¿Sabía usted … … que sudar por el calor del verano promueve la buena salud?

El calor de verano es una molestia para algunas personas, pero de acuerdo con Xu Qian, director del departamento de enfermedades infecciosas del Hospital Friendship China-Japón en Beijing, sudar por el calor del verano es una parte natural de mantener el cuerpo sano, y evitar este calor puede causar problemas de salud.

El calor de verano es una molestia para algunas personas,... seguir leyendo

El calor de verano es una molestia para algunas personas, pero de acuerdo con Xu Qian, director del departamento de enfermedades infecciosas del Hospital Friendship China-Japón en Beijing, sudar por el calor del verano es una parte natural de mantener el cuerpo sano, y evitar este calor puede causar problemas de salud.
La gente por lo general enciende sus aires acondicionados durante la época de verano para combatir el calor, pero hacer eso puede comprometer el sistema inmunológico.

“La gente debería seguir las reglas de la naturaleza. El verano es la época para sudar. Es un proceso natural del cuerpo en el que responde al ambiente externo y se autoregula a través de la constricción de vasos sanguíneos y nervios. En este sentido, el aire acondicionado es una restricción a la respuesta del cuerpo y va contra la naturaleza”, explicó Qian en un artículo del periódico China Daily.

El sudor excesivo sin refrescar el cuerpo con agua, electrolitos y sales saludables, puede ser algo malo, pero no sudar puede ser incluso peor. Y trasladarse de áreas cálidas a lugares fríos, y viceversa, de forma regular durante todo el verano puede poner demasiado estrés sobre la salud de una persona.

“El aire acondicionado podría inducir infección del tracto respiratorio superior, causar  resfriados, dolor de garganta, faringitis e incluso neumonía”, advirtió Qian.
Sudar también es un método importante por el cual la piel ayuda a eliminar toxinas del cuerpo.

… que hay alimentos que juegan un gran papel en mantenernos frescos?
La naturaleza los ha dotado con la capacidad de resistir al clima caluroso con una cáscara que es capaz de controlar su propia temperatura. Estos frutos maduran en verano y aun cuando están expuestos al sol, permanecen muy frescos en su interior, debido a una producción natural muy inteligente de sustancias refrescantes.

Estas mismas sustancias también funcionan para nosotros si las incluimos en nuestra dieta.

Sandía es un buen ejemplo. Este fruto muere si le llega calor a su interior, y su cáscara evita esto actuando como aislante refrigerante. Aplicar la cáscara de la sandía sobre la piel ayuda a extraer el calor y es refrescante.

Pepino también tiene esta capacidad especial. Este vegetal puede aplicarse sobre la piel, algo muy popular en los tratamientos de belleza.

 

Piña otro fruto que fabrica su propia protección contra el calor.

La mayoría de las frutas que maduran a plena luz del sol, sin una cubierta de grandes hojas han sido diseñadas de esta forma, y nos traspasan sus cualidades especiales cuando las comemos. Una vez cosechadas, es importante protegerlas del sol directo, porque hemos cortado su suministro natural de ingredientes que sustentan estas maravillas de la naturaleza.

Además…

¿Sabía usted que hacer un ayuno de jugos crudos por dos días es la forma más fácil de refrescar la mente y el cuerpo cuando se siente agotado por los días de calor?

Esto dado que tener equilibrada la química corporal no es solamente una receta para mantenerse fresco y sereno, sino una necesidad fundamental para la salud. Cada alimento que come tiende a ser formador de ácido o formador de alcalino. Si su dieta contiene gran cantidad de azúcar, café, carnes y otras proteínas concentradas, además de alimentos procesados hechos con harina blanca, y sólo unas pocas frutas y verduras crudas, usted está consumiendo alimentos que son principalmente productores de ácido, y tenderá a sentirse acalorado y estresado con mucha facilidad. Esta sensación de nerviosismo se debe a que su cuerpo ha usado las reservas alcalinas en un esfuerzo por equilibrar los alimentos formadores de ácido que ha comido.

Para contrarrestar esta acumulación de acidez, la solución consiste en dejar de comer por dos días, y beber gran cantidad de agua pura y fresca, y todos los jugos frescos de frutas y verduras crudas que desee. Con esto se logran tres cosas: deja descansar a su sistema digestivo para que el cuerpo pueda usar su energía metabólica reparando y renovando; logra una rehidratación a fondo; y también repone su organismo con nutrientes formadores de alcalino, llenos de electrolitos, para reemplazar los minerales que han sido drenados de su cuerpo en el calor del verano.