La dieta ultrasimple

Si necesita bajar de peso rápido, pero no quiere perjudicar su salud y está cansado de escuchar a personas que le dicen “simplemente come menos y haz más ejercicio”, entonces necesita este programa de alimentación diseñado por un médico con el que podrá bajar, sin riesgos, hasta 5 kilos en 7 días.

Si necesita bajar de peso rápido, pero no quiere perjudicar... seguir leyendo

 

Por Vera Lea

¿Por qué una dieta para sólo una semana? Porque el Dr. Mark Hyman, médico experto en bienestar que la diseñó, dice que es, en realidad, un programa de salud acelerado, donde una de las consecuencias naturales que se obtiene es una pérdida de peso saludable.

Al cambiar la dieta por una sola semana, cualquier persona puede demostrarse a sí misma lo rápido que se puede sentir más energizada, tener una piel de mejor apariencia, bajar de peso, aumentar su ánimo y sentir alivio de muchos síntomas de enfermedades. 

Tener una salud vigorosa es la clave para bajar de peso, porque las mismas cosas que nos hacen crónicamente enfermos, cansados, deprimidos y nerviosos son también las que nos hacen engordar… toxicidad e inflamación.

La toxicidad, en particular, es como tener un camión lleno de toxinas en nuestro cuerpo que perturba los mecanismos de salud naturales de éste. Si no se deshace de esta carga tóxica, cuando comience una dieta inicialmente bajará de peso, pero luego se estancará y le será casi imposible bajar más. ¿Le suena familiar?

Algunos pueden preguntar: “Si bajo de peso tan rápido, ¿no es sólo líquido lo que estoy perdiendo?” y “¿No es poco saludable adelgazar más de 1 kilo por semana?”

La verdad es que usted quiere perder peso de líquido.

La inflamación y la toxicidad causan retención de líquido. Limpiar su sistema por una semana consumiendo una dieta desintoxicante y antiinflamatoria, lo ayudará a eliminar toxinas y líquido rápidamente, lo que resulta en un rápido descenso de peso que es tan seguro como saludable bajo estas circunstancias.

¿Qué es una dieta súper simple?

Simple. Elimine aquello que lo intoxica y le causa inflamación. Dele a su cuerpo alimentos y actividades que lo ayuden a desintoxicarse y a bajar la inflamación.

Su cuerpo hace el resto en forma automática. Él tiene una capacidad natural para encontrar equilibrio y sanar, una vez que usted deja de hacer cosas que lo sacan de balance y le entrega cosas que le devuelven el equilibrio. 

Poder

Experimente por usted mismo, en una semana, el poder que tiene de perjudicar o sanar a su cuerpo, el poder que tienen los malos alimentos para crear enfermedad y el poder que tienen los buenos alimentos para fomentar la salud y la pérdida de peso.

  1. Su cuerpo puede renovarse y rejuvenecerse, disminuyendo el estrés tóxico y eliminando por sólo 7 días las principales fuentes de toxinas de su vida —hábitos adictivos tales como: café, azúcar, alcohol, alimentos procesados, comida chatarra, grasas trans y jarabe de maíz de alta fructosa.
  2. Su cuerpo puede recuperarse, eliminando las principales fuentes de inflamación de su dieta —alergias alimenticias, productos hechos con azúcar y harina, y grasas dañinas.
  3. Al comer alimentos integrales, desintoxicantes y antiinflamatorios, el poder de la inteligencia natural de su cuerpo hace el resto.

Su cuerpo sabe qué hacer si usted deja de maltratarlo. Si le da un descanso y la posibilidad de repararse y sanar, lo hará.

Libérese de los alimentos dañinos

Elimine los alimentos que causan toxicidad e inflamación.

Una semana antes de la semana de la dieta, comience gradualmente a eliminar todos los alimentos dañinos mencionados en los puntos 1 y 2 (café, azúcar, productos hechos con harina, grasas malas, etc.) de manera de que se reduzca la reacción a la abstinencia. Luego deje de consumirlos por completo durante la dieta de 7 días.

Hay algunos alimentos que pueden irritar el sistema inmunológico más que otros: el gluten (trigo, cebada, centeno y avena), los lácteos (leche, queso, mantequilla y yogurt), el maíz, el huevo, la soya, el maní, las solanáceas (tomates, pimentón, papas y berenjenas), los cítricos y la levadura (levadura de panadería, de cerveza y productos fermentados como el vinagre).

Por lo general, la única forma en la que sabrá si alguno de estos alimentos le da problemas, es elegir una categoría a la vez, eliminarla de su dieta por un corto periodo de tiempo, y ver cómo se siente. Luego cómala de nuevo y vea lo que ocurre. Esto le dará más información que cualquier examen médico.

Durante la dieta de 7 días, aléjese de todos estos alimentos.

Incorpore buenos alimentos

Consuma alimentos que sean desintoxicantes y antiinflamatorios.

Combine ‘buenas’ proteínas, ‘buenos’ carbohidratos y ‘buenas’ grasas en cada comida. Las grasas buenas están en: pescado, aceite de oliva, aceitunas, almendras, nueces, avellanas, pistachos, semillas y palta. Entre los carbohidratos buenos están los porotos, los vegetales, los granos enteros (especialmente el arroz integral) y la fruta. Las proteínas buenas están en: pescado, huevos orgánicos, pequeñas cantidades de carne de ave magra, frutos secos, granos integrales y legumbres.

Beba al menos 6-8 vasos de agua filtrada al día.

Desintoxíquese

Beba 3-4 tazas al día de este caldo desintoxicante y limpiador especial, que aporta muchos nutrientes sanadores y alcalinizantes al sistema:

Agregue a 3 litros de agua una cebolla grande picada, 2 zanahorias en rodajas, 1 taza de zapallo cortado en cubos grandes, 1 taza de nabo picado, 3 tazas de perejil, cilantro o espinaca picados, 2 tallos de apio, ½ taza de alga marina (cochayuyo, wakame, spirulina, etc.), ½ taza de repollo, 4 rebanadas pequeñas de jengibre, 2 dientes de ajo enteros y sal de mar para saborizar. Hierva por al menos 60 minutos. Deje enfriar, cuele, y conserve el caldo en el refrigerador. (No debe consumir las verduras restantes.) Caliente el caldo antes de consumir. Rinde aprox. 8 tazas.

Nota: en caso de no conseguir algunos ingredientes aumente la cantidad de las otras verduras.

Cuidado intestinal básico

-Consuma a diario dos cucharadas de semillas de linaza molida espolvoreada sobre ensalada, verduras o en su caldo desintoxicante. Esta semilla absorbe mucha agua, por lo que mantiene la humedad en sus intestinos, y aporta grasas omega 3 y fibra.

-Tome dos a cuatro cápsulas de 100-150 mg. de citrato de magnesio dos veces al día. Reduzca la dosis o detenga su consumo por completo si presenta diarrea. Muchos de nosotros tenemos un déficit de magnesio. Los síntomas comunes de déficit son estreñimiento, dolores de cabeza, calambres musculares, calambres menstruales, insomnio, palpitaciones y ansiedad.

-Tome 1.000 – 2.000 mg de ácido ascórbico —Vitamina C— en polvo o cápsulas 3 veces al día. Esto también ayuda con la desintoxicación y la desinflamación.

En caso de que no evacúe antes de almuerzo, tome un laxante herbal en la noche antes de dormir, solamente durante los 7 días del programa, para mantener los intestinos limpios. Dentro de los laxantes herbales comunes están el ruibarbo, la senna y el aloe vera. Estos no deben ser usados a largo plazo —y dejará de necesitarlos al cabo de un tiempo de seguir los pasos del cuidado intestinal antes mencionado.

Reduzca la inflamación

Prepare este delicioso batido antiinflamatorio dos veces al día mezclando:

1 taza leche de almendras*

1 cdta. de aceite de germen de trigo u otro prensado en frío

2 cdas. de semilla de linaza molida

1 taza de fruta fresca no cítrica (plátano, manzana, pera, etc.)

½ taza de agua filtrada

*Ponga 20 almendras a remojar en agua recién hervida durante varios minutos, hasta que suelte la piel. Pélelas y ponga en una licuadora junto con ¼ taza de agua fría. Licúe, adicione ¾ taza de agua y mezcle de nuevo.

Realice ejercicio fácil

Treinta minutos de caminata todos los días… Es todo. Pero no es indispensable, porque igual bajará sin la actividad física.

Relájese

Tome un exquisito baño de tina relajante y desintoxicante todas las noches.

Agregue dos tazas de sales de Epsom (magnesio y sulfuro desintoxicantes), 1 taza de bicarbonato de sodio (alcalinizante para equilibrar el pH), y 10 gotas de aceite de lavanda a la bañera con agua tan caliente como la pueda tolerar, y permanezca sumergido en ella durante 20 minutos justo antes de acostarse, todas las noches. O tome un sauna o baño de vapor por 30 minutos cada día para aumentar la eliminación de las toxinas a través de la piel.

Reflexione

Piense y escriba en un diario lo que está aprendiendo y cómo se está sintiendo durante este programa.

Como un ejercicio preliminar, haga una lista de 3 de sus comportamientos más tóxicos a nivel físico (ejemplo: comer dulces, no descansar, comer en forma descuidada), de sus 3 hábitos más tóxicos para la mente (ejemplo: postergar las cosas, andar de malhumor, tener baja autoestima), y de las 3 relaciones personales más tóxicas. Describa cómo se vería su vida sin estos malos comportamientos, hábitos y relaciones.

Qué hacer cuando terminen los 7 días

Una vez que termine este periodo y compruebe el poder que una semana de cambios dietarios y de estilo de vida tienen en su bienestar y cintura, puede continuar con este programa tanto tiempo como guste mientras sigue adelgazando y recuperando su salud. Y el regalo más grande que se puede dar es identificar a qué alimentos es alérgico y qué puede comer y disfrutar con seguridad, al reintroducir los alimentos muy cuidadosamente a medida que vaya dejando el programa. 

Lleve un registro en su diario de cualquier síntoma que experimente a medida que reintroduzca diferentes grupos alimenticios en forma lenta, uno a la vez. Los síntomas pueden ocurrir en cualquier momento, desde pasado algunos minutos hasta 72 horas después de la ingestión, y pueden incluir fatiga, confusión mental, cambios de ánimo, dolores de cabeza, molestias digestivas, perturbaciones de sueño, sarpullido, dolor articular o retención de líquido.

Cuando identifique los alimentos a los que es alérgico, es mejor evitarlos por 90 días. Luego puede re-introducirlos nuevamente, pero sin comerlos más allá de una vez cada 4 o 5 días.

Alimentos o ingredientes que debe evitar en forma permanente:

Jarabe de maíz de alta fructosa, grasas trans o hidrogenadas, alimentos procesados o comida chatarra, comida rápida, endulzantes artificiales y alimentos con aditivos, preservantes y colorantes. (Lea las etiquetas de los productos que consume)