Rinitis alérgica 10 mejores remedios caseros

La rinitis alérgica es una condición común que afecta a entre el 10 y el 20% de la población. Es un tipo de reacción alérgica que ocurre cuando el sistema inmunológico reacciona de manera exagerada a sustancias inhaladas y el cuerpo libera químicos que causan síntomas de alergia.

La rinitis alérgica es una condición común que afecta a... seguir leyendo

La rinitis alérgica es una condición común que afecta a entre el 10 y el 20% de la población. Es un tipo de reacción alérgica que ocurre cuando el sistema inmunológico reacciona de manera exagerada a sustancias inhaladas y el cuerpo libera químicos que causan síntomas de alergia.
Los alérgenos comunes que pueden causar rinitis alérgica son: polen, pasto, ácaros del polvo presentes en las camas, esporas de moho en el aire y caspa de mascotas.
Algunas personas tienen un mayor riesgo de padecer rinitis alérgica.
Dentro de los factores de riesgo están el tener un historial familiar de alergias, padecer otras alergias, tener un sistema inmune débil y estar expuesto al humo de cigarrillo de segunda mano. También es más común entre hombres que mujeres.
Hay dos tipos de rinitis alérgica: la estacional (conocida como fiebre del heno) y la perenne, que ocurre durante todo el año. Los síntomas incluyen estornudos repetidos, secreción nasal, picazón en la nariz, congestión nasal, ojos llorosos o hinchados, dolor de garganta, tos seca, dolores de cabeza, fatiga, debilidad y círculos oscuros debajo de los ojos.
Todos estos síntomas claramente pueden afectar la calidad de vida de las personas, y si bien existen medicamentos que reducen los síntomas con bastante efectividad, en este artículo le ofrecemos algunos remedios caseros naturales que son más seguros, económicos y funcionan.
Los 10 mejores remedios caseros para la rinitis alérgica
1. Lavados con agua salina
Uno de los primeros pasos para tratar la rinitis alérgica es eliminar el moco de la nariz con la ayuda de un lavado nasal con solución salina.
a.-Mezcle 1 cucharadita de sal y una pizca de bicarbonato de sodio en 2 tazas de agua destilada tibia.
b.- Usando una jeringa grande (sin aguja), inhale una pequeña cantidad de esta solución por una fosa nasal.
c.-Permita que la solución drene nuevamente a través de la otra fosa nasal o por la boca.
d.-Suénese suavemente para eliminar el exceso de moco y de solución.
e.-Siga este mismo proceso con la otra fosa nasal.
f.-Repita este remedio un par de veces al día hasta que note una mejoría.
También puede comprar una solución salina en una farmacia y usarla de la misma manera.
2. Baños de vapor
La inhalación de vapor de forma regular ayudará a despejar los conductos nasales de exceso de moco y de cualquier irritante. Esto, a su vez, contribuirá a reducir los síntomas de la rinitis.
a.-Vierta agua hirviendo en una fuente grande.
b.-Agregue 3 o 4 gotas de cualquier aceite esencial de su elección, como eucalipto, menta, romero o aceite de árbol de té.
c.-Cúbrase la cabeza con una toalla e inclínese cuidadosamente sobre la fuente.
d.-Inhale profundamente el vapor de 5 a 10 minutos y luego suénese la nariz.
e,.Repita varias veces al día para sentir alivio de los síntomas.
En caso de niños pequeños que no puedan inhalar vapor de esta manera, una ducha o baño de tina caliente con algún aceite esencial también ayudará mucho.
3. Jengibre
El jengibre funciona como un antihistamínico natural y tiene propiedades antivirales, antibacterianas, antiinflamatorias e inmunoestimulantes.
a.-Agregue 1 cucharada de jengibre rallado, junto con un diente de ajo y una ramita de canela a 1 taza de agua. Hierva durante 5 minutos, cuele y agregue un poco de miel y jugo de limón. Beba este té hasta 3 veces al día durante la temporada de alergias.
b.-Además, puede masticar pequeños trocitos de jengibre fresco varias veces al día, e incluirlo en sus preparaciones culinarias.
4.-Cúrcuma
La cúrcuma es un poderoso agente antioxidante y antiinflamatorio con propiedades de refuerzo inmunitario, que también ayudan a reducir los síntomas de la rinitis alérgica.
Mezcle 6 cucharadas de cúrcuma en polvo y miel cruda líquida, y guárdelo en un recipiente hermético. Tome 1 cucharadita de esta mezcla, 2 veces al día, durante la temporada de alergias.
d.-Adicionalmente, puede tomar a diario 1 vaso de leche tibia con una cucharadita de cúrcuma para mantener fuerte su sistema inmunológico.
e.-También puede usar cúrcuma para cocinar, o puede consumirla en forma de suplemento, si su sabor le resulta demasiado fuerte.
5.-Ajo
El ajo contiene quercetina, un antihistamínico natural que puede ser muy
eficaz en el tratamiento de la rinitis alérgica. Además, tiene
propiedades antibióticas, antivirales e inmunoestimulantes que promueven
una recuperación rápida.
a.-Consuma de 2 a 3 dientes de ajo crudos al día. Para esto, puede
picarlos y mezclarlos con ensaladas, o agregarlos al final de la cocción
de sus comidas. También puede masticarlos directamente si tolera su
fuerte sabor.
b.–El ajo también está disponible como suplemento. Puede tomar 2 a 3 cápsulas al día durante la temporada de alergias.
c.-Vinagre de sidra de manzana
Otro remedio eficaz para la rinitis alérgica es el vinagre de sidra de manzana, debido a sus propiedades antibióticas y antihistamínicas. Puede ayudar a reducir la intensidad de los síntomas, y jugar un papel clave en la regulación de la respuesta del sistema inmunológico.
d.-Mezcle 2 cucharaditas de vinagre de sidra de manzana orgánico y sin filtrar en un vaso de agua tibia, con una 1 cucharadita de miel. Bébalo 3 veces al día durante la temporada de alergias o hasta que se sienta mejor.
6.-Ortiga
La ortiga se ha utilizado como un agente antihistamínico y antiinflamatorio en la medicina alternativa para tratar las alergias estacionales, incluida la rinitis alérgica, proporcionando un rápido alivio de los síntomas.
a.-Agregue 1 cucharada de hoja de ortiga seca a una taza de agua recién hervida. Cubra y deje reposar por 5 minutos. Cuele y agregue un poco de miel. Tómelo 2 o 3 veces al día para aliviar los síntomas.
Nota: La ortiga no se recomienda para mujeres embarazadas y niños pequeños.
7.-Enjuague bucal con aceite de coco
Este tipo de enjuague es una antigua técnica ayurvédica que puede ayudar a extraer los irritantes del cuerpo que causan rinitis alérgica. Además, ayuda a deshacerse de las toxinas dañinas, siendo esencial para mantenerse saludable durante todo el año.
a.-Ponga 1 cucharada de aceite de coco en su boca.
b.- Agite el aceite alrededor de su boca por 15 a 20 minutos.
c,-  Escupa el aceite, luego enjuague su boca con agua tibia.
d.- Haga esto todos los días por la mañana (durante al menos algunos
meses) antes de cepillarse los dientes.
Nota: No trague el aceite, ya que puede llenarse con toxinas después de
este proceso.
8.- Probióticos
Los probióticos pueden ayudar a reducir la frecuencia y la gravedad de los síntomas de la rinitis alérgica.
a.-Compre en la farmacia un suplemento probiótico de alta calidad que tenga de 1 a 4 mil millones de organismos por cápsula. Tome una cápsula por la mañana y una por la tarde, durante 1 a 2 semanas.
b.-También puede comer yogur con probióticos o kéfir (yogur de pajaritos) de manera regular para estimular su sistema inmunológico.
 
