El maravilloso Aloe Vera

Existe un sanador natural que es superior a cualquier fármaco que haya sido inventado alguna vez por la industria farmacéutica.

Existe un sanador natural que es superior a cualquier fármaco... seguir leyendo

Por Ronald Modra R. (póstumo)

Existe un sanador natural que es superior a cualquier fármaco que haya sido inventado alguna vez por la industria farmacéutica. Uno que, en cuestión de horas o días, sana muchas dolencias y problemas graves. Sus propiedades son tan antiguas como la humanidad misma y no se necesita de ninguna prueba de laboratorio para descubrirlas.

Su nombre es Aloe Vera (Aloe Barbadensis Miller). Se utiliza la planta completa para algunas dolencias y sólo la pulpa para otras, especialmente para tratamientos tópicos.  En toda la historia registrada no existe otra planta que reciba tantas alabanzas.

Si bien es cierto que en tiempos recientes, con la llegada de los fármacos, esta planta ha sido ignorada en los llamados países occidentales, esto no ha ocurrido en aquellos lugares donde la gente no deposita toda su fe en los fármacos. En los países donde el Aloe crece mejor, existe un largo e intacto historial de su uso en sanación.

La llegada de la medicina nuclear trajo consigo el problema de la radiación, y con ella, las quemaduras, algunas veces muy severas. En estos casos, el Aloe demostró ser lejos el mejor tratamiento. Sin embargo, tanto la información como la disponibilidad del Aloe Vera han sufrido debido a que es algo natural e imposible de sintetizar.

La eficacia de esta planta como sanadora fue la perdición de la Industria, ya que compite fuertemente con muchísimos fármacos más lucrativos para el mercado pero muy inferiores a la planta que, como no puede ser patentada, sigue siendo muy económica. La Industria de las Enfermedades no ha podido restringirla aún, aunque puede tener la certeza de que están trabajando en ello.

Dado que cura tantas dolencias, es también un gran tónico para beber como parte de una medida de protección contra las enfermedades. Combinada con jugo de frutas u otras bebidas, resulta bastante agradable al paladar, sobre todo si los ingredientes se licuan  convirtiéndose en un batido que incluso los niños pueden disfrutar. Si se forma una espuma al licuarla, simplemente pase el líquido por un colador y use el gel espumoso como tónico para el cabello o como revitalizador para la piel cuando se duche. Quedará impresionado con los resultados. Es un alimento para el cabello y la piel, al tiempo que le da un impulso refrescante a su ánimo en general, y lo hace en forma natural y segura.

Y como si todo esto fuera poco, el Aloe es también un poderoso guardián contra las numerosas toxinas que entran en nuestro organismo hoy en día.

En Rusia se han realizado más pruebas con Aloe Vera que en cualquier otro lugar. Una de esas pruebas, que ha pasado casi inadvertida por la medicina alópata moderna, es la investigación que reveló que el Aloe puede aumentar la resistencia a la mayoría de los aditivos mortales presentes en los alimentos, medicinas y agua de nuestros tiempos. Es por esto que en cada hogar se debería cultivar al menos una planta de Aloe Vera.

¿No es sorprendente que una información tan importante como ésta quede rezagada y nunca llegue a nuestros oídos?

Dentro de sus numerosas investigaciones, los rusos condujeron pruebas con conejos.  Después de haberles dado Aloe Vera por 30 días, más del 30% de los conejos logró sobrevivir a una dosis mortal de estricnina mientras que todos aquellos conejos a los que no se les dio Aloe murieron.  Este es un mensaje muy valioso para todos nosotros, porque nos muestra cómo esta maravillosa planta es capaz de estimular las funciones protectoras de nuestro sistema inmunológico.

Hoy más que nunca necesitamos esa protección.

Nunca olvidemos este pequeño tesoro informativo. Debemos asimilar este conocimiento y traspasarlo a nuestra familia, para que todos incluyamos esta maravillosa sustancia que fomenta la vida en nuestra dieta normal. Nuestros esfuerzos se verán recompensados y hasta pueden salvar vidas. Imaginen cómo hubieran sido los efectos contra las toxinas, si a esos conejos se les hubiera dado Aloe por mucho más tiempo.

A buen entendedor, pocas palabras son suficientes para informar poderosamente sobre las formas de sobrevivir a los insultos modernos que llegan a través de lo que se agrega a los alimentos procesados y al agua tratada.

Se ha encontrado que el Jugo de Aloe Vera tiene 5 características principales:

  • Inhibidor del dolor (quita el dolor y la picazón)
  • Antimicrobiano (entrega resistencia a la infección)
  • Astringente (aprieta el tejido y restaura el tono)
  • Estimulador biogénico (aumenta el crecimiento de las células, haciendo la curación más rápida)
  • Inhibidor de cicatrices (restaura el tejido normal)

Algunos de sus usos:

  • Quemaduras y escaldaduras
  • Quemaduras solares
  • Cortes, heridas, llagas abiertas
  • Picaduras de insectos como abejas, hormigas, mosquitos
  • Contacto con hiedra venenosa
  • Acné y granos
  • Manos y pies secos y agrietados
  • Pie de atleta
  • Psoriasis y erupciones del cutis
  • Artritis
  • Infección de hongos
  • Hemorroides
  • Tiña
  • Llagas de varicela
  • Colitis y pólipos
  • Úlceras
  • Irritación del estómago por estrés o depresión