La cebolla y sus potentes beneficios para la salud

Cultivadas en todo el mundo, las cebollas constituyen un ingrediente importante de muchos platos fríos y calientes. No obstante, además de su intenso sabor y olor, se ha descubierto que es un alimento con varios beneficiosos para la salud, debido principalmente a su alto contenido de antioxidantes y compuestos sulfúricos.

Cultivadas en todo el mundo, las cebollas constituyen un ingrediente... seguir leyendo

Cultivadas en todo el mundo, las cebollas constituyen un ingrediente importante de muchos platos fríos y calientes. No obstante, además de su intenso sabor y olor, se ha descubierto que es un alimento con varios beneficiosos para la salud, debido principalmente a su alto contenido de antioxidantes y compuestos sulfúricos.

Así, sus efectos antiinflamatorios han sido vinculados a un menor riesgo de cáncer, niveles más bajos de azúcar en sangre y mejor salud ósea.

Hay innumerables formas de disfrutar del sabor de las cebollas. Pueden serhorneadas, grilladas, fritas, salteadas o simplemente ser comidas crudas. Ahora, si de sacarle todo el partido a sus propiedades antioxidantes se trata, lo mejor es comerlas crudas, puesto que la cocción puede reducir algunos de estos efectos. 

También existen diferentes tipos de cebolla, pero las más comunes son las blancas, amarillas y moradas.

Además, se pueden comer cuando están inmaduras, es decir, antes de que el bulbo alcance el tamaño completo. En este caso reciben el nombre de cebolla de verdeo o cebollín. 

Información nutricional

La cebolla cruda es muy baja en calorías, solo 40 por cada 100 gramos.

Su contenido es principalmente agua (89 %), con 9 % de carbohidratos, 1,7 % de fibra, y diminutas cantidades de proteína y grasa.

Además, contiene vitamina C, vitamina B9 (folato), B6 (piridoxina) y potasio.

Beneficios salutíferos de las cebollas

Este bulbo ha demostrado tener fuerte propiedades antioxidantes, reducir la inflamación y suprimir el crecimiento de microorganismos dañinos.

Regulación del azúcar sanguínea

La diabetes es una enfermedad común, caracterizada principalmente por altos niveles de azúcar en sangre.

Estudios con animales  han demostrado que las cebollas pueden bajar los niveles de azúcar en sangre.

Este efecto también se ha replicado en humanos. Un estudio en pacientes diabéticos encontró que el consumo de 100 gramos de cebolla morada por día condujo a una significativa reducción de los niveles de azúcar en sangre. De esta forma se puede concluir que el consumo cotidiano de cebolla podría ser beneficioso en el manejo de la diabetes 1 y 2.

Fortalecimiento de la salud ósea

La osteoporosis (huesos “porosos”) es un problema de salud que se da particularmente en mujeres postmenopáusicas. Una dieta saludable es una de las principales medidas de prevención.

Ciertas investigaciones hechas con animales,  han demostrado que las cebollas tienen efectos protectores contra el deterioro de los huesos, y pueden incluso aumentar la masa ósea.

En las personas, un gran estudio observacional en mujeres sobre 50 años, encontró que el consumo regular de cebollas estuvo vinculado con un aumento en la densidad ósea.

Una nueva prueba controlada también mostró que la ingesta seleccionada de frutas, hierbas y vegetales, incluyendo cebollas, puede reducir la pérdida de hueso en mujeres postmenopáusicas.

Prevención del cáncer

El cáncer es una enfermedad caracterizada por el crecimiento descontrolado de células en el cuerpo. Es una de las principales causas de muerte a nivel mundial.

Varios estudios observacionales, han vinculado un mayor consumo de cebollas con un riesgo reducido de varios tipos de cáncer, tales como cáncer de estómago, de mamas, de colon y de próstata.

Nota:

Las cebollas contienen FODMAPs, que son carbohidratos de cadena corta que muchas personas no pueden digerir. Así, en ciertos individuos puede presentarse una intolerancia que se traduce en síntomas digestivos como malestar estomacal, acidez y flatulencia. En estos casos, es mejor evitar su consumo mientras no se haya fortalecido la capacidad digestiva.

Referencias:

  1. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19627203
  2. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15582196
  3. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21286406/
  4. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21079693/
  5. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15758507
  6. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12096836
  7. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11092407
  8. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19240657
  9. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25856221
  10. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17093154
  11. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8536847
  12. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8346081
  13. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9928867
  14. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8449594
  15. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17991535

Fuente:

https://authoritynutrition.com/foods/onions/