Salud emocional, entorno y aparición de cálculos renales

Agradezco abordar temas tan importantes con respecto a nuestra salud como el aquí presente que no sólo es un asunto de nuestro organismo, sino una relación entre un sistema que lo rodea.

Agradezco abordar temas tan importantes con respecto a nuestra salud... seguir leyendo

Por Sergi Jover

Agradezco abordar temas tan importantes con respecto a nuestra salud como el aquí presente que no sólo es un asunto de nuestro organismo, sino una relación entre un sistema que lo rodea. Un sistema que mantiene a la sociedad inmersa en la ilusión de crecimiento mediante avances tecnológicos y de libertad financiera que, a su vez, crea la falsa percepción de que gozamos de todo lo que queremos.

Permítanme comunicarles que tan solo es un falso espejismo, porque siguiendo las recomendaciones de nuestro sistema es que hemos ido a parar en la situación de decadencia que nos encontramos tanto a nivel colectivo como individual. Ya va siendo hora de que dejemos de culpar lo que sucede ahí fuera y revisemos qué es lo que está sucediendo dentro de cada uno.

Los riñones, al igual que el hígado, son la sede de nuestra salud y vitalidad en el más amplio sentido de la palabra. Estamos viviendo una época de incertidumbre, miedo, angustia, decepción, frustración y sobreexcitación tanto a nivel exterior como interior y todo ello mella cada una de nuestras células. ¿Y qué hacemos nosotros al respecto? Seguir en piloto automático sin dar tregua a nuestro amado cuerpo.

La sede del miedo

Los riñones mantienen el equilibrio interior limpiando la sangre de sustancias tóxicas y compensando las “entradas” en el medio interior por “salidas” (secreciones de orina). Además, participan en el control de la presión arterial. En un sentido figurado, ya que los riñones son los encargados de limpiar el cuerpo de residuos dañinos, es como si limpiasen nuestro cuerpo de ideas negativas que constantemente lo habitan. Si está teniendo cualquier dolencia en sus riñones, es decir, un mal funcionamiento, es necesario que sepa que usted, entre otros muchos factores multidimensionales como iremos viendo a continuación, o retiene viejos patrones emotivos o bien existe una gran retención de emociones reprimidas negativas que están pidiendo a gritos ser liberadas. ¿Y cómo se manifiestan dichas dolencias? La manera más frecuente es por medio de piedras en los riñones, comúnmente llamadas cálculos renales.

Es de vital importancia que si usted padece de cálculos renales, entienda que la misma dolencia le está mostrando qué es lo que está haciendo mal: constantemente está haciendo “cálculos” para saber lo que le pertenece o lo que corre el riesgo de perder.

Pero, ¿y qué pasa si a todo lo detallado le sumamos la mediocre calidad de nuestros alimentos industrializados y la poca conciencia alimentaria que tenemos? Porque créame cuando le digo que estamos muy lejos de alimentarnos conscientemente.

Recomendaciones básicas

Uno de los problemas más contundentes a la hora de que se produzcan dichas dolencias en el organismo es todo y cuanto comemos y bebemos, ya que la energía vital de nuestros riñones va disminuyendo a gran velocidad por el simple hecho de ingerir lácteos pasteurizados, grasas hidrogenadas, bebidas, alcohol, harinas refinadas, azúcar refinada, etc., que son los responsables de que no sólo se afecten nuestros riñones, sino también las glándulas suprarrenales, tiroides, timo, pituitaria, etc.

Instrucciones para recuperar la salud y bienestar en general

Ejercite el cuerpo a diario de manera moderada, porque es una de las mejores medicinas que existen en el planeta, y ¡es gratis! Si vivimos en un mundo altamente enfermo, gran parte de la culpa la tiene el no ejercitarse. El ejercicio es vida y como tal, reajusta todos nuestros canales vitales.

Beba agua lo más pura posible durante todo el día de manera constante y siempre en pequeñas cantidades. La cantidad a ingerir dependerá de la sed de cada persona. La deficiencia de agua es la causa más común de los problemas renales. Además, ésta es la manera más simple y menos costosa de mantener el organismo en forma, y es la que menos se utiliza y más pasa inadvertida sin darle la importancia que se merece.

– Tenga cuidado con todo tipo de medicamentos químicos, en especial los diuréticos por ser grandes promotores de cálculos.

