¿Tienes Reflujo? Encuentra una solución integral

Atienda su causa y los molestos síntomas con un tratamiento integral

Atienda su causa y los molestos síntomas con un tratamiento... seguir leyendo

Por el Dr. Josh Axe
Para www.draxe.com

¿Se ha preguntado por qué tantas personas sufren de estos molestos, a menudo persistentes síntomas de indigestión? Como aprenderá a continuación, hay muchas causas comunes del reflujo ácido y reflujo gastroesofágico (ERGE) –una forma más severa de reflujo. Algunas de ellas son el embarazo, la hernia de hiato, un desequilibrio del ácido estomacal, estrés, pero sobretodo, una alimentación poco saludable tan común hoy en día. Todos estos factores pueden dar lugar a la regurgitación del ácido del estómago hacia el esófago, y desencadenar síntomas desagradables como ardor o eructos.

La causa de raíz del reflujo ácido es una función alterada del esfínter esofágico inferior; una ‘válvula’ que normalmente se cierra tan pronto como el alimento pasa a través de ella. Sin embargo, si no se cierra o se cierra solo en forma parcial, el ácido puede subir desde el estómago y comenzar a causar una serie de problemas.

Si no se trata adecuada y oportunamente, a largo plazo el reflujo ácido puede causar daños severos. Ahora bien, reducir el reflujo ácido o los síntomas de ERGE con antiácidos o medicamentos por lo general no cura el problema, solo ofrece algo de alivio temporal. Sin embargo e irónicamente, estos medicamentos pueden causar síntomas nuevos o empeorados dependiendo de cómo reaccione su organismo. Por lo tanto, este artículo está enfocado en proporcionarle una mejor comprensión de lo que causa este tipo de disfunción digestiva y de cómo tratarla de manera integral por medio de alimentos y suplementos naturales.

Reflujo ácido, reflujo gastroesofágico (ERGE) o ardor de estómago
¿Cuál es la diferencia?

Todas estas condiciones digestivas dolorosas están relacionadas y tienden a causar síntomas similares, sin embargo, por lo general se desarrollan en etapas. En el caso de reflujo ácido, el paciente experimenta un flujo de ácido desde el estómago hacia el esófago. Cuando esto progresa o se prolonga en el tiempo, se puede diagnosticar como ERGE, que se considera más grave. Por su parte, el ardor estomacal también suele llamarse ERGE, sin embargo, este puede ser esporádico mientras que la ERGE es frecuente o permanente. 

En los tres casos los síntomas más comunes son un ardor en “la boca del estómago” o un dolor fuerte y “quemante” en el pecho, que suele intensificarse durante la noche.

Otros síntomas comunes del reflujo ácido:

• Acidez estomacal
• Sabor amargo en la boca
• Regurgitación de alimentos o líquidos ácidos
• Aumento de las caries dentales (por el exceso de ácido cuando hay regurgitación)
• Irritación de las encías, incluyendo sensibilidad y sangrado
• Sensación de ahogo al despertar o tos fuerte en medio de la noche
• Boca seca
• Mal aliento
• Hinchazón después de las comidas y durante los episodios de reflujo
• Náuseas y vómitos a veces con sangre (esto indica posible daño en el revestimiento del esófago)
• Deposiciones negras
• Eructos y flatulencia después de las comidas
• Hipo difícil de detener
• Dificultad para tragar (posible signo de estrechamiento del esófago)
• Irritación crónica de la garganta

¿Cuáles son las causas y los factores de riesgo del reflujo ácido?

Contrariamente a la creencia popular (y lo que muchas compañías farmacéuticas dicen en sus anuncios), los síntomas de reflujo ácido no son causados por demasiado ácido en el estómago. De hecho, los estudios demuestran que, a menudo, no tener suficiente ácido estomacal es lo que causa los síntomas. El reflujo ácido es causado por el aumento de ácido en la zona hasta el esófago, el tubo que conecta la garganta y el estómago. El ácido entra en el esófago debido a una “válvula con fugas”, y hay una variedad de razones por lo que esto sucede. La válvula esofágica que conecta el esófago y el estómago se cierra de manera correcta y los jugos gástricos terminan “escapando por la tubería”. Entonces, sin niveles adecuados de ácido en el estómago, la digestión se altera y el mismo gas por la putrefacción de los alimentos estancados obliga a la apertura del esfínter del estómago, causando a menudo los desagradables síntomas.

