Trastorno bipolar: Hierbas, suplementos y técnicas que pueden ayudar

El trastorno bipolar, también conocido como trastorno maníaco depresivo, es una enfermedad mental en la que la persona experimenta frecuentes cambios de ánimo.

El trastorno bipolar, también conocido como trastorno maníaco depresivo, es... seguir leyendo

Carolina Pérez A.
Editora revista Soluciones

El trastorno bipolar, también conocido como trastorno maníaco depresivo, es una enfermedad mental en la que la persona experimenta frecuentes cambios de ánimo.
En un período de tiempo muy corto, el individuo puede cambiar de ánimo radicalmente: de estar extremadamente feliz a extremadamente triste. Estos frecuentes cambios de ánimo pueden afectar severamente su vida, y la de las personas que lo rodean.
Si bien se desconoce la causa exacta del trastorno bipolar, algunos posibles motivos y factores de riesgo para este desorden mental son: estrés, desequilibrio hormonal y de químicos del cerebro, lesiones en el cerebro, abuso de drogas o alcohol y experiencias traumáticas.

La siguiente es una guía general de hierbas y suplementos que pueden ser de mucha ayuda en este trastorno. No obstante, es importante que el paciente consulte con un naturópata certificado, puesto que algunos de estos remedios pueden interferir con ciertos medicamentos o no ser adecuados para todas las personas.

1. Aceite de pescado
Rico en ácidos grasos omega 3, el aceite de pescado puede ser beneficioso en el trastorno bipolar. Su contenido de EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico) es esencial para la producción hormonal y la salud del tejido nervioso. El aceite de pescado mejora la funcionalidad del cerebro y ayuda a superar la depresión.
Se recomienda tomar un suplemento de aceite de pescado (libre de metales pesados) en la dosis indicada por el terapeuta. También es importante el consumo regular de pescados grasos, como salmón, sardina, atún, anchoa o caballa, porque son muy altos en ácidos grasos omega 3.

2. Bufera (Withania somnifera)
También conocida como ashwagandha, funciona como un tónico nervioso que mejora los síntomas del trastorno bipolar. Un estudio realizado en el 2013 por la Universidad de Pittsburgh1 encontró que el ‘sensoril’ –un ingrediente de la bufera– puede mejorar las funciones cognitivas individuales en aquellos que sufren trastorno bipolar, así como ayudar en la memoria de trabajo auditivo-verbal, el tiempo de reacción y la cognición social.
La dosis que se prescribe generalmente es de 500 mg de extracto estandarizado de raíz y hojas de bufera por varias semanas.
Este suplemento está disponible a través de Internet como Ashwagandha.

3. Raíz de valeriana
La valeriana fomenta la sensación de calma y reduce la tensión nerviosa, el estrés, la ansiedad, la intranquilidad y los cambios de ánimo de leves a moderados.
Esta hierba se encuentra disponible en el mercado como raíz seca de valeriana, cápsulas, bolsitas de té y extracto líquido.
 

4. Passiflora
Tiene propiedades sedantes que pueden reducir la ansiedad y la excitabilidad experimentadas durante los episodios maníacos del trastorno bipolar. También ayuda a tratar el insomnio.
La mejor forma de consumirla es como té. Para ello, agregue una cucharadita de la hierba a una taza de agua recién hervida. Deje reposar de 10  a 15 minutos, cuele y beba varias veces al día.

5. Magnesio
El magnesio funciona de una manera muy similar al litio (medicamento que se usa comúnmente en este trastorno), pero con muchos menos efectos secundarios. Actúa equilibrando el ánimo y reduciendo los síntomas de manía.
También promueve el sueño profundo. De hecho, una deficiencia de magnesio conduce  a menudo a insomnio y ansiedad.
Los niveles de magnesio se agotan naturalmente durante períodos de estrés y de trabajo intenso.
Puede incluir magnesio en su dieta como suplemento o también con alimentos ricos en este mineral, como espinaca, semillas de zapallo y de girasol, castañas, soya y porotos negros.

