Documental: ‘Fed Up’, los sucios secretos de la industria de la alimentación

“Fed Up” es un documental en el que, de una forma dinámica, entretenida y con buenos efectos, nos dan una advertencia fuerte y clara: tenemos que cambiar lo que comemos.

“Fed Up” es un documental en el que, de una... seguir leyendo

“Fed up” es un documental en el que se le hace seguimiento a la vida de varios niños obesos que, a pesar de sus esfuerzos –comiendo lo que ellos piensan es “saludable y dietético” y haciendo mucho ejercicio–, tienen resultados infructuosos a la hora de bajar de peso, con todos los problemas que esto les conlleva tanto a nivel físico (uno de ellos mostrando ya indicios de diabetes) como psicológico, con frustraciones constantes.

Ya son más de treinta años los que llevamos luchando contra el problema del sobrepeso y la obesidad. Se habla en las revistas, en los programas de TV, se hacen campañas contra la obesidad a nivel gubernamental y, día tras día, aparecen nuevas “soluciones”: ejercicios, máquinas, dietas, pastillas, productos light o diet, etc. Sin embargo, vamos en la dirección opuesta; continuamos aumentando de peso y nos seguimos enfermando. Algo está mal.

Esto llevó a la reconocida periodista de televisión Katie Couric –productora y narradora de este increíble documental– a preguntarse… ¿Y si las soluciones no fueran soluciones? ¿Y si el enfoque usado para esta epidemia estuviera completamente equivocado?

En “Fed Up” se entrevista a numerosos expertos en materia de salud que apoyan y respaldan el argumento de que la industria de alimentos está poniendo en riesgo la salud de los norteamericanos. Porque si bien este documental está enfocado en EE.UU. y lo que ocurre en ese país con el tema de la industria alimentaria, el sobrepeso y la obesidad, se trata de una realidad que puede extrapolarse fácilmente a cualquier país occidental, incluso al nuestro. Claro que, para ser justos, en Chile vemos más campañas a favor del consumo de frutas y verduras, y nuevas legislaciones que buscan concientizar al público del daño que pueden producir ciertos alimentos procesados altos en azúcar o grasas (malas), o restringir la publicidad de alimentos a los niños, empleando animaciones o juguetes como gancho.

Los gobiernos son cómplices del problema de la obesidad

En otros documentales han tratado el tema de la obesidad antes; sin embargo, en pocos han llegado tan lejos como en “Fed Up” cuando se afirma que el gobierno de EE.UU. también es cómplice en el proceso. Es una acusación seria que requiere de evidencia bien sustentada, y este documental la tiene. Al menos te deja pensando al respecto.

Con el testimonio de pediatras, expertos, políticos e incluso de Bill Clinton, en “Fed Up” se expone las gran cantidad de información confusa y errónea que hay acerca de cómo las personas se vuelven obesas, el porqué las dietas y el ejercicio poco ayudan a resolver el problema, y cómo la industria de alimentos ha estado batallando por años para mantener esta información oculta imponiéndonos el mensaje de que estamos demasiado gordos porque nos movemos poco, porque pasamos mucho tiempo viendo TV y no por los alimentos que comemos.

“A pesar de que en este documental se exhiben los reales factores de la obesidad, no se menciona el punto ciego más determinante, que es el sentimiento de inseguridad, soledad y aislamiento. Este ha sido un aspecto creciente en la sociedad, especialmente en Estados Unidos, blanco frecuente de ataques terroristas y uso excesivo de tecnología. Lamentablemente, el factor biológico y emocional se ha pasado por alto en cada investigación realizada, tal vez porque la necesidad de un cambio radical a partir de esto sería asumir una absoluta derrota en muchas áreas de la industria y la ciencia”.

Los productos bajos en grasa contienen más azúcar

En 1977, con la implementación de las recomendaciones del Informe McGovern y los trabajos de investigación acerca de las causas de la obesidad que habían sido muy revisados por los grupos de presión de la industria alimentaria, los grandes fabricantes de alimentos tuvieron que poner menos grasa en sus productos. ¿Qué pasa con los alimentos cuando les quitas la grasa? Saben horrible, a cartón. Entonces, ¿cuál fue la solución de la industria para mejorar el sabor de los productos bajos en grasa? Agregarles más azúcar. Es así como los productos diet en efecto tienen menos grasa, pero, a la vez, tienen ¡más azúcar!

Curiosamente, la pirámide alimentaria ha cambiado su base en tiempos que la industria cambia su estrategia”.

Los expertos que la directora Stephanie Soechtig y Katie Couric han reunido en este documental proporcionan explicaciones claras de los problemas para la salud que implica tener tanta azúcar en los alimentos, y demuestran cómo, disfrazada bajo diferentes nombres, encuentras azúcar en más del 80 % de los productos del supermercado. Una sustancia adictiva, cuyas calorías son casi imposibles de quemar con ejercicio. ¿Por qué? Porque como nos explican en el documental, para ‘quemar’ 1/2 litro o una botella individual de una bebida gaseosa, tendríamos que andar en bicicleta durante una hora con quince minutos; 1 galletita con chips de chocolate equivaldría a 20 minutos de trote, y hablamos de una galletita, no del paquete entero. ¿Cuánto ejercicio tendríamos que hacer para quemar todo lo que comemos en un día?

El verdadero problema radica en la industria alimentaria

Ciertamente, en el documental no se está desalentando la práctica de la actividad física –llena de beneficios para la salud–. Lo que se pretende es que nos demos cuenta de que este enfoque no está resultando para reducir los niveles de obesidad a nivel mundial. ¿La razón? El verdadero problema radica en la industria de alimentos. En este documental se demuestra claramente cómo esta industria maneja las estrategias de marketing a la perfección para que compremos más, y nos engañan al hacernos pensar que hay alternativas más saludables o dietéticas con etiquetas llamativas o con coloridas animaciones para los niños. Su objetivo es vender. “Están en el negocio para hacer dinero, no para mantenernos saludables”, declara una de las entrevistadas.

En “Fed Up” se profundiza también acerca de las políticas gubernamentales en EE.UU. y cómo la presión de la gran industria logra, una y otra vez, que se legisle a su favor, y que se escondan al público importantes informes que alertan sobre los problemas a la salud de los alimentos procesados, cargados de azúcar.

De seguro en este documental no se ofrecerá nada nuevo a los consumidores informados, pero sin duda será muy revelador para gran parte de las personas que no tienen idea de lo que están llevando a sus bocas. “Fed Up” es un llamado de alerta principalmente a los padres para que busquemos entregar a nuestros hijos alimentos más saludables (comida casera), y evitemos así que se conviertan en parte de las estadísticas de niños con sobrepeso, obesos y enfermos. “Fed Up” es un documental en el que, de una forma dinámica, entretenida y con buenos efectos, nos dan una advertencia fuerte y clara: tenemos que cambiar lo que comemos.

Visita su sitio web oficial aquí.

Disponible en YouTube y en Netflix.

Por Carolina Pérez Araneda, editora revista Soluciones