Erradique esa molesta distensión abdominal

La distensión abdominal, también conocida como meteorismo o gases, es una afección en la cual el vientre o abdomen se siente lleno y apretado, pudiendo estar visiblemente distendido o hinchado. Se considera una enfermedad digestiva frecuente y benigna asociada a malos hábitos alimentarios. Una de sus causas es la ineficiente digestión de ciertos alimentos que favorecen la fermentación y liberación de gases intestinales.

La distensión abdominal, también conocida como meteorismo o gases, es... seguir leyendo

Jaime Pacheco Cabezas

Iridólogo, Naturópata Holístico (U. de Aconcagua) Máster en Nutrición y Dietética aplicada (U. de León, España)

La distensión abdominal, también conocida como meteorismo o gases, es una afección en la cual el vientre o abdomen se siente lleno y apretado, pudiendo estar visiblemente distendido o hinchado. Se considera una enfermedad digestiva frecuente y benigna asociada a malos hábitos alimentarios. Una de sus causas es la ineficiente digestión de ciertos alimentos que favorecen la fermentación y liberación de gases intestinales.

 

Síntomas

Los síntomas pueden variar entre opresión en el pecho, dolor abdominal, diarrea, vómitos, eructos, flatulencia, fatiga, calambres estomacales, problemas respiratorios e hipo.

Causas de la distensión abdominal

Entre sus causas se consideran la deglución de aire o aerofagia, la acumulación de gas en el intestino por exceso de fibra (frutas y verduras), líquidos en los intestinos (puede ser signo de enfermedad grave), insuficiente consumo de agua o ingestión inadecuada de ciertos alimentos (los alimentos muy grasos, la lactosa, la fructosa y algunas proteínas pueden alterar el proceso digestivo generando gases y líquidos). En casos severos, la enfermedad de Crohn puede obstruir los intestinos causando distensión abdominal.

 

Otras causas las podemos encontrar en alergias a algunos alimentos, estreñimiento, obstrucción intestinal, menstruación alterada, quistes ováricos, reflujo gastroesofágico, síndrome del intestino irritable, proliferación bacteriana en el intestino delgado, aumento de peso y cualquier medicamento que contenga lactulosa o sorbitol. El estrés y la ansiedad también favorecen o agravan este cuadro.

 

 

Malos hábitos alimenticios

Si comemos apresuradamente nuestra digestión será lenta; y es justamente el ritmo alimentario la razón frecuente de sufrir hinchazón o distensión abdominal. Si nuestro estómago recibe una gran cantidad de alimentos mal masticados o insuficientemente triturados, esto dará lugar a una sensación de pesadez o distensión abdominal que favorece la aerofagia y la acumulación de gases en el colon (aerocolia). Si nuestra comida es muy abundante, evidentemente aumentará la distensión abdominal. El estreñimiento, es decir, la acumulación de heces en el intestino grueso, también promueve fermentaciones pútridas que generan mayor producción de gases y mayor distensión.

Dieta y alimentación

En el tratamiento de la distensión abdominal los alimentos que se deben evitar son: pastas, cereales, carnes en salsas, embutidos, menudencias, hígado, legumbres, pepinos, repollo, nabo, cebolla, huevo frito, grasas procesadas, brócoli, coliflor, rábanos, lechuga, duraznos y peras. El consumo de pan se debe reducir al máximo. Entre las bebidas se deben evitar: jugos de manzana y de uva, gaseosas, bebidas alcohólicas y bebidas heladas.

Si experimenta distensión abdominal después de comer arroz o trigo, evítelos. Si padece de enfermedad de Crohn evite el gluten, pues los almidones o alimentos que contienen gluten promueven la acumulación de gases.

Evite la leche y los derivados lácteos. Cuando ya somos adultos, la gran mayoría de nosotros no tiene suficiente cantidad de enzimas específicas (lactasa) que puedan digerir la lactosa, razón por la cual al consumirla genera mucho gas intestinal.

Remedios naturales

Remedios eficaces para tratar la distensión o hinchazón abdominal son:

infusiones de té de manzanilla, jengibre, hierbabuena o albahaca. Para mejorar la digestión y liberar el exceso de gases es de gran ayuda tomar cada mañana un vaso de agua con unas gotas de aceite de eucalipto. Otro remedio es hervir en una taza de agua una cucharada de té de canela molida y beber endulzado con un poco de stevia si lo desea. Se obtiene también un buen resultado con masticar un poco de hinojo después de las comidas.

 

Distensión abdominal y síndrome de intestino irritable Se debe tener presente que la distensión abdominal, los gases y el síndrome de intestino irritable están estrechamente relacionados. El síndrome de intestino irritable es el trastorno digestivo que los médicos atienden con más frecuencia, a pesar de que menos de la mitad de las personas aquejadas consultan. Este síndrome también se conoce como neurosis intestinal, colitis mucosa, colitis espástica o colon espástico, enfermedad en que se pierde la regularidad, la coordinación y las contracciones musculares del tracto digestivo, afectando la movilización normal de los alimentos y de las heces, acumulándose mucosidad y toxicidad en los intestinos debido a su obstrucción parcial.

Todo lo anterior dificulta la salida de gases y materia fecal, ocasionando distensión abdominal y estreñimiento.

Suplementos fundamentales

Incorpore alfalfa, vitaminas del complejo B, probióticos, aloe vera, complejo de aminoácidos en estado libre, carbón activado y enzimas proteolíticas, de acuerdo a sus características individuales y del cuadro que presente. Se debe atender no solamente el tracto digestivo, sino también el hígado.

 

Ejercicio físico

Es importante, puesto que –practicado regularmente– alivia los síntomas de la distensión abdominal como también la distensión abdominal causada por el síndrome pre-menstrual.