Ejercicio: La mejor forma de controlar el apetito y acelerar el metabolismo

Hay una forma para suprimir naturalmente el apetito e incrementar tu metabolismo sin efectos secundarios. Se llama “ejercicio regular” y acá te explicaremos por qué no sólo basta con “cerrar la boca” para bajar de peso en forma saludable y permanente. Primero, debemos aclarar que ejercicio regular, para efectos de este artículo, llamaremos a una actividad hecha un mínimo de cinco a siete veces a la semana, no sólo en forma intermitente.

Hay una forma para suprimir naturalmente el apetito e incrementar... seguir leyendo

Mike Adams y Dani Veracity

Hay una forma para suprimir naturalmente el apetito e incrementar tu metabolismo sin efectos secundarios. Se llama “ejercicio regular” y acá te explicaremos por qué no sólo basta con “cerrar la boca” para bajar de peso en forma saludable y permanente. Primero, debemos aclarar que ejercicio regular, para efectos de este artículo, llamaremos a una actividad hecha un mínimo de cinco a siete veces a la semana, no sólo en forma intermitente.

Como explica Smart Medicine for Healthier Living, el ejercicio afecta el sistema de control de apetito del hipotálamo:

“El centro de control de apetito del cuerpo es el hipotálamo, o ‘appestat’, la porción del cerebro que le dice al cuerpo cuándo tiene hambre y cuándo el estómago está lleno. Las señales de hambre del appestat son gatilladas por niveles específicos de ciertas sustancias en la sangre: glucosa, serotonina, noradrenalina, adrenalina y dopamina. La actividad física reduce los niveles de químicos estimulantes del hambre que causan que el appestat comience a hacer que el estómago suene de hambre, pero incrementa los niveles de químicos que señalan al appestat que el cuerpo marcha a buen ritmo con la máxima eficiencia y que no requiere alimentación. De hecho, investigaciones indican que el ejercicio puede inhibir el hambre hasta seis horas después del nivel más alto de actividad física”.

Esto significa que no tendrás que ignorar esos calambres estomacales de hambre o evitar esos tentadores antojos, porque con el ejercicio regular, no los tendrás. Junto con ayudarte a cortar la cantidad de calorías que pones en tu sistema, el ejercicio también te ayuda a quemar la grasa corporal que ya tienes al incrementar tu metabolismo.

A diferencia de los estimulantes, que incrementan tu metabolismo a costa de tu sistema nervioso haciendo que a veces padezcas de palpitaciones cardíacas, el ejercicio le da un impulso natural al metabolismo mientras lo haces, y también cuando no lo haces, por lo tanto quemas calorías mientras duermes.

¿Cómo es esto posible?

El ejercicio construye músculo, lo que naturalmente quema más calorías durante el descanso que el tejido graso. Además, los músculos de los muslos y abdominales se ven mejor que cuando sólo hay grasa, por ende el ejercicio mejora tu apariencia física, teniendo un impacto en la autoestima y los niveles de felicidad en general.

 

No obstante, a pesar de sus numerosos y comprobados beneficios, aún hay personas que tratan de evitarlo lo más posible. Si eres de esas personas, o conoces a alguien así, sigue estos consejos y esperamos que te ayude.

Cómo incorporar el ejercicio en nuestra vida

1.- Sal a caminar con un amigo o amiga. Estarás tan entretenido conversando que te olvidarás que estás ejercitando.

2.-El ejercicio no tiene por qué ser aburrido. Recuerda todas esas cosas divertidas que te gustaba hacer de niño. ¿Andabas en bicicleta?, ¿Patines? ¿Practicabas algún deporte? ¿Natación? Bueno, todas esas actividades son ejercicio físico. Cuando niños, nos ejercitamos todo el tiempo, pero no lo pensamos como ejercicio. Lo considerábamos un juego, los hacíamos por diversión.

3.-Sal a bailar. La mayoría de los clubes o discotecas tienen una gran variedad de música. Ya sea ballet, rap, ballroom, salsa, pop, etc. Tomar clases o unirse a un grupo de baile es un excelente ejercicio.

4.-Si te gusta el pilates o los aeróbicos, pero no quieres tomar clases, existen videos o DVDs que te pueden ayudar a seguir una clase de este estilo en tu propio hogar.

5.-Estaciónate lejos de las entradas. Caminar hacia el auto puede convertirse en parte de tu dosis diaria de ejercicio.

6.-Elige subir escaleras en vez de tomar el ascensor.

7.-Si tienes un empleo de oficina, puedes hacer ejercicios de respiración intensa y de estiramientos, y salir de vez en cuando a la calle, para mantenerte activo. Reserva al menos 20 minutos al día para hacer algún tipo de actividad física.

Recuerda, el ejercicio puede ser entretenido, pero tienes que percibirlo como tal. Incorpóralo en tu vida y puede ser uno de los pasos más positivos y significativos que puedas hacer para bajar de peso, mejorar tu salud en general, reducir tus probabilidades de padecer enfermedades crónicas, tener más energía, sentirte bien, aliviar el estrés y la ansiedad, y mejorar tu apariencia física. ¡Haz ejercicio hoy!

Fuente:

www.naturalnews.com/downloads/NaturalAppetiteSuppressants.pdf