Melisa y sus poderosos beneficios para la salud

La melissa officinalis o simplemente melisa es un miembro de la familia de la menta y es considerada una hierba calmante.

La melissa officinalis o simplemente melisa es un miembro de... seguir leyendo

La melissa officinalis o simplemente melisa es un miembro de la familia de la menta y es considerada una hierba calmante. Ha sido utilizada durante siglos para reducir la ansiedad, estimular el sueño y mejorar los síntomas de la indigestión. Debido a estas cualidades, ha sido ampliamente estudiada y se sabe hoy que ofrece una gran variedad de beneficios para la salud.

La melisa es originaria de Europa, pero se cultiva en todo el mundo. La planta alcanza unos 60 centímetros y tiene flores de color amarillo claro que crecen en la unión de las hojas con el tallo. La forma de sus hojas es similar a la menta y tiene un olor dulce parecido al limón.

Ya los antiguos griegos y romanos la utilizaban para tratar las mordeduras y picaduras de insectos.

Una hierba rica en antioxidantes

La melisa es rica en ácido cafeico y rosmarínico, poderosos antioxidantes que neutralizan las partículas de oxígeno reactivas. También contiene eugenol, que actúa como un antiinflamatorio natural que ayuda a aliviar las condiciones dolorosas. Estos compuestos ofrecen profundas propiedades antibacterianas y antivirales y protegen la membrana lipídica de las células.

Un análisis del 2010 publicado en Toxicology and Industrial Health (Toxicología y Salud Industrial) estudió la capacidad de la melisa para reducir el estrés oxidativo en los miembros del personal de radiología que están constantemente lidiando con el estrés inducido por la radiación. El estudio mostró que tomar una infusión de melisa de 1,5 gramos en una taza de 100 ml durante 30 días tuvo un efecto positivo en la reducción de la peroxidación lipídica y del daño del ADN. Así, la melisa demostró mejorar el estado antioxidante intracelular y reducir el daño del ADN en los miembros del personal de radiología.

La melisa y su efecto sobre el sistema inmunológico

El ácido cafeico y el ácido rosmarínico en la melisa ofrecen profundas propiedades antibacterianas y antivirales cuando esta se toma vía oral o se aplica en forma tópica. La aplicación tópica de melisa ha demostrado reducir el enrojecimiento y la picazón causados por infecciones y eczema. Además, estos ácidos son particularmente eficaces contra la faringitis estreptocócica, las paperas y el herpes, entre otras condiciones. Un estudio del 2008 publicado en Phytomedicine mostró que la melisa fue altamente eficaz en la reducción del virus del herpes simple en la piel. Otro estudio realizado el mismo año arrojó que la melisa era muy efectiva en la reducción de virus, bacterias gram-positivas y candida albicans, aunque no tuvo un gran efecto en las bacterias gram-negativas como E. coli, salmonella y shigella. 

Un gran estudio realizado en Alemania arrojó que la melisa fue extremadamente eficaz en el tratamiento de infecciones por herpes simple. En el estudio, que incluyó tres hospitales y una clínica de dermatología, el grupo tratado con melisa no tuvo una sola recurrencia de la infección. Otros estudios han encontrado que la melisa reduce el tiempo de curación tanto del herpes genital como oral.

Melisa para el tratamiento del insomnio y la ansiedad

La melisa puede tener un efecto calmante y ayudar a inducir el sueño. Muchos estudios han investigado el uso de esta hierba para tratar el insomnio y la ansiedad, pero la mayoría de los ensayos clínicos se han concentrado en una combinación de melisa y otras hierbas como valeriana, lúpulo y manzanilla, de acuerdo con el Centro Médico de la Universidad de Maryland. Sin embargo, los estudios sí encontraron que la melisa ayuda a mejorar la calidad del sueño. El Sistema de Salud de la Universidad de 

Michigan cita un ensayo clínico preliminar que comparó los efectos de un producto que contenía melisa y raíz de valeriana con el medicamento para el insomnio triazolam. El estudio concluyó que la combinación herbal fue tan eficaz como el triazolam para mejorar la conciliación del sueño y la calidad del mismo en los participantes del estudio.


Dosis adecuadas

Para tratar los problemas digestivos, el insomnio y la ansiedad, puede tomar melisa en forma de infusión. Para ello ponga en una taza 2 cucharaditas de hojas secas trituradas de melisa y agregue agua recién hervida. Deje reposar durante cinco minutos, beba hasta cuatro tazas al día (idealmente no endulzar o sólo usar miel o stevia). También se puede tomar en tintura, de 2 a 3 ml (aproximadamente 20 gotas) tres veces al día. Y en cápsulas, 300-500 mg tres veces al día o según sea necesario. Para la aplicación tópica, prepare una infusión igual a la descrita pero con 4 cucharaditas de hojas secas para una taza de agua hirviendo. Deje entibiar y aplique en la zona afectada con una motita de algodón. Repita la aplicación al menos unas cinco veces al día para mantener la actividad antimicrobiana de la hierba.

Fuentes:

-www.naturalnews.com/042942_lemon_balm_health_benefits_antioxidants.html

-www.livestrong.com/article/123817-benefits-lemon-balm-tea/