Menú
Compartir

Si bien el agua potable en nuestro país se adecua a la norma establecida por la Organización Mundial de la Salud, y es monitoreada por la Superintendencia de Servicios Sanitarios, lo que recomienda la empresa argentina PSA –presente en Chile hace cuatro años– es purificarla para garantizar así su calidad y equilibrio mineral, impidiendo el paso a nuestro cuerpo de sustancias químicas y metales pesados.

 

Por Antonio Muñoz B. Periodista PUC

 

Se acerca el verano y, con él, en algunas zonas del país, la escasez del agua, elemento vital para el ser humano y los ecosistemas. Por eso, disponer de agua se convierte en la prioridad número uno. Dos parecieran ser las formas más usuales de aprovisionamiento para las plantas potabilizadoras: los depósitos de nieve que generan arroyos precordilleranos y las napas subterráneas. Para hacerla bebestible, se le debe aplicar artificialmente químicos como el cloro, considerado nuestro aliado para combatir los agentes transmisores del cólera o el tifus. Según PSA Chile, la idea es que estos químicos tampoco ingresen en nuestro organismo, ya que son nocivos para la salud de las personas.

El agua potable siempre va a ser de buena calidad, porque está regulada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en todos los países, los que deben guiarse por los parámetros que esta organización indica. Sin embargo, al momento de potabilizar el agua, se necesita una serie de químicos para que este proceso sea efectivo, entre los que podemos encontrar sulfato de aluminio y cloro, presentes en mayor cantidad y sin los cuales correríamos el riesgo de contraer muchas enfermedades como cólera o tifus. Sin embargo, cuando consumimos el agua, lo que hacemos es beber también estos químicos. El tema es que el cloro al igual que los metales pesados presentes en ciertos suelos, lleguen sólo hasta la punta de la llave del agua y que no los ingiramos. Por esto, dentro de la casa, se hace necesario contar con algún método para purificar el agua, sacando y eliminando estas sustancias pero sin perder los minerales del agua en sí, que son esenciales para la hidratación del cuerpo”, sostienen en PSA Chile. Por eso, explican, han desarrollado una completa línea de purificadores de agua, pensados especialmente para cada sector de la casa y que cuentan con estudios independientes que certifican que sus purificadores efectivamente remueven las sustancias como declaran hacerlo. De a poco están entrando en el mercado, compitiendo con otros productos similares disponibles en el retail.

Al respecto, explican: “La diferencia de un purificador de agua con un filtro, consiste en que este último atrapa partículas en
suspensión más grandes por medio de cartuchos de celulosa que tienen diferente cantidad de micrones. Es como pasar el agua por una tela, por un cedazo, nada más. En cambio, un purificador debe cumplir con características para purificar, como son los activos, algunos más conocidos como el carbón activado y el KDF. Nosotros trabajamos, también, con zeolitas, naturales y artificiales, con sales de plata y con filtros”.

Según PSA Chile, uno de los rasgos que los diferencian, es la asesoría personalizada que dan a sus clientes, a quienes
visitan en su domicilio para detectar las necesidades reales de su hogar, que varían de un sector a otro dentro de Santiago,
y de una región a otra de nuestro país, sugiriéndoles los equipos más eficientes en cada caso. Esto es de vital trascendencia al momento de optar por un purificador, ya que el agua potable en el norte de Chile es más pesada, debido a una mayor presencia de sarro y posee mayor cantidad de minerales y metales pesados como el arsénico. En la zona central encontramos mayor cantidad de dureza en el agua, mientras que en el sur, encontramos un agua más blanda, pero con mayor presencia de metales como el fierro, adquiriendo un tono marrón o verdoso. Por eso, enfatizan, no da lo mismo qué equipo comprar y para qué zona de la casa.

“Desde la perspectiva de la salud, podría decir que todos los puntos de agua potable deberían ser purificados, independiente del uso. Porque, por ejemplo, en la cocina vamos a beber y vamos a cocinar, lavando allí las frutas y verduras, por ejemplo;
entonces, es importante evitar que el cloro se quede en los alimentos, lo que logramos con el modelo Senior BM. Para el baño, es ideal el C3, que se pone en el lavamanos, de donde obtenemos agua para lavarnos la cara y los dientes, por ejemplo, y este otro, diseñado para la ducha y cuya finalidad es retener cloro y sarro, que dañan nuestra piel y nuestro pelo, y
es más chiquitito porque el consumo de agua es menor. El cloro es acumulativo, por lo tanto, si no cuidamos nuestra piel, vamos a ser propensos a desarrollar problemas a la piel y alergias. Para las casas donde hay muchas partículas en suspensión, nada mejor que el Stopper, que le quita lo terroso al agua, como lo que pasó en varios hogares cuando tuvimos
el aluvión en el Cajón del Maipo. Si pones esto en la entrada de tu casa, atrapas las partículas en suspensión que le dan esa apariencia”, aseguran en PSA Chile.

Incluso, señalan, hay purificadores diseñados especialmente para electrodomésticos como lavadoras, calefones y lavavajillas, contribuyendo así a aumentar la vida útil de estos, al eliminar las durezas como el sarro. Y, considerando que se acerca la temporada de playas y piscinas, PSA también incluyó en su catálogo el Iontrix 2, que impide el desarrollo de algas y bacterias en las piscinas, reduciendo en un 90% el requerimiento de cloro para su mantención.

Para quienes gustan de ir de camping o viaje, durante las vacaciones o en feriados largos, nada mejor que el purificador portátil. Pensando en oficinas o consultas particulares, la propuesta es el Dispenser 2, para agua fría y caliente, el cual, a diferencia de otros equipos, no requiere de un bidón de almacenamiento, por lo que el agua que se bebe no está estancada,
haciendo innecesario el uso de preservantes que existen en las aguas embotelladas de todo tipo. Como valor agregado a estos productos, destinados a aumentar la calidad de vida de las personas al proteger su salud, PSA Chile se destaca por
la venta directa en vez de por retail, que es mucho más impersonal y no necesariamente capacitada para entregar la asesoría que requiere el cliente. “Una de las razones por las cuales optamos por esta modalidad consiste en que nosotros entregamos
una asesoría, porque el agua en todas partes es distinta. Necesitas a alguien que tenga conocimientos exhaustivos sobre qué tipo de aguas tienes y qué necesidades puedes tener como familia, considerando, por ejemplo, que el consumo diario promedio para una familia de 4 integrantes es de 33 litros. Por lo tanto, cuando quieres hacer ese cambio, te comunicas con nosotros y siempre vas a tener a una persona dispuesta para ti. Eso es, finalmente, servicio, que hoy va un poco en decadencia, pero que nosotros tratamos de mantener y de diferenciarnos por eso”, puntualizan.

 

Compartir
×