El sol no es tu enemigo, el bloqueador solar puede serlo

El verano ya está aquí, y es el momento en el que vemos un sinfín de personas cubrir su piel con bloqueador solar, siguiendo las recomendaciones de campañas de salud y de marketing que enfatizan la necesidad de protegerse del sol.

El verano ya está aquí, y es el momento en... seguir leyendo

El verano ya está aquí, y es el momento en el que vemos un sinfín de personas cubrir su piel con bloqueador solar, siguiendo las recomendaciones de campañas de salud y de marketing que enfatizan la necesidad de protegerse del sol. Está claro que necesitamos protección para prevenir las quemaduras solares, pero no queremos bloquear completamente al sol.

Es sol permite que nuestro cuerpo produzca vitamina D, y aporta un número de otros beneficios a la salud tan importantes como combatir el cáncer, por ejemplo. Sin embargo, nos han hecho temerle y, como resultado, adultos y niños se empapan año tras año con una crema tóxica que desequilibra el sistema hormonal.

Está demostrado que todo lo que se pone en la piel entra en el flujo sanguíneo en pocos segundos. Esto incluye los químicos comunes de los bloqueadores solares como oxybenzone, fragancia (parabenos, ftalatos, etc.) y otros.

Estudios múltiples en todo el mundo han examinado a los bloqueadores solares, su contenido y lo que sucede en cuanto a la penetración y absorción después de aplicarlo en la piel. Un ejemplo sale de la facultad de Farmacéutica en la Universidad de Manitoba, Canadá.

El propósito del estudio era desarrollar un método para cuantificar los compuestos comunes de un bloqueador solar. Los resultados demostraron básicamente que todos estos químicos  penetran múltiples tejidos del cuerpo.1 Entonces, cabe preguntarse ¿los ingredientes de los bloqueadores solares que entran a nuestro flujo sanguíneo, son algo para preocuparnos? Los estudios científicos pagados por las corporaciones dirán que no, que no hay nada de qué preocuparse. Pero lo lógico sería no confiar en estas corporaciones cuando de defender sus productos se trata. Por ejemplo, recientemente Johnson & Johnson fue declarado culpable de tener en el mercado un polvo para bebés que causa cáncer.

Así, un número de estudios han elevado preocupaciones sobre muchos químicos encontrados dentro de los bloqueadores solares, tales como:

Oxybenzone

Uno de los ingredientes más problemático presente en la mayoría de los bloqueadores solares. Se usa porque absorbe bien la luz ultravioleta, pero se cree que es la causa principal de las desestabilizaciones hormonales y del daño celular, lo que de hecho promueve el cáncer.

De acuerdo al Grupo de Trabajo Ambiental:

“El químico oxybenzone penetra la piel, entra al flujo sanguíneo y actúa como un estrógeno en el cuerpo. Puede desencadenar reacciones alérgicas. La información es preliminar, pero los estudios han descubierto una conexión entre altas concentraciones de oxybenzone y daños a la salud.

Un estudio ha relacionado a este químico con la endometriosis en mujeres mayores; otros descubrieron que las mujeres con niveles altos de oxybenzone durante el embarazo tuvieron hijas que nacieron con bajo peso”.2

Hay muchos estudios sobre este químico. Por ejemplo, uno hecho por el Departamento de Endocrinología Clínica y Experimental en la Universidad de Gottingen en Alemania, que observó los efectos reguladores sobre la expresión receptora del oxybenzone que indica desestabilización hormonal.

Otro estudio del Instituto de Farmacología y Toxicología de la Universidad de Zurich, determinó que el oxybenzone inhibió el crecimiento celular y la síntesis de ADN, además de una progresión de ciclo retrasado en la primera de las cuatro fases del ciclo celular. Determinaron así que el bloqueador solar causa estrés mitocondrial.3

Un estudio publicado en el “Diario de la Ciencia de Salud” por el Instituto Nacional de Ciencias de la Salud en Japón, examinó los estabilizadores UV y arrojó que algunos de estos presentes en los bloqueadores solares tienen estrogenicidad en un ensayo de células de cáncer de mama MCF-7.4

A esta lista de químicos dañinos se añaden las fragancias, que proceden de químicos que alteran las hormonas tales como parabenos, ftalatos y almizcles sintéticos.

