Menú

Extracto de un artículo de naturalnews.com

Tomar vitamina D en nuestra juventud puede ser bueno para el cuerpo a largo plazo.  Los resultados de un estudio conducido por la Universidad de Zurich (UZH)  han confirmado que se necesita una ingesta suficiente de vitamina D tomada en forma consistente para mantener una buena salud ósea.

Muchas personas creen que con mantener hábitos alimenticios salu-dables es suficiente, pero la realidad es que sólo pocos alimentos contienen en forma natural niveles significativos de vitamina D. De acuerdo al Dr. Heike A. Bischoff-Ferrari, un facultativo de la UZH, para obtener niveles adecuados de vitamina D sólo a través de la alimentación, se debería consumir dos porciones de pescado graso como el salmón o la caballa ¡todos los días!

“O retomar el hábito de consumir aceite de hígado de bacalao”.

Por esta razón es necesario aumentar los niveles de vitamina D del cuerpo por medio de suficiente exposición al sol y de una buena suplementación, con el fin de usar el potencial pleno de esta vitamina solar para mantener una apropiada función corporal.

Las muchas caras de la vitamina D

En décadas pasadas, los profesionales de la salud pensaban que la vitamina D era buena sólo para mantener huesos y dientes saludables. Avances recientes en la ciencia, sin embargo, han puesto esta vitamina en el foco de atención al revelar tanto su rol multifacético en la correcta función del cuerpo humano, como su capacidad de reducir el riesgo de enfermedades que antes no se asociaban a ella.

A pesar de las recientes revelaciones sobre el potencial de la vitamina D, parece que no todos aprecian estos descubrimientos. El actual estilo de vida que implica trabajar en recintos cerrados ha contribuido al creciente número de casos de deficiencia de vitamina D a nivel mundial.  Esto se agrava con el hecho de que no todas las personas están conscientes de que pueden tener una deficiencia de vitamina D.

¿Tengo una deficiencia de vitamina D?

La mejor forma de descubrir una deficiencia en esta vitamina es por medio de un examen de sangre que medirá sus niveles en sangre. No obstante, es muy probable que tenga una deficiencia si presenta alguna de estas condiciones:

Esquizofrenia y depresión – Estos desórdenes han sido vinculados con una deficiencia de vitamina D. Un estudio reveló que era necesario mantener niveles suficientes de vitamina D durante el embarazo y la niñez para satisfacer al receptor de vitamina D en el cerebro, tanto para el desarrollo cerebral como para la mantención de la función mental en etapas posteriores de la vida.

Gripe – En un estudio publicado en Cambridge Journals, se descubrió que la deficiencia de vitamina D predispone a los niños a enfermedades respiratorias. Un estudio de intervención demostró que esta vitamina reduce la incidencia de infecciones respiratorias en los niños.

Enfermedad periodontal – Quienes sufren de esta enfermedad crónica que causa inflamación y sangramiento de las encías, deberían considerar –además de consumir vitamina C– aumentar sus niveles de vitamina D para producir defensinas y catelicidinas, compuestos que contienen propiedades microbianas y que reducen el número de bacterias en la boca.

Asma – La vitamina D puede reducir la severidad de los ataques de asma. La investigación conducida en Japón reveló que los ataques de asma en los niños escolares disminuyó significativamente en aquellos pequeños que tomaron un suplemento de vitamina D diario de 1200 UI.

Debilidad muscular y problemas óseos – De acuerdo a Michael F. Holick, experto en vitamina D, la debilidad muscular usualmente es causada por una deficiencia de vitamina D, ya que para que los músculos esqueléticos funcionen apropiadamente, sus receptores de vitamina D deben ser sustentados con vitamina D. Además, existe una comprobada relación entre la vitamina D y la fijación de calcio, por lo que una carencia en esta vitamina puede conllevar a problemas óseos de diversa índole, entre ellos la osteoporosis.

Enfermedad cardiovascular – La falla cardíaca congestiva está asociada con una deficiencia de vitamina D. La investigación conducida en la Universidad de Harvard entre las enfermeras, encontró que las mujeres con bajos niveles de vitamina D (17 ng/m [42 nmol/L]) tuvieron un riesgo 67% mayor de desarrollar hipertensión.

Psoriasis – En un estudio publicado por PubMed Central del Reino Unido, se descubrió que análogos de vitamina D sintética fueron útiles en el tratamiento de psoriasis.

Diabetes – En un estudio conducido en Finlandia presentado en Lancet.com, se le dieron 2.000 UI de vita-mina D3 por día a 10.366 niños, durante su primer año de vida. Estos niños fueron monitoreados durante 31 años y en todos ellos, el riesgo de diabetes tipo 1 se redujo en un 80%.

Enfermedad renal crónica – De acuerdo a Holick, los pacientes con enfermedad renal crónica avanzada (en especial aquellos que requieren diálisis) no pueden fabricar la forma activa de vitamina D. Estos individuos necesitan tomar 1.25-dihidroxivitamina D3 o uno de sus análogos calcémicos para apoyar el metabolismo de calcio, disminuir el riesgo de osteoporosis (también llamada enfermedad renal ósea) y regular los niveles de la hormona paratiroidea.

Cáncer – Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Georgetown en Washington DC descubrieron una conexión entre una ingesta alta de vitamina D y un menor riesgo de cáncer de mamas. Estos hallazgos, presentados en la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer, reveló que mayores dosis de la vitamina solar fueron vinculados a una reducción del 75% en el crecimiento de cáncer en general y a un 50% de reducción de tumores en aquellas personas que ya tenían la enfermedad. Fue interesante ver la capacidad de la suplementación con esta vitamina para ayudar a controlar el desarrollo y crecimiento del cáncer mamario.

La prevención es proactiva

La idea aquí no es tenerle miedo a estas diversas condiciones de salud asociadas a una deficiencia de vitamina D, sino adoptar un enfoque proactivo de prevención que puede ayudar a evitar muchas de estas enfermedades. Con tan solo dar una caminata bajo el sol podríamos ahorrar miles de pesos en médicos y medicamentos, y tener la tranquilidad mental que nos brinda el hecho de estar saludables.  Así que, ya lo sabe, deje los paraguas para los días lluviosos.

Fuentes:

http://www.naturalnews.com/035089_vitamin_D_deficiency_signs_symptoms.html#ixzz2MJlqJVUe

Te gustaría conocer sobre los nutrientes sus beneficios, propiedades y la mejor manera de conseguirlos y suplementarlos?  Toda la información que necesitas saber la tendras haciendo click aquí: 

Revista Soluciones Digital Nº19 Especial Gran Guía de Suplementación

×