La salud natural se toma la TV chilena, entrevista a Carolina Bezamat

Hace tiempo que queríamos ver en la televisión abierta programas que fueran realmente educativos en términos de salud natural. No solo como anecdotario o como prevención, sino que atreviéndose a destacar las propiedades curativas de los alimentos, algo que realmente empodere a las personas sobre las decisiones que toman sobre su salud.

Hace tiempo que queríamos ver en la televisión abierta programas... seguir leyendo

Por Paulina Pizarro

Hace tiempo que queríamos ver en la televisión abierta programas que fueran realmente educativos en términos de salud natural. No solo como anecdotario o como prevención, sino que atreviéndose a destacar las propiedades curativas de los alimentos naturales, algo que realmente empodere a las personas sobre las decisiones que toman sobre su salud. ¿Podemos prevenir o tratar enfermedades sin depender de fármacos? En muchos casos se puede. Hoy, este tema por fin se ha abierto a la comunidad mediante la televisión, el medio más masivo que hay.

En abril de 2016, se estrenó “Súper Alimentos”, serie de reportajes de “Ahora Noticias Central” enfocados en mejorar la calidad de vida de las personas, cuya conducción está a cargo de la periodista Carolina Bezamat Walters. En el espacio se abordan diferentes líneas investigativas sobre las propiedades de los superalimentos: chía, cacao, brócoli, maqui, aloe vera, quínoa, cochayuyo, papaya, calafate, cúrcuma, kiwi, ajo chilote, etc. 

Haciendo televisión con un aporte real a la calidad de vida de las personas

Carolina Bezamat comenzó su carrera comentando música en radio y TV. Sin embargo, ese deseo de hacer algo que trascendiera y que la hiciera feliz la llevó a cambiar de rumbo y dedicarse a comunicar sobre salud natural. Esto no es antojadizo, ni una moda pasajera, dice. Sus motivaciones tienen mucho que ver con su vida personal, ya que a los 10 años le diagnosticaron diabetes tipo I, y después su madre atravesó por una grave enfermedad que sanó con métodos naturales.

¿De dónde viene tu interés por la salud natural?

Primero, creo que la diabetes (tipo I) que tuve desde los 10 años me hizo ver la responsabilidad sobre mi salud. Mi mamá también era superaplicada. Siempre estaba investigando sobre qué medidas tomar y qué alimentos eran los mejores para una niña diabética, y así empezamos. Pero a los 55 años a mi madre le dio artritis reumatoide. Ella era una mujer vital, del tipo “supermujer” que no pide ayuda para nada y que todo lo podía hacer sola. Y de pronto le viene una artritis que la dejó inhabilitada en silla de ruedas por los dolores, con deformación en sus brazos y piernas. Era tanto el dolor que sentía que teníamos que darle de comer, vestirla, transportarla. Fue un período superdoloroso para todos. Pero ella nunca se echó a morir y empezó a buscar alternativas, porque, claramente, los remedios tradicionales eran demasiado fuertes y su estómago se estaba liquidando.

En ese momento tomamos el tratamiento natural de Manuel Lezaeta Acharán. Se hizo reflexología, apiterapia, y comenzó a manejar también su tema emocional. Se metió en la antroposofía, a saber que tu historia de vida te marca mucho y que en algunas personas hay patrones conductuales que muchas veces desencadenan enfermedades crónicas, como cáncer, artritis o fibromialgia. Con esta conciencia, ella empezó a hacer un cambio increíble, transformó esa “supermujer” en una mujer que pide ayuda, que se muestra más vulnerable y que es mucho más feliz también.

Empezar a descubrirse es sumamente trascendente, no es un detalle menor. Realmente, es lo que siente uno, lo que piensa y lo que come; es primordial saber esto.

¿Cómo partió tu programa en televisión?

Yo partí con música. Bueno, a mí me encanta la música. He grabado canciones, discos, he tenido bandas, y en algún momento la música era lo más importante para mí. Yo pensaba que me iba a dedicar a la música. Sin embargo, lo que yo realmente quería hacer era terapias complementarias, salud natural. En el canal me miraron medio raro, me dijeron “no sé, bueno, tú sabes que si esto no funciona (en cifras), pa’ afuera”. Y partimos. Al principio fue un segmento chiquito, pero fue ganando espacio y rating, y creció mucho. Ahora el Mucho Gusto (matinal) tiene el segmento “Vida Sana”. Además, en prensa también tenemos “Súper Alimentos”. Yo siento que el tema ya se instaló.