Parabenos:

Son los preservantes o conservantes derivados del petróleo que se usan más ampliamente en los productos de cuidado personal. Estos impiden el crecimiento o proliferación de hongos, bacterias y otros microbios en productos cosméticos tales como los bloqueadores solares. Se culpa a los parabenos de una mayor incidencia de cáncer de mamas, de un menor conteo de espermatozoides y de un aumento de cáncer testicular, debido al hecho de que estos químicos pueden ser absorbidos por nuestra piel, actuar como disruptores endocrinos y alterar el equilibrio hormonal. Concretamente, los parabenos serían estrogénicos (efecto feminizante), es decir, imitarían la actividad de los estrógenos del cuerpo humano.

El Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. mantiene que, hasta el momento, no hay evidencia decisiva para concluir que los parabenos en estos productos estén vinculados al cáncer de mama, pero indica que se necesita más investigación.

Fuente:

www.besthealthmag.ca/best-looks/beauty/parabens-what-are-they-and-are-

they-really-that-bad

– Ftalatos:

Son un grupo de químicos que se usan en la industria para suavizar y aumentar la flexibilidad de plásticos y vinilos, y como lubricantes en cosméticos, productos de cuidado personal y bloqueadores solares. Hay muchos tipos de ftalatos y cada año se producen en grandes cantidades.

Aún no se conocen en su totalidad los efectos de los ftalatos en la salud humana, pero desde la década de los 40 que se vienen observando algunos efectos en el desarrollo reproductivo masculino. Ahora se sabe que los ftalatos pueden actuar como disruptores endocrinos. Es decir, se piensa que imitan y desplazan a ciertas hormonas e interrumpen su producción. Esto puede tener un rango de efectos indeseables, tales como perturbaciones en el desarrollo sexual en hijos de madres expuestas a ftalatos durante su embarazo, resistencia a la insulina, y problemas de fertilidad en hombres, entre otros.

Fuente:

-www.huffingtonpost.com/maia-james/phthalates-health_b_2464248.html

La exposición al sol puede protegernos del cáncer

El sol no es malo como nos quieren hacer creer, y existe un fuerte incentivo económico para alentar a la gente a comprar productos protectores solares. Estas corporaciones no están interesadas en protegernos, sino en vender sus productos. Por lo mismo, nunca escucharemos de ellos, por ejemplo, que la exposición adecuada al sol puede protegernos contra el cáncer de piel; algo que ha sido confirmado por numerosos estudios.5

“Además, el cáncer de piel es más frecuente en aquellas zonas del cuerpo donde no llega el sol directo”.

Los seres humanos necesitamos de la exposición a la luz solar para producir vitamina D, indispensable para una buena salud (incluido el buen funcionamiento del sistema inmune). De hecho, la falta de vitamina D está fuertemente correlacionada con algunos tipos de cáncer como el melanoma. Tomar sol directo (no a través de un vidrio o de la ropa) entre 7 y 15 minutos al día, lejos de las horas punta, es suficiente para cubrir los requerimientos de vitamina D de una persona promedio. No obstante, debemos evitar las quemaduras solares que sí representan un problema para la salud. Y para esto existen excelentes alternativas naturales.

En algunas tiendas naturistas o farmacias especializadas es posible encontrar protectores solares sin los químicos antes mencionados. Suelen contener zinc, minerales de titanio, aceites, extractos y emulsionantes naturales, en lugar de los ingredientes comunes.

El aceite de coco por su parte da un factor de protección solar (FPS) que equivale a 8. Si lo aplica seguido, no solo le ofrecerá protección solar sino que también hidratará su piel haciéndola menos susceptible a las quemaduras.

Receta de protector solar natural*

Mezcle en un frasco:

50 g de gel de aloe vera

50 g de aceite de sésamo

1 cucharadita de aceite de germen de trigo procesado en frío

50 gotitas de aceite esencial de lavanda

Agite bien antes de usar y aplique como una crema masajeando las zonas que estarán expuestas al sol.

Fuente:

Ed. 44, pág. 19 de El Guardián de la Salud

*Para más recetas e información completa sobre protectores naturales caseros puede leer:

– Edición 127, pág. 24 de El Guardián de la Salud.

– Edición N°8, pág. 24 de revista Soluciones.

Referencias:

1. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15063329

2. www.ewg.org/sunsafety/tips-how-to-pick-a-good-sunscreen.php

3. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10333769

4. jhs.pharm.or.jp/data/49%283%29/49_205.pdf

5. http://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2011/04/22/new-study-shows-many-sunscreens-are-accelerating-not-preventing-cancer.aspx

Fuente:

http://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2016/07/12/un-momento-en-lo-que-cubro-a-mi-hijo-con-esta-crema-t

oxica-mortal.aspx