Soluciones para el insomnio Cómo dormir bien… ¡esta misma noche!

A continuación, algunas técnicas que le ayudarán a dormir más rápidamente y sin fármacos:

A continuación, algunas técnicas que le ayudarán a dormir más... seguir leyendo

ANDREW W. SAUL, PH.D.,

Promotor de la autoresponsabilidad con la salud

A continuación, algunas técnicas que le ayudarán a dormir más rápidamente y sin fármacos:

1.  Leer un rato. Esto mejorará su mente mientras su cuerpo se relaja.

2.  Respirar aire fresco. Abra una ventana, pasee al perro.

 

3. Pruebe haciendo un poco de ejercicio moderado, como isométricos, pilates o estiramientos. Las parejas han descubierto que hacer el amor también funciona bien.

4. Consuma más L-triptófano a través de su dieta. El L-triptófano es uno de los aminoácidos esenciales que nuestro cuerpo utiliza para producir neurotransmisores como la serotonina y la melatonina, que inducen al cerebro a dormir por la noche y a estar completamente despierto durante el día.

El pescado y los mariscos, el pollo, la leche, el queso, el yogurt, los porotos y las castañas de cajú, son alimentos ricos en L-triptófano. Su cerebro absorbe más L-triptófano a partir de los productos lácteos cuando éstos se consumen junto con algún carbohidrato. Es por esto que comer galletas de soda con queso o tomar un vaso de leche con una galleta integral, son buenos bocadillos antes de acostarse.

5. La Vitamina B-3, como niacina, consumida en dosis mayores a la porción diaria recomendada (DDR) ayuda a inducir el sueño. Por lo general, lo que funciona mejor es tomar entre 100 y 500 miligramos, unos 20 minutos antes de acostarse. La cantidad necesaria varía considerablemente de una persona a otra. Es probable que experimente un leve calor o sensación de rubor producto de la niacina, que desaparece en corto tiempo. La sensación de calor es agradable para la mayoría de las personas, pero si quiere evitarla, simplemente tome menos niacina en un momento dado.

6. La Lecitina representa casi un tercio del peso seco de nuestro cerebro. Esta sustancia alimenticia natural se encuentra en productos en base a soya y en la yema del huevo, y también está disponible como suplemento. Consumirla a diario reduce el tiempo necesario para conciliar el sueño.

7. La oración o la meditación pueden ser muy relajantes y ayudarle a dormirse antes y mejor. Ciertamente hay otros beneficios asociados. Directo de la Biblia, encontramos:
“…pues que a su amado dará Dios el sueño”. (Salmos 127:2, RV)

 

8. Es posible que haya oído acerca de la melatonina, la hormona natural propia del cuerpo que fomenta el sueño. Usted puede aumentar la producción de melatonina de su cuerpo, manteniendo su dormitorio lo más oscuro que le sea posible. Considere la posibilidad de colocar un revestimiento o de instalar doble cortina, cortinajes gruesos o bien una persiana de color oscuro, y deshacerse de los relojes digitales con luz.

Una de los mejores aspectos relativos a las ayudas naturales para inducir el sueño, es que son prácticas seguras y no producen acostumbramiento. Cuando el cerebro y el cuerpo están bien alimentados, un sueño más reparador es el resultado natural. Usted está alimentando su cuerpo, no lo está drogando.

El sueño es un proceso natural, y los métodos naturales para inducirlo son seguros y efectivos. Es hora de que todo el mundo empiece a ‘sólo decir que no’ al exceso de fármacos con receta y medicamentos de venta libre.
Fuente: http://www.doctoryourself.com/sleep.html

“Recuerde que el cerebro humano produce en forma natural y espontánea las hormonas o ‘drogas’ que usted requiere para dormir bien. Un ser humano saludable no debería requerir complementar la química del cerebro humano con medicamentos de venta libre o mediante fármacos para conciliar el sueño.
Les recomiendo que eviten usar hierbas o fármacos para lograr dormir. En su lugar, tomen el camino más difícil: un viaje para desintoxicar su dieta, dar una mirada a fondo a todo lo que está ocurriendo en su vida; qué alimentos está consumiendo, qué fármacos o sustancias psicoactivas podría estar tomando, cuánto ejercicio físico está realizando, cantidad de luz solar que está recibiendo, cantidad de agua que está bebiendo en forma regular, y así sucesivamente. Para mucha gente éste es un camino difícil, pero es el único que realmente puede curar el insomnio.
Le alegrará saber que uno de los efectos secundarios de este viaje es que evitará prácticamente todas las enfermedades crónicas conocidas por la humanidad. Recuerde, la salud es simple – no necesariamente es fácil llegar a ella, pero es fundamentalmente simple, y una vez que está en esta senda realizando un esfuerzo para resolver un problema particular, encontrará que al mismo tiempo está ayudando a prácticamente todos sus problemas de salud.”
Mike Adams, defensor de la salud del consumidor y editor de NaturalNews.com