9.- Vitamina C
La vitamina C tiene propiedades antihistamínicas que pueden reducir los síntomas de la alergia. Además, ayudará a estimular su sistema inmunológico, lo que, a su vez, tendrá un efecto en la prevención de infecciones y el acortamiento de la duración de las enfermedades.
a.- Coma alimentos ricos en vitamina C como limones, naranjas, brócoli, pomelo, kiwi, pimientos, frutillas, brotes y tomates.
b.- También puede tomar a diario vitamina C en forma de suplemento.
Procure que sea una vitamina C pura, sin colorantes ni saborizantes.
Consejos adicionales
10.-La acupuntura también puede ser útil para personas con rinitis alérgica.
Elimine el alcohol, la cafeína y los productos lácteos de su alimentación cuando experimente los peores síntomas.
Controle el polvo y los ácaros (muy presentes en alfombras y ropa de cama), así como el moho al interior de su hogar, sobre todo durante la temporada de alergias.
Tome un baño o una ducha al regresar a su casa, después de haber estado en el exterior, y cámbiese la ropa.
Cubra las almohadas y el colchón con cubiertas antiácaros.
Mantenga a las mascotas fuera de su habitación.
Beba una gran cantidad de agua todos los días para mantener su cuerpo bien hidratado.
 
 
 
 
 

Hablemos!