¿Es seguro usar aluminio para cocinar?

El aluminio es un producto doméstico común que se utiliza a menudo en la cocina, en ollas, sartenes o como papel aluminio. Algunos afirman que usar este material para cocinar puede causar que se filtre aluminio a los alimentos poniendo en riesgo la salud. Otros, sin embargo, dicen que es totalmente seguro.

El aluminio es un producto doméstico común que se utiliza... seguir leyendo

El aluminio es un producto doméstico común que se utiliza a menudo en la cocina, en ollas, sartenes o como papel aluminio.

Algunos afirman que usar este material para cocinar puede causar que se filtre aluminio a los alimentos poniendo en riesgo la salud. Otros, sin embargo, dicen que es totalmente seguro.

En este artículo exploraremos los posibles riesgos asociados con el uso de aluminio y determinaremos si es aceptable o no su uso diario.

Hay pequeñas cantidades de aluminio en los alimentos El aluminio es uno de los metales más abundantes en la tierra. Se encuentra en pequeñas cantidades en el aire, el agua y en los alimentos, siendo algunos de ellos más propensos a absorber y acumular aluminio que otros alimentos, como ocurre con las hojas de té, los champiñones, la espinaca y los rábanos. Por otro lado, parte del aluminio que consumimos proviene de aditivos alimentarios como conservantes, agentes colorantes, antiaglomerantes y espesantes.

De todas formas, el contenido de aluminio en los alimentos y medicamentos no se considera un problema, ya que solo una diminuta cantidad del aluminio que ingerimos es realmente absorbido por nuestro cuerpo. El resto se excreta en las heces y orina. Así, generalmente, la pequeña cantidad de aluminio que ingerimos diariamente se considera segura.

Cocinar con aluminio puede aumentar el contenido de aluminio en los alimentos La mayor parte de la ingesta de aluminio proviene de los alimentos. Sin embargo, los estudios demuestran que el papel aluminio, los utensilios de cocina y los recipientes hechos de este metal pueden lixiviar el aluminio en sus alimentos.

Ahora, la cantidad de aluminio que pasa al alimento se ve afectada por una serie de factores, tales como: temperatura alta, alimentos ácidos como tomate, ingredientes como sales y especias. Sin embargo, la cantidad que impregna su alimento al cocinar puede variar demasiado. Por ejemplo, un estudio encontró que cocinar carne roja en papel aluminio podría aumentar su contenido de este metal entre 89% y 378%.

Tales estudios han causado preocupación acerca de que el uso regular de aluminio en la cocina podría ser perjudicial para la salud.

Riesgos potenciales a la salud por demasiado aluminio Como ya hemos dicho, la exposición diaria al aluminio que tenemos a través de los alimentos y cocina es considerada segura. Esto se debe a que las personas sanas pueden excretar eficientemente las pequeñas cantidades de aluminio que el cuerpo recibe.

Sin embargo, se ha sugerido al aluminio dietético como un factor potencial en el desarrollo del mal de Alzheimer, una enfermedad neurológica causada por la muerte de células cerebrales que produce pérdida de memoria y una reducción en la función cerebral. La causa de la enfermedad de Alzheimer es desconocida, pero se piensa que se debe a una combinación de factores genéticos y ambientales, que con el tiempo pueden dañar el cerebro.

En los cerebros de las personas con Alzheimer se han encontrado altos niveles de aluminio. Sin embargo, como no hay un vínculo entre las personas con una alta ingesta de aluminio debido a medicamentos, como los antiácidos, y el Alzheimer, no está claro si el aluminio dietético es realmente una causa de la enfermedad.

Aun así, es posible que la exposición a niveles muy altos de aluminio en la dieta pueda contribuir al desarrollo de enfermedades cerebrales como el Alzheimer. Pero el papel exacto que desempeña el aluminio en el desarrollo y progresión de esta enfermedad, si es que existe, aún no ha sido determinado.

Además de su posible participación en la enfermedad cerebral, un puñado de estudios han sugerido que el aluminio dietético podría ser un factor de riesgo ambiental para la enfermedad inflamatoria intestinal; sin embargo, aún no se ha establecido un vínculo definitivo.

Cómo minimizar la exposición al aluminio al cocinar Es imposible eliminar completamente el aluminio de su dieta, pero usted puede hacer algo para minimizar su consumo.

 Evite la cocción a muy altas temperaturas: cocine sus alimentos a temperaturas más bajas cuando sea posible.

Utilice menos papel aluminio: reduzca su uso para cocinar, especialmente si cocina alimentos ácidos, como tomates o limones.

Utilice utensilios que no sean de aluminio: use acero inoxidable, platos y utensilios de vidrio o porcelana.

Prefiera los alimentos caseros, y reduzca el consumo de alimentos procesados comercialmente que pueden contener niveles más altos de aluminio.

“Ante la duda, es siempre mejor emplear el principio de precaución y evitar el aluminio cuando sea posible”.

Fuente:

https://authoritynutrition.com/

aluminum-foil-cooking/