Renueva tus energías en este nuevo año

Estamos iniciando un nuevo año y después del ajetreado mes de diciembre podemos sentir que nuestros niveles de energía están bajos, es decir, estamos agotados.

Estamos iniciando un nuevo año y después del ajetreado mes... seguir leyendo

Por Carolina Pérez A.

Estamos iniciando un nuevo año y después del ajetreado mes de diciembre podemos sentir que nuestros niveles de energía están bajos, es decir, estamos agotados. Y si todavía nos falta para tomarnos unas merecidas vacaciones o no las tomaremos, podemos partir el año mentalmente fatigados.

La fatiga mental se produce por varias razones. Las principales son:

• Por acumulación de actividades en nuestra mente: decisiones dificiles que debemos tomar, demasiadas exigencias y problemas propios del trabajo, depresión, angustia y desesperanza.

• Por desequilibrio celular. La energía es una función celular que depende de las proteínas, vitaminas y minerales que consumimos todos los días. Cuando las células reciben la energía que necesitan, nos sentimos activados. En cambio, cuando las células luchan por producir energía, sufren daño o mueren, dejándonos agotados. Es por esto que el ejercicio regular, la limpieza intestinal periódica, la buena hidratación y la alimentación natural elevan nuestros niveles de energía y mejoran nuestra actitud y voluntad para enfrentar la vida.

• Por síntomas propios de cualquier enfermedad, lo que provoca un degaste natural que nos invita al descanso para la recuperación. En estos casos, es necesario tratar y mejorar el problema de salud primero para que, al dormir mejor, aumentemos automáticamente nuestros niveles de energía.

Sintomas de fatiga mental

Fatiga física. Tu cuerpo se siente cansado y al final del día prefieres llegar a tu casa a echarte en el sillón y descansar en vez de realizar alguna actividad física que te guste y te saque de la rutina lineal de cuatro paredes, a pesar de que has pasado la mayor parte del día sentado, como ocurre en la mayoría de los trabajos de oficina.

Impaciencia e irritabilidad. Te puedes volver susceptible con las personas de tu entorno y estar más propenso al enojo o la molestia.

Incapacidad para concentrarte o enfocarte. Te resulta más difícil terminar tu trabajo o tarea. Te puede costar más tomar decisiones, encontrar la palabra correcta o enfocarte en un solo trabajo a la vez.

Técnicas para aliviar

la fatiga mental

Con las siguientes técnicas podremos darle un descanso a nuestra mente en medio de todas nuestras actividades:

Realiza descansos frecuentes

Es algo que muchos de nosotros hacemos de manera natural cuando estamos estresados o fatigados mentalmente. Mirar por la ventana y observar la naturaleza puede ayudarnos a retomar la concentración en nuestro trabajo y a mantener el desempeño durante la jornada laboral. Haz pequeñas pausas para levantarte de tu puesto y mirar por la ventana. Esto te ayudará a retomar tus tareas con mayor concentración.

Relájate y suelta

Si no tienes la opción de mirar por la ventana, un buen ejercicio será irte a un lugar apartado –que puede ser incluso el baño– y cerrar los ojos por cinco minutos, sin interrupciones. Esto aliviará la tensión ocular y promoverá la sensación de descanso. Respira profundo y piensa en las personas que te influyen positivamente.

Levántate y muévete

El valor del ejercicio para aumentar la concentración y la alerta mental está demostrado. Veinte minutos de actividad física diaria pueden mejorar el desempeño intelectual, mientras que las sesiones de ejercicio breves pero intensas pueden aumentar el flujo de sangre hacia el cerebro y mejorar el estado de ánimo, la memoria y la creatividad. Aprovecha parte de tu hora de colación para salir a caminar y recrear tu mente.

Tómate un tiempo libre

Ya sea unos minutos o una semana, el tiempo libre es esencial para combatir la fatiga mental. Puedes darte este “lujo” incluso en tus días más ajetreados apartando 15 minutos de tu jornada para desconectarte y respirar profundo. Además, cada semana asegúrate de dejar algo de tiempo, como ‘tiempo abierto’, sin nada planificado. El tiempo abierto puede darte una prórroga mental, pero también te permite un espacio para desarrollar oportunidades inesperadas.

Los mejores suplementos para combatir la fatiga mental

1. Hierro y magnesio

Si siempre te sientes con poca energía, trata de aumentar la cantidad de hierro y magnesio en tu dieta. Estos dos minerales no solo ayudan a incrementar los niveles de energía, sino que también mantienen la presión sanguínea adecuada, la sangre bien oxigenada y una apropiada función muscular.

Las legumbres y la carne roja tienen abundante hierro, mientras que el magnesio está presente en vegetales de hoja verde, semillas de zapallo, porotos negros y avena, por nombrar algunos.

2. Ginseng

Esta reconocida hierba actúa como estimulante apoyando la respuesta natural del cuerpo al estrés, la ansiedad y el cansancio físico. El consumo de ginseng mejora la función cognitiva, aumenta la energía y reduce las toxinas y los radicales libres.

3. Ginkgo biloba

Planta reconocida por incrementar el flujo sanguíneo y ayudar a la relajación muscular, es muy buena para períodos de estrés en que se manifiestan dolores musculares. Su consumo durante la tarde puede contribuir a tener un mejor sueño.

4. Yodo

Es utilizado por la tiroides para formar hormonas que aumentan el metabolismo y la capacidad de reacción, y producen energía. Una de las fuentes más ricas en yodo son las algas como el cochayuyo.

5. Vitamina B12 (cobalamina)

Como nuestro cuerpo no puede fabricar su propia vitamina B12, esta debe ser aportada por la dieta. Las mejores fuentes de esta vitamina son las carnes rojas, pescados, huevos y lácteos. Además de combatir la fatiga, la B12 reduce el riesgo de ataque cardíaco y derrame cerebral, mejora la memoria y puede proteger contra el mal de Alzheimer. 

6. Vitamina D

Ayuda al metabolismo y mejora la capacidad del cuerpo para absorber fósforo y calcio. Si tienes una deficiencia de vitamina D, puedes experimentar fatiga, energía baja, problemas para dormir, cambios de ánimo e incluso síntomas de depresión. Puedes obtener vitamina D del sol (con una exposición de unos 15 minutos diarios es suficiente), y también de alimentos como yema de huevo, salmón y queso. Además, está disponible como suplemento –vitamina D3–  para quienes pasan la mayor parte del día en una oficina.

Fuentes:

-http://greatist.com

-www.psychologytoday.com

-www.globalhealingcenter.com

-www.cheatsheet.com