamente el siete por ciento del aceite de coco, el ácido cáprico ha demostrado su eficacia contra el VIH-1, lo cual es importante porque ha aparecido evidencia que sugiere que el COVID-19 puede contener ADN del VIH.

Los investigadores recomiendan que el aceite de coco simplemente sea reconocido como una sustancia preventiva general contra la infección viral y microbiana “dada su seguridad y amplia disponibilidad”.

Varios estudios in vitro, en animales y humanos, respaldan el potencial del aceite de coco, el ácido láurico y sus derivados como agentes efectivos y seguros contra un virus como el COVID-19”, concluyen. “Este tratamiento es asequible y prácticamente libre de riesgos, y los beneficios tienen potenciales enormes”.

Fuente:

www.naturalnews.com

Compartir
LISTA DE COMPRAS
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Abrir chat
Hola! Necesitas Ayuda
A %d blogueros les gusta esto: