Temporada de garrapatas…Libere a su mascota sin usar químicos

Con la llegada del verano, las manifestaciones de garrapatas se hacen más comunes en los perros. Estos parásitos se adhieren a la piel de los animales para alimentarse de su sangre y, aparte de ser molestosos y feos, también pueden traer enfermedades y bacterias que transfieren a su huésped.

Con la llegada del verano, las manifestaciones de garrapatas se... seguir leyendo

Con la llegada del verano, las manifestaciones de garrapatas se hacen más comunes en los perros. Estos parásitos se adhieren a la piel de los animales para alimentarse de su sangre y, aparte de ser molestosos y feos, también pueden traer enfermedades y bacterias que transfieren a su huésped.

Lo primero que hay que considerar para prevenir las garrapatas es la higiene, teniendo una rutina de aseo que se concentre en el cuidado del pelaje y la piel del perro. En tiendas de veterinarios podrá encontrar cepillos especiales para esto.

Si se trata de una manifestación pequeña de garrapatas, éstas se pueden remover manualmente con una herramienta especial o con una pinza común y corriente. Es importante recordar agarrar la garrapata desde lo más cerca de la piel del animal posible, desprendiendo la boca del bicho, sin presionar su cuerpo, ya que la garrapata al ser estrujada puede inyectar todo el contenido de su estomago en el flujo sanguíneo del animal, introduciendo más bacterias.

 

Los repelentes de pulgas y garrapatas pueden resultar desagradables para los que están concientes de los niveles de ingredientes tóxicos que suelen contener. Si bien logran envenenar todo tipo de insectos, también presentan peligros para la salud de los humanos, que pueden ser muy preocupantes cuando se aplican a mascotas que están en contacto directo con niños.

Podemos encontrar varias opciones naturales que ayudan a disuadir la aparición de garrapatas y pulgas, entre ellas el vinagre de manzana, aplicado después del baño. Sólo debe tener en cuenta no usar vinagre si su mascota tiene alguna infección por levaduras.

Para este tratamiento, se recomienda agregar a una botella de champú para perros, 10 gotas de aceite de árbol de té y una cucharada de gel de aloe vera, agitándolo bien. Aplique a su mascota como lo haría normalmente durante el baño, y enjuague con vinagre de manzana (2 cucharadas por cada litro de agua).

Para un tratamiento más intensivo, llene una botella vacía con tapa spray con una mezcla mitad agua mitad vinagre de manzana y rocíe toda su mascota, teniendo especial cuidado con los ojos. Deje reposar la mezcla en el pelaje. Esto se puede repetir varias veces al día.

Otros aceites esenciales que repelen a los insectos incluyen el aceite de lavanda (un insecticida natural), el eucalipto y el romero.