La verdad sobre las enfermedades a la próstata, Parte II

Ésta es la segunda y última parte de la compilación que comenzamos en la edición anterior, del E-book The Truth About Impotence and Prostate Illnesses (La verdad sobre la impotencia y las enfermedades a la próstata), escrito por Elaine Hollingsworth, Directora del Centro de Salud de Hipócrates de Australia.

Ésta es la segunda y última parte de la compilación... seguir leyendo

Carolina Pérez A.

Ésta es la segunda y última parte de la compilación que comenzamos en la edición anterior, del E-book The Truth About Impotence and Prostate Illnesses (La verdad sobre la impotencia y las enfermedades a la próstata), escrito por Elaine Hollingsworth, Directora del Centro de Salud de Hipócrates de Australia.

Como en el articulo anterior  revisamos los nutrientes que debe incorporar a su dieta para favorecer la salud de su próstata, en este artículo veremos lo que no debe consumir o hacer, por ser perjudicial para la próstata.

Peligros para su próstata

Lo que debe evitar:

Aceite de linaza
Charles E. Myers, MD, oncólogo y ex Director del Centro de Cáncer de la Universidad de Virginia, Editor en jefe de The Prostate Forum, y fundador del instituto americano de enfermedades a la próstata en Charlottesville, Virginia, comenta: “nueve estudios publicados han analizado el impacto del ácido alfa linolénico (ALA) –una de las sustancias presentes en las semillas de linaza que la mayoría de las personas considera saludable–  y han arrojado como resultado que el ALA puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de próstata o de acelerar la progresión de una condición existente”.

La escuela de salud pública de Harvard realizó un estudio que involucró a más de 15.000 médicos, y encontró que los hombres con el nivel más alto de ALA tuvieron casi un 300% de aumento en el riesgo de desarrollar cáncer de próstata “metastásico”. Y según las mismas investigaciones hechas por el doctor Myers, el ALA aumentó a más del doble la tasa de crecimiento de cáncer a la próstata en humanos.

Si bien los hombres necesitan ácidos grasos omega 3 para la salud de la próstata, deberían obtenerlo de peces de agua fría y no de aceite de linaza, afirma el Dr. Myers.

Soya y productos de soya
Evite la soya. La soya roba zinc del cuerpo –y el zinc es esencial para la salud de la próstata. Además, es altamente estrogénica, y dosis tan altas de hormonas femeninas no pertenecen al cuerpo masculino.

 

 

Azúcar blanca
Debe ser completamente eliminada de la dieta de cualquier hombre que tenga algún problema a la próstata, o que desee prevenirlo. Aléjese de este veneno. Analice las etiquetas o mejor aún, no compre alimentos procesados. Tome su salud en serio evitando una de las sustancias más peligrosas en nuestros alimentos.

 

 

Poliinsaturados
Todos los aceites poliinsaturados deben ser eliminados por completo de la dieta. Apéguese al aceite de oliva extra virgen, al aceite puro de coco y a la mantequilla, y evite los lucrativos aceites de plástico.

 

Suplementos de calcio
No los tome: el calcio suprime la síntesis de una forma de vitamina D que inhibe el cáncer. Obtenga calcio de alimentos, no de suplementos.

 

Amalgamas de mercurio
El envenenamiento con mercurio de las amalgamas en la boca es una causa primaria de cáncer. Cámbielas por otro material.

 

Sulfato de condroitina
Los hombres con cáncer de próstata deben evitar el sulfato de condroitina. De acuerdo al experto en próstata Charles E. Myers, esta sustancia puede causar que el cáncer de próstata “se dispare y propague ampliamente”. A menudo se combina sulfato de condroitina con glucosamina para el alivio de las enfermedades artríticas.

Leche pasteurizada o UHT

Es peligrosa para su próstata, ya que el calcio desnaturalizado que contiene puede inhibir la absorción de vitamina D, y promover por ende, el crecimiento de cáncer a la próstata.

Cuando se vea tentado por yogurt, queso, helado o un vaso de leche fría, recuerde lo que el Dr. Robert Jay Rower escribió en Second Opinion, en diciembre del 2001, “Un estudio documentó 1.012 casos de cáncer de próstata entre 20.885 hombres y encontró que aquellos con el mayor consumo de leche tuvieron un 30% de aumento en la incidencia de cáncer de próstata.”

Cirugía

Es bien típico escuchar que los hombres, en general, harán cualquier cosa por evitar ir al médico. Bueno, ¡tal vez tengan razón! El Dr. Douglass, quien no es fanático de la cirugía de próstata, señala: “las autopsias realizadas a hombres de 80 años o más muestran que muchos de ellos, hasta el 70%, padecía en realidad algún tipo de cáncer de próstata del que no estaban conscientes y por el que nunca se trataron, dado que todos ellos murieron de otras causas. El diagnóstico precoz de cáncer de próstata conduce a un tratamiento innecesario, ansiedad, y una reducción en la calidad de vida de muchos hombres. Toda esta molestia por un “problema” que puede que nunca impactara sus vidas.”

Examen de antígeno prostático específico o PSA

Los médicos recomiendan realizarse este examen en forma anual, como medida de protección. Sin embargo, y de acuerdo a la autora de este e-book, basada en innumerables comentarios de médicos y científicos, no existe tal protección. Además, terminará confundido, puesto que, como señala el Dr. Rowen en su boletín, muchos hombres con resultados de PSA “normales” tienen cáncer de próstata, mientras que muchos con PSA elevado, no tienen cáncer alguno. Esta falta de precisión conduce frecuentemente a operaciones innecesarias, que, a su vez, pueden terminar en trágicos efectos secundarios. Y en las palabras del Dr. Rowen:

“Ninguna terapia convencional ha demostrado ser más valiosa para tratar el cáncer de próstata que el hecho de no hacer nada”.