La esquizofrenia es la dependencia de vitamina B3

El Dr. Abram Hoffer es un hombre que, podríamos decir, cambió para siempre la medicina, especialmente la psiquiatría. Desde hace 60 años, él y sus colegas comenzaron a curar pacientes esquizofrénicos. Así como lo lee; mientras la medicina convencional insiste en tildar esta enfermedad de incurable, sus 30 libros y más de 600 artículos científicos dan cuenta de los miles de pacientes tratados con éxito y sanados de esquizofrenia bajo la premisa “la esquizofrenia es la dependencia de vitamina B3”.

En su autobiografía recuerda que lo último que quería en el mundo era convertirse en psiquiatra, que en ese entonces era la rama menos respetada de la medicina. Su acercamiento al mundo de la esquizofrenia y el posterior desarrollo de la psiquiatría ortomolecular fueron el resultado de una serie de eventos que él no eligió.

En 1950, el Dr. Hoffer comenzó a organizar la división de investigación en psiquiatría del gobierno de Saskatchewan, quienes estaban muy esperanzados de llevar al Hospital de Salud Mental al siglo XX. “Mi jefe era muy comprensivo, a pesar de no entender mucho lo que hacíamos. El Dr. Humphry Osmond se nos unió, desde Inglaterra. Él y John Smythies habían elaborado la hipótesis de que en los pacientes con esquizofrenia había un químico con las propiedades psicológicas de la mezcalina y relacionado de alguna forma con la adrenalina. Eso me hizo mucho sentido y nos dio un mapa para seguir la búsqueda de una toxina alusiva a la esquizofrenia. Sin una escuela de medicina que dictara los paradigmas de nuestra investigación, desarrollamos la hipótesis del adrenocromo, que dice que la adrenalina se oxida como adrenocromo y eso ocasiona la enfermedad”, relata.

De ahí pudieron deducir que se podrían utilizar grandes dosis de vitamina B3 y C para realizar terapias a sus pacientes. Los primeros en recibir el tratamiento de niacina (B3) en megadosis respondieron muy bien. Y los primeros casos de personas sanadas de esquizofrenia comenzaron a surgir, gracias a la terapia ortomolecular. Seguir la hipótesis del adrenocromo les permitió además direccionar otras investigaciones hacia áreas fructíferas, como el descubrimiento de que la niacina reduce los niveles de colesterol, además de encontrar mejores formas de tratar al paciente mental.

“Mis colegas y yo demostramos que la niacina bajaba el colesterol total en un estudio de 1954 y nos deberían haber dado un premio por eso. Pero, por supuesto, la niacina no es una droga y no se puede patentar, y por lo tanto nuestro descubrimiento permanece como una gran molestia para las farmacéuticas que no han sido capaces de descubrir nada que sea sano y efectivo. Es destacable que la niacina es lo mejor para los niveles de lípidos en sangre y también para las psicosis. La naturaleza no es tonta”, cuenta.

Lamentablemente, la Asociación Americana de Psiquiatría y el Dr. Hoffer no se llevan bien, y su Comité de Ética ha tomado esas investigaciones y las ha desacreditado lo más posible. En palabras del propio Dr. Hoffer, “luego de que Linus Pauling publicara su informe en la revista Science, en 1968, la Asociación Americana de Psiquiatría efectivamente mató el interés en el uso de vitaminas para tratar la enfermedad mental (…) Ellos tienen mucha responsabilidad en evitar que un tratamiento que habría salvado a millones de pacientes de sufrir los terribles efectos de la esquizofrenia crónica sea usado por todos (…) tal como una vez la psiquiatría fue cautivada por el psicoanálisis, ahora es cautivada por las farmacéuticas (…) está prejuiciada y no hay evidencia suficiente para persuadir a quien no quiere escuchar”.

Los supuestos peligros de la terapia con niacina

Existen datos compilados por la Asociación Americana de Centros de Control de Venenos (AAPCC) que indican que, durante los últimos 25 años, ha habido un total de una o dos muertes atribuibles a la niacina. Es más, la comunidad médica tradicional afirma que altas dosis sostenidas de niacina pueden elevar la función hepática en exámenes, y eso es evidencia de daño.