6. Vitaminas del complejo B
Pueden ser muy beneficiosas para quienes sufren de trastorno bipolar, ya que ayudan a equilibrar el ánimo. Las vitaminas B1, B3, B6, B9 y B12 son particularmente importantes, porque colaboran en la reducción de ciertos síntomas, como ansiedad, irritabilidad, depresión, cambios de ánimo y fatiga.
–    La vitamina B1 (tiamina) mejora la circulación sanguínea en el cerebro y en el cuerpo.
–    Con la vitamina B3 (niacina), el Dr. Abram Hoffer tuvo mucho éxito en el tratamiento de pacientes con esquizofrenia –que también sufrían de adicción al alcohol y de depresión–. Las dosis de 3000 mg diarios fue un célebre tratamiento en la primera generación de alcohólicos anónimos.
–    La vitamina B6 (piridoxina) combate la irritabilidad.
–    La vitamina B9 (ácido fólico) es esencial para mantener una apropiada función cerebral y una correcta síntesis de químicos clave en el cerebro.
–    La vitamina B12 (cobalamina) es necesaria para la fabricación de ciertos neurotransmisores; su deficiencia está vinculada a síntomas de manía, irritabilidad, psicosis, depresión y fatiga.
Como las vitaminas B trabajan juntas, es mejor tomar un suplemento de complejo B que contenga las diferentes vitaminas B en la proporción correcta.
También puede ingerir alimentos ricos en estas vitaminas, como huevos, leche, legumbres, granos integrales, verduras de hoja verde y productos de soya.

7. Hierba de San Juan
Es una popular hierba antidepresiva que ayuda a tratar la depresión leve a moderada. También afecta varios químicos a nivel cerebral.
Sin embargo, se aconseja precaución en su consumo por parte de aquellos que sufren de desorden bipolar  puesto que puede desencadenar manía. Además, tiende a interactuar con un gran número de medicamentos.

 

8. Regaliz (Glycyrrhiza glabra)
Esta raíz puede ser beneficiosa para el trastorno bipolar,  ya que actúa como antidepresivo. También afecta la producción hormonal. Las personas que padecen este trastorno deberían tomar té de regaliz en forma regular.

 

9. Terapia de masaje
Fomenta la relajación y alivia la ansiedad, el estrés y la depresión, y ayuda en el tratamiento de trastorno bipolar. También afecta positivamente las hormonas y los neurotransmisores.
El efecto del masaje se ve potenciado cuando se realiza con aceites esenciales calmantes y relajantes.

 

10. Terapia de luz o fototerapia
El objetivo de la fototerapia es la síntesis en el cuerpo de la vitamina D3 natural, fundamental para la absorción  de calcio, que es el real promotor de la relajación del sistema nervioso y del control muscular.
Además, los estudios demuestran que la luz intensa provoca cambios emocionales significativos, por lo que la fototerapia también es un tratamiento útil para pacientes con patrón estacional.

Consejos adicionales

  • Duerma las horas que corresponden. La falta de sueño es un importante factor gatillador de las manías.
  • Evite saltarse las comidas, ya que pueden empeorar su ánimo.
  • Intente mantener una rutina regular que involucre, por ejemplo, comer en el mismo horario y dormir a la misma hora todos los días.
  • Realice ejercicio de forma regular. Es beneficioso tanto para su salud física como mental. Puede participar en actividades como caminar, jardinear o nadar para relajar la mente. Un cuerpo en movimiento es una mente en movimiento.
  • Pruebe con ejercicios de respiración para ayudar a romper los patrones de pensamiento negativos.
  • Aléjese de sedantes como el alcohol y de estimulantes como la cafeína.
  • Escriba un diario para que le ayude a identificar las señales de un cambio a la depresión o a la manía.
  • Reflexione acerca de todo lo bueno que conoce o desearía conocer. Evite las influencias negativas. Para ello, haga una buena selección de amigos, de emisoras de radio, televisión e Internet.

Para pensar…
Lo más importante no es lo que está pasando, sino lo que uno está interpretando. Para algunas personas lo problemas pueden ser los condimentos que le ponen sabor a la vida.

Referencia:
1. https://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT00761761
Fuentes:
www.top10homeremedies.com
www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24330893
www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23147067