Gatillantes y factores de riesgo:

– Altos niveles de inflamación: Los estudios han encontrado que la inflamación está vinculada con el desarrollo de ERGE porque causa daño al tejido y disfunción en el esófago.
– Hernia hiatal: El diafragma ayuda a separar el estómago del pecho. Una hernia hiatal es cuando la parte superior del estómago sobresale por encima del diafragma, permitiendo que el ácido escape.
– Edad avanzada: Después de los 50 años la cantidad de ácido estomacal necesario para digerir los alimentos disminuye (aunque esto afecta a algunas personas más que a otras).
– Embarazo: El feto puede ejercer una presión adicional sobre la válvula esofágica, causando la liberación de ácido y los síntomas de reflujo.
– Sobrepeso u obesidad: Ambos pueden ejercer presión adicional sobre el esfínter, permitiendo la liberación
de ácido. Además, la obesidad se asocia a menudo con niveles bajos de ácido estomacal.
– Comidas grandes: comer platos muy grandes o cerca de la hora de acostarse favorece el reflujo. Un estómago demasiado lleno ejerce una presión excesiva sobre el diafragma, haciendo que el ácido se desplace hacia arriba.
– Fumar: El cigarrillo afecta los reflejos musculares, por lo que debe ser evitado por cualquier persona que sufra de reflujo ácido.
– Ciertos medicamentos, incluyendo ibuprofeno, relajantes musculares, medicamentos para la presión arterial y aspirina: Todos pueden causar reflujo ácido y ERGE. Lea las etiquetas de advertencia y converse sobre las alternativas con su médico.
– Infección por H. pylori: Esta infección, presente en dos tercios de la población, está ligada a úlceras estomacales, siendo la acidez uno de sus primeros síntomas. En teoría, si la infección no se trata, puede agravarse y contribuir al desarrollo de cáncer de estómago.
– Deficiencia de magnesio: bajos niveles de magnesio pueden conducir a un funcionamiento inadecuado del esfínter, permitiendo que el ácido se escape.

“Además, si estamos bajo estrés es importante que aumentemos los niveles de magnesio para relajar el sistema nervioso y mejorar los impulsos musculares, aliviando de esta forma el reflujo”

¿Cuáles son las complicaciones del reflujo?

Si usted experimenta frecuentes regurgitaciones de ácido, la irritación constante en el esófago inferior puede llevar –a largo plazo– a la cicatrización del tejido. Esto a su vez puede resultar en el estrechamiento del esófago y aumentar el riesgo de otras condiciones como esófago de Barrett (una complicación grave de la ERGE), cáncer de esófago, trastornos del sueño y tos crónica.

¿Cuál es el tratamiento convencional?

Los tres tipos principales de medicamentos que se utilizan para tratar los síntomas de reflujo ácido o los causa- dos por la ERGE son los antiácidos, los antagonistas de los receptores de la H2 (como la ranitidina y famotidina), y los inhibidores de la bomba de pro- tones (como omeprazol, lansoprazol o esomeprazol). Si bien el uso continuo de estos medicamentos puede ayudar a mantener los síntomas al mínimo, también puede terminar causando daño a largo plazo. Para algunos, estos fármacos pueden conducir a graves deficiencias de nutrientes, incluyendo deficiencia de vitamina B12, de calcio y magnesio. También pueden con- tribuir a síntomas de mala digestión, síndrome del intestino irritable, depresión, anemia y fatiga. Según la publicación Journal of the American Medical Association, los medicamentos de supresión gástrica se asocian con un mayor riesgo de infecciones por la bacteria Clostridium difficile. La mayoría de las personas que son diagnosticadas con C. difficile tienen niveles bajos de bacterias sanas en el intestino debido al uso prolongado de antibióticos, o presentan problemas en el tracto digestivo como ERGE y reflujo ácido que ha sido tratado con inhibidores de
la bomba de protones.

3 Remedios naturales para los síntomas de reflujo ácido
1. Dieta para el reflujo

Prácticamente todos los estudios de investigación realizados sobre la ERGE y el reflujo ácido apuntan a la dieta como un factor contribuyente. Por lo tanto, en primer lugar se deben tratar los síntomas con un cambio en la alimentación con el fin de restaurar la función digestiva saludable. Para una buena salud digestiva y salud general, es importante seleccionar, tanto como sea posible, alimentos orgánicos, sin procesar, no genéticamente modificados. Muchas veces los síntomas se resuelven con un aumento en la ingesta de fibra, apoyo de bacterias benéficas en el intestino con alimentos ricos en probióticos, e ingesta de suplementos si fuese necesario para ayudar a resolver los síntomas. Otras medidas incluyen reducir el consumo de azúcar y de granos (especialmente cuando están refinados); comer proteínas de alta calidad y reducir la ingesta de aceites vegetales refinados. Todo esto apunta a proteger el tracto gastrointestinal, equilibrar la función hormonal y ayudar a prevenir muchas enfermedades crónicas graves asociadas con la mala salud digestiva.

