Mejore su figura durante la época de vacaciones incluyendo ‘comidas libres’

Con algo de planificación todo es posible.

Con algo de planificación todo es posible. seguir leyendo

Por Ruth Amber

En Chile la época de fiestas de fin de año y celebraciones familiares cae justamente en los primeros meses del verano y muchas veces comienza por dañar gravemente la figura que esperamos tener para el verano y la playa, por más que hayamos trabajado en el gimnasio durante los meses anteriores.

El problema es que alrededor del 70% de todos los resultados físicos dependen de la alimentación o dieta que llevamos. Cualquier desorden grave y prolongado (como el que ocurre durante la última semana del año y durante las vacaciones) puede echar abajo todos los esfuerzos hechos a lo largo del año. Con una pequeña cantidad de toxinas nuestro cuerpo se sobrecarga rápidamente.

Pero todo esto tiene una contradicción, ya que SÍ existe la posibilidad de comer rico y en forma desordenada, pero esto debe ser hecho en forma planificada, y sólo una vez por semana. Se llama una “comida libre”, y se trata de una técnica utilizada por deportistas que deben realizar dietas estrictas para bajar sus niveles de grasa rápidamente.

Al hacer una “comida libre” o “comida trampa” semanal, logran mantener acelerado su metabolismo, satisfacer su ansiedad por comer ciertos alimentos favoritos, y además crear un sentimiento de culpa que los motivará a continuar con una alimentación sana y ordenada durante el resto de la semana.

Cómo planificar la “Comida Libre”

Se trata de una comida que abarca una hora, una vez a la semana, y durante este tiempo la persona puede comer cualquier alimento o bebida que desea, incluyendo aquellos que estará evitando completamente durante el resto de la semana (tales como pan blanco, galletas, masas, dulces y cualquier alimento que contenga azúcar, pastas, arroz blanco, puré, pizza, carnes grasosas, salsas, aliños, bebidas azucaradas o alcohólicas, etc.)

La comida libre puede ser planificada para coincidir con salidas, cumpleaños, fiestas, celebraciones, etc. (con tal de que no sobrepase más de 2 veces por semana como máximo). De esta forma no te perderás ningún evento imperdible durante el verano.

Alimentación ordenada durante el resto de la semana

Planificación: esta es la clave para poder obtener todos los resultados deseados y aprovechar el efecto de aceleración metabólica para continuar quemando grasa a pesar de realizar comidas libres.

Actividad física para acelerar los resultados

Si puede incorporar actividad física al menos 3 veces por semana tendrá cubierto el otro 30% de los resultados para asegurar al 100% la mejoría de su aspecto físico durante la época de vacaciones y el verano.

Los ejercicios más valiosos para bajar el nivel de grasa son los llamados cardiovasculares o “cardio”. Se trata de cualquier actividad que aumente el ritmo cardiaco como aeróbica, bicicleta, máquina elíptica, subir cerros, trotar, natación, etc. (y si no tiene ningún problema de salud crónico, mientras más intenso el esfuerzo, mejor). Debe ser realizado durante al menos 20 minutos, e idealmente aumentarlo a 40 ó 60 minutos a medida que vaya desarrollando resistencia.

También puede incluir ejercicios con pesas, y es muy bueno hacerlo, ya que con una buena rutina logrará acelerar su metabolismo y continuar quemando grasas durante al menos 24 hrs. después de haber realizado el ejercicio. Y como beneficio adicionar estará moldeando su figura y mejorando el tono muscular al mismo tiempo.