– Manténgase bien alejado de la sal común (refinada), ya que le supone un esfuerzo extra a los riñones y como consecuencia, un envejecimiento prematuro.

– Evite el exceso de fósforo, dicho en otras palabras, evite bebidas gaseosas, café y productos lácteos procesados.

– Evite alcohol, carnes rojas, frituras, algunas legumbres, como porotos y garbanzos. Consuma frutos secos con moderación, como las almendras, para no sobrecargar el hígado y los riñones. Los pistachos y el maní quedan prohibidos.

– Sea dueño de su respiración y hágalo de manera consciente para que sus emociones no le ganen la batalla.

Oxalatos

Los oxalatos son un componente propio de determinados alimentos que dificultan la asimilación de algunos minerales. También pueden generarse en el organismo al digerir ciertas sustancias. Los 6 alimentos con más contenido de ácido oxálico son los frutos secos y su mantequilla, el salvado de trigo, la espinaca, la betarraga, el chocolate amargo y el ruibarbo.

– Exprese sus sentimientos y emociones en todo momento. Debe importarle muy poco lo que piensen y opinen los demás.

– Disfrute del sol en su máxima expresión y tome largos baños de sol.

Alivio del dolor

Una muy buena recomendación es mezclar un poco de aceite de oliva extra virgen con el zumo de varios limones y adicionarle un poco de vinagre de manzana. Tomar una o dos cucharadas hasta que las molestias desaparezcan.

– Ingiera todo tipo de frutas y vegetales crudos, de preferencia orgánicos. Lo ideal es que usted se aleje de las ingestas copiosas y preparaciones muy condimentadas, y coma todo lo más crudo que le sea posible.

– Los ayunos de frutas y vegetales supervisados le serán de gran ayuda para purificar su organismo, eliminando las toxinas que pudieran obstaculizar el buen funcionamiento de sus riñones.

– Introduzca a diario el hábito de consumir batidos verdes siempre y cuando estén compuestos de frutas, verduras y hortalizas permitidas que, por sobre todo, estén exentas de oxalatos (ver recuadro).

Alimentos recomendados

Piña (sobre todo en jugos), cilantro, perejil, orégano, albahaca, pepinos, plátanos (con moderación), papaya, brotes en general, lechugas, escarola, endivias, brócoli, rúcula, diente de león, berros, zanahorias, pomelo, arándanos, limones, mangos, peras, kiwis, frambuesas, granadas, coles de bruselas, zapallo, yemas de huevos orgánicos.

Suplementación y hierbas a tener presentes

Polen: Produce grandes beneficios en el organismo incrementando las defensas, además de ser un excelente aporte proteico.

Vitamina D: Si usted no puede tomar largos baños de sol, considere la suplementación oral de vitamina D3.

Zinc: Potente fortalecedor del organismo e inhibidor de la formación de cristales en el riñón.

Magnesio: Es de gran ayuda en el equilibrio mineral del organismo y reduce los niveles de oxalatos.

Alga spirulina: Aporta grandes dosis de nutrientes y ayuda en la desintoxicación del organismo.

Germen de trigo (sin tostar): Su gran acción estimuladora del sistema inmune resulta de gran ayuda a la hora de reparar los órganos afectados. Otra opción es consumir su aceite procesado en frío en cápsulas.

Aloe vera: De acción altamente depurativa, cicatrizante, estimulante y antiinflamatoria. Además, contiene un azúcar complejo que estimula el crecimiento de células sanas y ralentiza la formación de cristales asociados a cálculos renales.

En cuanto a hierbas, estas son mis recomendaciones:

-Consuma infusiones a diario de sanguinaria, zarzaparrilla y cola de caballo. Todas ellas son grandes detoxificantes del organismo.

Ortiga: Es una poderosa hierba astringente, depurativa, diurética y antiinflamatoria que le será de gran ayuda para revitalizar sus riñones. Puede consumirla en cápsulas o bien en infusiones.

Enebro: Es un gran aliado contra los procesos de gota, hinchazón y cálculos renales. Puede consumirlo tranquilamente en infusiones.

SabinillaPerlilla: Muy recomendada en trastornos renales, especialmente en cálculos renales. De dos a tres tazas diarias en forma de infusión o si lo prefiere, también la encuentra en forma de cápsulas.