Eligiendo una mascota: ¿Autonomía del gato o sociabilidad del perro?

No es fácil elegir al animalito que adoptaremos en función de nuestro estilo de vida y expectativas. Todos los casos en los que los adoptantes no escogen con cabeza fría la mascota que se llevan a casa, derivan en problemas de convivencia.

No es fácil elegir al animalito que adoptaremos en función... seguir leyendo

Por Mirbame

No es fácil elegir al animalito que adoptaremos en función de nuestro estilo de vida y expectativas. Hay quien cree que puede atender a un perro y, sin embargo, el animal que se adaptaría mejor a su dinámica vital es un gato. Todos los casos en los que los adoptantes no escogen con cabeza fría la mascota que se llevan a casa, derivan en problemas de convivencia. El desenlace es un perro o un gato que regresa, en el mejor de los casos, al refugio donde se le adoptó o directamente a la calle.

¿Existirán rasgos de personalidad comunes para los dueños de gatos en comparación con los propietarios de perros u otras mascotas?

La respuesta es afirmativa y la dio el psicólogo Sam Gosling, de la Universidad de Texas, EE.UU., al entrevistar a 4.565 personas acerca de las mascotas y los animales. De acuerdo a este estudio, quedó de manifiesto que el vínculo emocional que tenemos con nuestras mascotas es tan fuerte que compartimos rasgos de personalidad.

Esto tiene mucho que ver con el carácter de ambos animales: mientras los perros gozan con salir a la calle e interactuar con otros seres humanos y con sus congéneres, los gatos son, en su mayoría, más huraños, interesados e independientes.

Pero también aclara que la afinidad con uno u otro puede variar a lo largo de la existencia: “Primero, porque ellos viven menos que nosotros (los gatos una media de 18 años y los perros de 14), de manera que pueden incluso marcar etapas de nuestra vida. Y segundo, porque en alguna de estas etapas podemos sentirnos más extrovertidos y sociales, y en otras tender a la introversión y la soledad, lo que determinará qué tipo de animal nos atrae”.

¿Sociables o solitarios?

En líneas generales, el estudio nos dice que las personas a quienes les gustan los perros son más sociables, y de alguna manera, establecen un vínculo afectivo con su mascota, de la que valoran muy especialmente su lealtad.

Por su parte, las personas que eligen convivir con gatos suelen ser amantes de la armonía, de la naturaleza y de la tranquilidad de espíritu. Suelen ser menos cariñosos y efusivos que los amantes de los perros, y también más solitarios y silenciosos.

Si tenemos en cuenta que las mascotas son una parte fundamental de nuestra vida (en Chile, 8 de cada 10 hogares tienen alguna), lejos de tratarlas como simples animales y más allá de los favoritismos, debemos reconocer que cada especie tiene sus propias características y necesidades. Para aclarar nuestro panorama, vamos a remarcar algunas diferencias en la personalidad de los gatos y los perros:

El Gato

  • Los gatos son animales solitarios, silenciosos y sigilosos, que van de caza en la noche y es en la oscuridad donde están más activos. En el día tienden a reposar más de 12 horas diarias, por lo que el arribo de una visita es mirado con cierta indiferencia. No les gusta el juego comunitario y si el dueño le ofrece una entretención, rápidamente la abandonan.
  • Suelen interactuar menos con las personas.
  • El gato busca el contacto con su dueño cuando le apetece, lo que no siempre coincide con los momentos en que él quiere acariciarlo o ponerlo en su regazo.
  • El gato es el rey de la casa y lo dejará claro siempre que tenga ocasión, así que si elige su sillón de lectura como lugar de descanso, olvídese de sentarse más en él.
  • Es independiente, más tranquilo, menos afectivo y con menor necesidad de atención que el perro, y no es necesario sacarlo a pasear.
  • Le gusta que lo dejen en paz, que haya un ambiente armónico, relajado y silencioso.
  • Se le puede dejar solo durante horas, con su comida, arena y tazón de agua.

El Perro

  • El perro es un animal de manada, como el lobo, y necesita un líder. Es muy leal y requiere mucha atención y cariño, porque tiene un sistema emocional muy profundo y perceptivo.
  • Es un animal dependiente, al que no se puede dejar en casa solo durante horas y del que hay que ocuparse activamente, cada día y muchas veces. Le gusta que le hablen, las caricias, los juegos… Eso es lo que él necesita y lo que lo hará un animal sano.
  • El perro establece un vínculo muy profundo con su familia, con su dueño y con las personas con las que convive.
  • Los perros son animales en esencia sociables y disfrutan de juegos interactivos con sus pares y con sus dueños.
  • Deben ser paseados a diario, especialmente los de mayor tamaño, sobre todo si viven en un espacio reducido.

En cualquier caso, perro o gato, una vez que se opta por adoptar a uno de estos animales, lo importante es comprometerse para cuidarlos durante el resto de su vida, hacerlos felices y respetar su naturaleza.

Fuentes:

www.garrasypatas.cl

www.mascotadictos.com/blog/donde-esta-la-protectora-de-animales-mas-cercana-l5469

www.consumer.es/web/es/mascotas/perros/adopcion/2012/07/07/210755.php