Alimentos que tienden a empeorar el reflujo ácido:

• Alcohol
• Bebidas carbonatadas, azucaradas o energéticas
• Endulzantes artificiales
• Frituras
• Aceites vegetales, incluyendo el aceite de canola
• Comida picante
• Alimentos muy ácidos como cítricos o tomate
• Alimentos procesados en general

Alimentos que pueden mejorar los síntomas de reflujo

• Vegetales frescos orgánicos (especialmente de verduras verde oscuro, calabaza, alcachofa, espárragos y pepinos)
• Carne de aves y vacas alimentados con pasto
• Alimentos probióticos como yogur natural o kéfir (yogurt de pajaritos)
• Caldo de hueso
• Grasas saludables como aceite de coco o de oliva, vinagre de sidra de manzana, aloe vera, perejil, jengibre e hinojo.

2. Suplementación

Además de tener una dieta saludable con alimentos que ayudan a aliviar los síntomas de estas condiciones, algunas personas sienten una mejoría al incorporar suplementos naturales a sus dietas.

Dentro de los más efectivos están:
• Enzimas digestivas: Tome una o dos cápsulas de una enzima digestiva de buena calidad al comienzo de cada comida. Las enzimas digestivas ayudan a que los alimentos se digieran por completo y a que los nutrientes se absorban adecuadamente.
• Probióticos: Los probióticos son bacterias saludables que ayudan a equilibrar el tracto digestivo y a mantener a raya la población de bacterias (ya que un exceso o desequilibrio puede conducir a indigestión, intestino con fugas y mala absorción de nutrientes). Tome un probiótico (idealmente compuesto de varias cepas) a diario.
• Betaína HCL: La betaína es un nutriente no esencial y una fuente de ácido clorhídrico –el mismo ácido que se origina naturalmente en el estómago– y ayuda a descomponer las grasas y las proteínas. Tome un comprimido de 650 miligramos antes de cada comida. Vaya agregando más comprimidos paulatinamente para mantener los síntomas desagradables a raya.
• Té de manzanilla o jengibre: Tome una taza de té de manzanilla endulzado con miel cruda antes irse a la cama. El té de manzanilla ayuda a reducir la inflamación en el tracto digestivo, y esto apoya el funcionamiento saludable. También puede hervir un trocito de unos 3 centímetros de jengibre fresco en una taza de agua durante 10 minutos.
• Papaya: la papaína, una enzima de la papaya, ayuda a la digestión mediante la descomposición de las proteínas.
• Suplemento de magnesio: La recomendación es tomar 400 miligramos de un suplemento de magnesio de alta calidad dos veces al día.

3. Otros consejos para mejorar la salud digestiva

Levante la cabecera de la cama entre 10 y 15 centímetros. No sirve usar una almohada alta. La idea es
que levante la cama usando bloques de madera o ladrillos debajo de las patas de la cabecera. La inclinación ayudará a mantener el ácido del estómago en su lugar. Ejercicio y manejo del estrés. Un estilo de vida sedentario y lleno de estrés empeora los síntomas de reflujo y alteran la digestión en general. Trate de manejar el estrés por medio de ejercicios como pilates o a través de ejercicios de respiración, acupuntura, música o terapia de arte, lo que sea que le ayude a reducir los niveles de estrés con eficacia. No coma platos muy grandes. Las comidas copiosas ejercen una presión adicional sobre el esfínter. Las comidas más pequeñas, en cambio, permiten que los alimentos se digieran correctamente. En vez de tener dos platos grandes de comida al día, pruebe comiendo más veces porciones más pequeñas. No consuma alimentos tres horas antes de acostarse. Deje que su estómago realice la digestión primero. Es buena idea que tome un té de manzanilla o de jengibre después de las comidas. Mastique los alimentos más a fondo. La mayoría de la gente hoy no mastica su comida lo suficiente. Recuerde, la digestión comienza en la boca.

Recomendación final:
Si los síntomas de reflujo gastroesofágico interfieren con su estilo de vida o sus actividades diarias, y si a pesar de llevar a cabo las recomendaciones aquí dadas los síntomas se prolongan por más de dos semanas, entonces es recomendable que visite a un profesional de la salud para que evalúe su caso específico, y planifiquen juntos el mejor tratamiento a seguir.

Fuente y referencias:
https://draxe.com/acid-reflux-symptoms/

Encuentra este artículo y una didáctica infografía en la Edición nº155 del El Guardián de la Salud, consíguela pinchando AQUÍ

También encontrarás temas como la pérdida de audición, cómo bajar el azúcar en sangre con hierbas y especias comunes, nutrición específica para fibrosis quística.