¿Cómo es instalar un programa de TV que atribuya propiedades curativas a los alimentos?

Se debe entender que esto no se trata de dar “la pastilla mágica”. Este programa plantea que se puede mejorar la calidad de vida y, desde la prevención, evitar futuras patologías.

En el programa también le damos espacio al médico, quien ayuda a una persona a mejorar basado en la alimentación. Entonces siento que no excluye, sino que complementa. Por eso sería muy importante que la medicina alópata lograra complementarse desde la verdad con la naturópata, porque ganaríamos todos.

¿Has recibido algún tipo de crítica respecto a atribuir propiedades sanadoras a un alimento?

En general, el programa ha sido muy cauto en decir y en exponer lo que un superalimento hace. Partimos de la base que el estilo de vida, incluyendo el deporte y la alimentación saludable, son parte del conjunto que forma la buena salud.

Respecto a nuestras afirmaciones, nos avalan el INTA, la Universidad de Chile, la Universidad Católica, y hacemos exámenes clínicos, del antes y el después. Entonces, está muy bien trabajado, sin ser ambiciosos. Porque también podríamos decir que es “anticancerígeno”, más aún cuando hay personas que han experimentado con un alimento y se han recuperado, pero la idea es no generar falsas expectativas. Siento que se pueden exponer los beneficios de un alimento sin ser ambiciosos. Hay que ir de a poco. La idea es que la gente lo vaya integrando lentamente y que las expectativas sean realistas.

¿Cómo has visto la respuesta del público? ¿Conoces personas que se hayan beneficiado con tu programa?

La gente es muy cariñosa, y siempre me dicen “Carola, me fue superbien con lo que me dijiste”; sobre todo personas con problemas de digestión, estreñimiento e insulinorresistentes.

Un tema controversial respecto a la medicina convencional preventiva son las vacunas. ¿Qué opinas de los padres que deciden no vacunar a sus hijos?

Yo siento que si vas a decidir no vacunar a tu hijo, tienes que tomar resguardo frente a eso, es decir, si no lo vacunas, tienes que procurar una alimentación que fortalezca su sistema inmune, y si estás amamantando, también tienes que alimentarte de una manera particular. La discusión aun no está zanjada, están las dos visiones superpotentes. Si decidiera no vacunar a mis hijos, responsablemente debo tratarlo de manera especial. Porque podría enfrentar variables desconocidas.

La información es poder. Si decides tomar ese camino, tienes que dedicarle atención a la alimentación principalmente. Yo creo que es un camino superválido, y que las mamás lo hacen obviamente por el temor a lo que pasa con el tema del timerosal. Pero hay otras mamás que no quieren vacunar bajo ninguna circunstancia, y también me parece válido, pero deben aprender más de alimentación, ir con los especialistas adecuados, como un médico antroposófico, o alguien que trabaje con medicina complementaria, porque un médico tradicional le va a decir que vaya a vacunarlo.

¿Has leído alguna vez sobre la Nueva Medicina Germánica (GNM)?

Yo entrevisté a una mujer (Carolina) que siguió el método Hamer para sanar un cáncer y tuvo buenos resultados. Ella trabajó sus emociones y utilizó varias terapias para ayudarse. Por otra parte, en Chile, Wilson Araya empezó a investigar esta medicina que plantea que cada tipo de cáncer está vinculado a una emoción determinada y es posible analizar con un TAC cerebral, en donde se visualiza la zona del cerebro afectada y se ve una lesión. En el caso de la persona que yo entrevisté, la lesión se observaba en la zona que representaba las mamas. Estaba anticipándose a la aparición de un cáncer. Carolina había sufrido mucho debido a un grave accidente de su marido, que lo dejó incapacitado para moverse o hablar. Wilson hizo que ella trabajara esa emoción y mediante una terapia llamada RTMS se concentraron en la zona afectada. Cuando se hizo un nuevo examen, los nódulos en sus mamas ya no estaban. La GNM plantea que el cerebro controla, regula y además representa todas las partes de nuestro organismo, es decir, cada uno de nuestros órganos. Por lo mismo, señala que podría advertir la presencia de una enfermedad incluso antes de que esta se manifieste.

Carola Bezamat tiene una página web llamada Despertar en Salud. ¡Te invitamos a conocerla!