Recetas: Sopas invernales, alternativas saludables ante la dañina revolución instantánea

l ritmo de vida de hoy, lamentablemente, ha sido el gran incitador para buscar soluciones fáciles en la alimentación y, a raíz de lo mismo, las sopas instantáneas van tomando cada vez más protagonismo. Todo lo necesario para desgastar su salud en una taza: exceso de sodio, saborizantes sintéticos, acentuadores de sabor como glutamato monosódico y colorantes artificiales, dando como resultado calorías vacías.

l ritmo de vida de hoy, lamentablemente, ha sido el... seguir leyendo

Compilado por Paola Ramírez Vega

Nutriterapeuta ortomolecular 

El ritmo de vida de hoy, lamentablemente, ha sido el gran incitador para buscar soluciones fáciles en la alimentación y, a raíz de lo mismo, las sopas instantáneas van tomando cada vez más protagonismo. Todo lo necesario para desgastar su salud en una taza: exceso de sodio, saborizantes sintéticos, acentuadores de sabor como glutamato monosódico y colorantes artificiales, dando como resultado calorías vacías.

Todo esto sin contar las dioxinas liberadas cuando se agrega el agua caliente al vaso de cartón en el que vienen algunas de estas sopas. Estas dioxinas contaminan el organismo haciéndolo cada vez más vulnerable a enfermedades de alto riesgo por intoxicación como diabetes, hipertensión, altos niveles de colesterol –síndrome metabólico– y cáncer. (Más información sobre dioxinas en página 5 de esta edición)

Por eso lo mejor, es preparar las sopas en casa. Acá les dejo unas recetas fáciles y nutritivas para cuatro porciones que sólo tomarán un máximo de 20 minutos en su preparación, y que podrá refrigerar hasta por dos días y llevar donde quiera. Lo ideal es consumirlas frescas pero, a diferencia de las sopas chinas o aquellas instantáneas de sobre, las hechas en casa sin cubitos saborizantes siempre serán más sanas.

Sopa de carne

¼ kg de carne molida
1 zanahoria
½ pimentón
1 rama de apio
½ taza de avena (idealmente) o sémola
Ajo a gusto
Sal de mar

Caliente en la tetera un litro y medio de agua. Mientras espera, pique la zanahoria y el pimentón y ponga en una cacerola. Agregue la carne molida y ajo a gusto, y mezcle. Encienda la cocina y vierta el agua hirviendo. Cuando vuelva a hervir, agregue la avena laminada o la sémola, y el apio y sazone con sal de mar. Cocine por 5 minutos más.

Si le gusta la textura de la sopa china, en vez de avena, puede agregar fideos de arroz o cabellos de ángel largos. Si el sabor del ajo como sazonador le encanta puede usarlo molido y agregarlo al momento de apagar la olla. Como materia grasa puede agregar aceite de oliva al final de la cocción o, mejor aún, comprar carne molida con un poquito de grasa.

Sopa de verduras con huevo

1 zanahoria
1 pimentón
1 rama de apio
½ zapallo italiano cortado en rodajas finas
2 a 4 huevos batidos (sólo para reventar la yema, no deben quedar homogéneos)
Sal de mar

Poner todas las verduras cortadas en una olla con agua y sal de mar a gusto. Dejar hervir 3 minutos, apagar el fuego y agregarle los dos huevos previamente batidos. ¡Listo!

Si la desea más contundente, al momento del hervor agregue 3 cucharadas de fideos. Deje cocinar 5 minutos y apague. Luego agregue los huevos.

Crema de acelga

1/2 kilo de acelga cortada
l,5 lt de agua
200cc de crema de leche
Sal de mar

Cocer la acelga durante 5 minutos. Cuando esté lista, colar reservando el agua de la cocción. Moler la acelga (idealmente en licuadora ya que debe quedar homogéneo), y llevar a la olla con el agua de la cocción. Agregar la crema, sazonar, revolver y ya está.

Con esta receta base también puede preparar crema de zapallo, tomates u otras verduras.