Este invierno… Fortalezca sus defensas con batidos verdes

En casi todas nuestras ediciones hemos hablado sobre la importancia de los jugos o batidos de frutas y verduras, para fortalecer nuestras defensas y mejorar nuestra salud. Sin embargo, pocas veces hemos explicado en detalle cómo preparar tales bebidas para obtener los mejores resultados. A continuación, preste atención porque le damos las indicaciones para que obtenga un exquisito y nutritivo batido verde.

En casi todas nuestras ediciones hemos hablado sobre la importancia... seguir leyendo

Extracto de un artículo de Paul Fassa , para naturalnews.com

En casi todas nuestras ediciones hemos hablado sobre la importancia de los jugos o batidos de frutas y verduras, para fortalecer nuestras defensas y mejorar nuestra salud. Sin embargo, pocas veces hemos explicado en detalle cómo preparar tales bebidas para obtener los mejores resultados. A continuación, preste atención porque le damos las indicaciones para que obtenga un exquisito y nutritivo batido verde.

Tanto los batidos como los jugos caseros fortalecerán sus defensas y mejorarán su salud siempre y cuando evite lo más que pueda los alimentos procesados (envasados) y los medicamentos farmacéuticos.
Para hacer batidos verdes caseros necesita agua, ojalá filtrada, como su base líquida, vegetales sólo de hoja verde, de preferencia de la estación y de cultivo local, libre de pesticidas, y algunas frutas para crear una bebida cremosa llena de nutrientes alimenticios que se digieren fácilmente.

Los batidos verdes son una forma más rápida y fácil de obtener jugo, en vez de hacerlo con un extractor, y más barata también para principiantes, porque una buena licuadora resulta más económica que un buen extractor. Sin embargo, los primeros no reemplazan a los segundos, sino que entre ellos se complementan.

Cómo hacer un buen batido verde

Para ello necesita una buena licuadora, pero tenga en cuenta que no siempre la más cara es la mejor.

Primero, es recomendable mezclar apróx. 50/50 de vegetales verdes y de frutas, o incluso un 40/60 de vegetales y frutas. Esto ayuda para que comience con algo sabroso (más dulce), si no está acostumbrado a las verduras crudas trituradas. A la larga, puede atreverse con una mayor proporción de verduras que de frutas.

El verde lo puede obtener de varios vegetales saludables: lechuga, espinaca, cilantro, repollo, hojas de apio, pepino, perejil o pasto de trigo. A diferencia de los jugos de extractor aquí no se utiliza zanahoria u otros vegetales de color distinto al verde. Además, necesita fruta, ¿por qué? Porque aporta nutrición y ayuda a que los batidos sean menos amargos, más dulces y cremosos.

La mayoría de la fruta es rica en fibra soluble, lo que produce una mezcla homogénea sin separación de partículas. Las frutas que puede elegir son: plátano, pera, kiwi y berries de todo tipo (frutilla, guinda, arándano, mora, etc.). Las manzanas no tienen fibra soluble, pero igual dan sabor, cuerpo y nutrición. Al momento de licuar las frutas asegúrese de sacar el tallo, pero de dejar las semillas.

Necesita agregar suficiente agua (ojalá filtrada, así está libre de flúor) para que el batido quede de una consistencia espesa pero bebible. Muchos se sorprenden de lo sabroso que les resulta su primer batido verde casero.

Así que ¡anímese y experimente! Mezcle y combine diferentes verdes y frutas en momentos distintos. A algunos les gusta adicionar vitamina C en polvo, spirulina u otros súper alimentos en polvo; pero al principio, hágalo simple. Tampoco mezcle demasiadas verduras o frutas al mismo tiempo ya que esto puede hacer que algunos ingredientes se anulen entre sí.