Seis mitos y verdades sobre la vista

Primer Mito: Leer con poca luz es dañino para los ojos. Realidad: Si bien leer con poca luz cansa los ojos, no los daña.

Primer Mito: Leer con poca luz es dañino para los... seguir leyendo

Por Vicente Gabriel

Primer Mito:

Leer con poca luz es dañino para los ojos.

Realidad: Si bien leer con poca luz cansa los ojos, no los daña.

Segundo Mito:

Usar el computador perjudica la vista.

Realidad: Aunque su uso prolongado está relacionado con la fatiga visual, no se ha comprobado que sea dañino.

Tercer Mito:

Si se lee demasiado, se pueden gastar los ojos.

Realidad: Los ojos jamás se “gastan”. Pueden usarse cuanto queramos.

Cuarto Mito:

Si necesita usar lentes, es que sus ojos no están sanos.

Realidad: No necesariamente, más bien está relacionado con el tamaño o la forma del ojo, o se debe también a cambios de los ojos asociados a la edad.

Quinto Mito:

No es necesario examinarse los ojos hasta los 40 o 50 años.

Realidad: Los problemas visuales pueden presentarse en cualquier momento de nuestras vidas, independiente de nuestra edad.

Sexto Mito:

Si fuerzas los ojos, terminarás siendo miope.

Realidad: La miopía es un defecto de refracción debido a una variación en el tamaño o forma del ojo.

No existe evidencia que establezca que forzar los ojos pueda ser una causa de miopía.

Confirmando una verdad:

Comer zanahorias mejora la vista. Son ricas en vitamina A de fuente vegetal (betacaroteno), fundamental para la vista. También hay muchos otros alimentos que son beneficiosos para la vista como el brócoli, la espinaca, y el zapallo, por nombrar algunos.

Guía práctica para  el cuidado de los ojos

El cuidado frente al computador:

1. El parpadeo: En una conversación, los interlocutores parpadean aproximadamente unas 22 veces por minuto. Cuando se lee, se produce unas 15 veces. Pero cuando estamos frente al computador, el parpadeo se reduce a menos de 5 veces por minuto. Un ojo sin la lubricación del parpadeo es como un motor sin aceite. Es importante que si trabaja frente al pc o pasa períodos largos frente a él, recuerde, por muy insignificante que parezca, parpadear cada cierto tiempo.

2. La posición del monitor: La pantalla debe estar bajo el horizonte visual. Esto permite que los párpados cubran mayor superficie del globo ocular y disminuya la exposición de la córnea. Lamentablemente, esto no se observa en la mayoría de los hogares, oficinas, cibercafés, etc. En la posición adecuada, el horizonte visual debe pasar por sobre el borde superior del monitor.

3. Cansancio visual: Las personas que deben usar anteojos no siempre los tienen adecuados a la distancia respecto de la pantalla, cosa que deben resolver con su oftalmólogo. A ello se suma que muchos lugares de trabajo no cuentan con una adecuada iluminación.

4. Visibilidad del monitor: Se debe tratar de evitar los reflejos en la pantalla, con lo que aumenta la visibilidad y disminuye la fatiga ocular. Para un correcto uso de la pantalla del monitor, debe verificarse que la iluminación sea lo suficientemente tenue para un buen contraste de la pantalla sin que dificulte la visión de lapiceras, textos, etc. que haya sobre la mesa.

5. Uso de colirios humectantes: Utilice colirios humectantes en forma periódica mientras trabaja frente a la pantalla. Esto ayudará a la lubricación del ojo. Un buen ejemplo de un colirio alternativo que no reporta efecto secundario alguno es aquel que se realiza en base a plantas. Existen dos sencillas recetas que le ayudarán en este ámbito. La primera de ellas es con alcachofa (Cynara Scolymus), que se prepara hirviendo un par de cucharadas de hojas secas en medio litro de agua, durante 10 minutos, para después, una vez que se ha enfriado, aplicar en gotas para aumentar la humedad del ojo. La otra opción es usar manzanilla (Matricaria Chamomilla), preparando una infusión de media cucharadita de flores secas por taza de agua. Se deja enfriar, se filtra y se aplica con un gotario.

6. Sobre el tiempo de trabajo: En lo posible, trate de no trabajar más de 50 minutos seguidos. Si debe hacerlo necesariamente, tome breves descansos cada diez minutos más o menos y fije la vista en un objeto lo más distante posible por espacio de cinco o diez segundos.

7. Datos finales: Tras una jornada extensa, dirija su mirada a la lejanía para movilizar los músculos del ojo. Regule la temperatura ambiental para evitar el aumento de la sequedad ocular.

¿De qué manera puedo “ejercitar” mis ojos?

-Leve palmeo: A media jornada resulta beneficioso ejecutar un simple ejercicio de palmeo que favorece la relajación de los ojos. Se realiza sentado y consiste en tapar los ojos con la palma de las manos ligeramente ahuecada, sin presionar los ojos. Los dedos de una mano se colocan encima de los de otra, sobre la frente. Luego se cierran los ojos, se respira profundamente y uno se imagina que son los ojos los que están respirando. La autosugestión continúa imaginándose un paisaje agradable en el que realizamos una actividad que nos hace sentir a gusto. Este ejercicio puede durar unos diez minutos y puede repetirse al final de la jornada laboral, junto a un masaje circular de los ojos.

-Cambie la dirección de la mirada: Con los ojos abiertos dirija la mirada hacia arriba y abajo,  derecha e izquierda y haga un círculo. Se repite después con los ojos cerrados, tres veces.

-Elongación de párpados: Con los ojos cerrados y relajados, despegue suavemente el párpado superior y suelte. Repítalo de 5 a 10 veces.

-Pellizcos en las cejas: Con los dedos índice y pulgar, pellizque las cejas desde el entrecejo y después siga todo el recorrido de la ceja a pequeños pellizcos. Repítalo de 3 a 5 veces.

Fuente: Datos del National Eye Institute (Instituto Nacional del Ojo), EE.UU.