La respuesta del Dr. Hoffer a estas afirmaciones son muy claras:

“No han habido muertes por niacina, jamás. La LD 50 (dosis peligrosamente alta) para perros es de 6.000 mg por kilo de masa corporal. Eso equivale a 225.000 mg de niacina, y ningún humano consume esa cantidad sin sentir náuseas mucho antes de alcanzar esa dosis. La mayor dosis de niacina que conozco fue una chica de 16 años con esquizofrenia que tomó 120 tabletas (de 500 mg) en un día. Eso es 60.000 mg de niacina. Las “voces” que había estado escuchando en su cabeza se fueron inmediatamente. Luego siguió tomando 3.000 mg al día para mantener el bienestar”.

“La niacina no es tóxica para el hígado. La terapia con niacina incrementa las funciones hepáticas en exámenes. Pero esta alza significa que el hígado está activo. No indica una patología hepática subyacente. El Dr. Bill Parsons argumentaba muy bien esto en su libro sobre niacina y colesterol (Cholesterol Control Without Diet). Personalmente he estado tomando 1.500 a 6.000 mg diarios desde 1955. El peligro más grande de tomar niacina es que se vive más tiempo. Uno de mis pacientes tiene 112 años. El miedo que tienen los doctores a la niacina no se basa en datos o hechos y, como cualquier mito, es difícil de erradicar”.

 

3 formatos de niacina (vit. B3)

Para la esquizofrenia tanto la niacina como la niacinamida son igualmente efectivas. El inositol hexaniacinato (niacina que no sonroja) igual funciona, pero no es tan efectivo. Mientras que para el control de colesterol, sólo la niacina y el inositol hexaniacinato pueden bajarlo, la niacinamida no.

 

¿La medicina ortomolecular funciona siempre?

Según el doctor Hoffer, para los esquizofrénicos, la tasa de recuperación con medicina ortomolecular es de 90%. Con drogas, sólo el 10%. Si sólo usan drogas, no mejorarán. Esto se debe a que las enfermedades mentales generalmente son bioquímicas. Son desórdenes de la función cerebral. La esquizofrenia es la dependencia de vitamina B3 (niacina). No es una deficiencia, es una dependencia.

“Abram Hoffer falleció el 27 de mayo del 2009. Gracias al Dr. Hoffer, la medicina jamás será la misma. Ése será el mejor de los legados”. (Andrew Saul*)

*Andrew Saul (PhD) tiene 38 años de experiencia en educación en salud natural. Su famoso y gratuito sitio web educativo www.doctoryourself.com es revisado por sus pares y es la mayor fuente de investigaciones en salud natural no comerciales de Internet.

 

Fuente: www.doctoryourself.com/Hoffer2009int.pdf

 

¿Tienes ganas de leer sobre este tema?

Aquí te entregamos una lista de aquellos libros más recientes y los más recomendados para quienes recién se adentran en los campos de la medicina ortomolecular:

–   Cómo Vivir con Esquizofrenia (How to Live With Schizofrenia)

–   Juntando Todo: La Nueva Nutrición Ortomolecular (Putting It All Together: The New Orthomolecular Nutrition)

–   Sanando la Esquizofrenia. Tratamientos Complementarios de Vitaminas y Drogas (Healing Schizophrenia. Complementary Vitamin & Drug Treatments)

–   Sanando Desórdenes de Atención y Comportamiento en Niños: Tratamientos Complementarios Nutricionales y Psicológicos (Healing Children’s Attention & Behavior Disorders: Complementary Nutritional & Psychological Treatments)

–   Medicina Ortomolecular para Todos (Orthomolecular Medicine for Everyone)

–   La Cura Vitamínica para el Alcoholismo (The Vitamin Cure for Alcoholism)

 

También te invitamos a leer un especial completo sobre Salud Mental en Revista Soluciones Nº7: Estrés, Alzheimer, memoria, depresión y más, encuéntrala AQUÍ