Diverticulosis y Diverticulitis

Las millones de células de nuestro organismo recibirán lo que le proporcionemos a través de lo que comemos y digerimos, sean nutrientes o toxinas. La diverticulitis es una enfermedad del colon y según la iridología, podría afectar además de la zona local, reflejamente otra(s) parte(s) o sector lejano de nuestro cuerpo.

Las millones de células de nuestro organismo recibirán lo que... seguir leyendo

JAIME PACHECO CABEZAS
IRIDOLOGÍA, NATUROPATÍA HOLÍSTICA 

Las millones de células de nuestro organismo recibirán lo que le proporcionemos a través de lo que comemos y digerimos, sean nutrientes o toxinas. La diverticulitis es una enfermedad del colon y según la iridología, podría afectar además de la zona local, reflejamente otra(s) parte(s) o sector lejano de nuestro cuerpo.

El colon, un órgano reflejo

Enfermedades del colon tales como diverticulitis trastornan su función y afectan vía nerviosa y sanguínea otras zonas lejanas del cuerpo. Un colon enfermo puede originar afecciones como dolores lumbares, alergias, depre-sión, cansancio, tinnitus, etc.
Los divertículos son pequeñas bolsas o sacos originados por la inflamación de las membranas mucosas que recubren el colon. Se denomina a esta condición diverticulosis, que se puede presentar con o sin síntomas. La diverticulitis se presenta cuando estos sacos atrapan material de desecho y se infectan o inflaman. Frecuentemente, el estreñimiento por una dieta baja en fibra es precursor de los divertículos. Su formación ocurre en los tejidos débiles de la pared del colon, cuando la persona estreñida ejerce una presión muy fuerte para movilizar la materia fecal dura y seca.
Cólicos, dolor en el costado izquierdo del abdomen, sensación de saciedad, gases, estreñimiento o diarrea, náuseas y necesidad constante de evacuar, son algunos síntomas. Muchas personas que padecen diverticulosis no lo saben, porque no experimentan síntomas o bien porque los confunden con una simple indigestión.

Soluciones:

-Tratar la fiebre interna, que es concomitante con el estreñimiento, mediante la aplicación de cataplasmas de barro y/o paños fríos en la zona abdominal. También debe incorporar a su dieta más alimentos frescos y crudos, que bajarán la temperatura durante la digestión.

-Incorporar enzimas proteolíticas para ayudar a la digestión y reducir la inflamación del colon. Ejemplo: papaya fresca con sus semillas, piña, cuajo (renina), alimentos fermentados como el kéfir (yogurt de pajaritos) y/o incorporar suplementos de acidophilus. Todo esto con el fin de mejorar la asimilación del intestino delgado reemplazando y mejorando la flora intestinal.

-Incorporar aminoácidos para la curación y reparación de los tejidos. Buenas fuentes son el huevo, la proteína de suero de leche y el pescado.
-Evitar el estreñimiento y la acumulación de desechos en los sacos de la pared del colon (vea artículo sobre Estreñimiento en Ed. 105 del GS).
-Proteger y curar las membranas mucosas de la zona digestiva mediante la ingesta de gel de la hoja de aloe vera, aceite de germen de trigo procesado en frío, aceite de oliva extra virgen y chía (bebida obtenida al remojar esta semilla en agua).

 

Examen iridológico
En el iris, los divertículos se observan como lagunas adosadas a la corona nerviosa. Hay divertículos internos y también externos, dependiendo a qué lado del collarete se encuentren.

Sugerencias útiles:
Aplicación de hidroterapia para estimular el proceso digestivo.
-Beber abundante agua filtrada.
-Una forma fácil de incorporar fibra es a través de batidos verdes. En una licuadora se mezclan hojas verdes a elección (ej. alfalfa, lechuga, espinaca, perejil, cilantro, hojas de apio, etc.) con plátano y alguna otra fruta de estación. Se agrega agua y se licua bien. Puede tomarse antes o entre las comidas.
-Para una reparación más rápida, haga una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas, evitando semillas, frutos secos, cereales, lácteos, carne roja, frituras, aliños, azúcar, harinas blancas y alimentos procesados.

-Para una limpieza más profunda de los intestinos es útil la aplicación de enemas con 2 litros de agua tibia y el jugo de un limón fresco.

En caso de dolor y/o estreñimiento puede aliviar rápidamente al masajear el lado izquierdo del abdomen con paños fríos.

-Como estilo de vida, ayuda hacer ejercicios de estiramiento estando de pie. También se debe procurar evitar el estrés, ya que intensifica los síntomas y detiene la recuperación.

Según sea el caso individual, para una curación adecuada también puede incorporar plantas medicinales (ej. Pau D’arco, Plántago), aminoácidos, enzimas, probióticos, vitaminas A, B, E y C en megadosis y ácidos grasos esenciales.

 

Nota: La medicina tradicional trata la diverticulitis solamente con antibió-ticos por vía oral o intravenosa, antiinflamatorios, drenaje percutáneo y/o cirugía cuando el paciente presenta perforación.