Caspa: Prevenga y trate este antiestético problema

La caspa puede ser causada por el hongo Pityrosporum ovale, pero al igual que muchas otras afecciones, también está relacionada con estrés y mala nutrición, particularmente, con una deficiencia del mineral zinc por demasiada excreción durante períodos de nerviosismo, mayores exigencias o tensiones relacionadas con el rendimiento.

La caspa puede ser causada por el hongo Pityrosporum ovale,... seguir leyendo

Paola Ramírez

Nutriterapeuta Ortomolecular

La caspa puede ser causada por el hongo Pityrosporum ovale, pero al igual que muchas otras afecciones, también está relacionada con estrés y mala nutrición, particularmente, con una deficiencia del mineral zinc por demasiada excreción durante períodos de nerviosismo, mayores exigencias o tensiones relacionadas con el rendimiento.

El zinc puede encontrarse en alimentos ricos en proteína como la carne de vacuno y de cordero, y la carne oscura de pollo y pavo. Otras buenas fuentes de zinc son las nueces, los granos enteros, las legumbres y la levadura.

Hay dos tipos de caspa que podemos llamar los principales: seca y grasosa.

La caspa seca se caracteriza por la presencia de escamas finas que son las responsables de crear una capa de polvo blanco en el cuero cabelludo. Esta caspa se elimina en poco tiempo porque se desprende fácil, así que despreocúpese y simplemente concéntrese en disminuir las tensiones y suministrar los nutrientes necesarios.

La caspa grasosa suele aparecer mayormente durante la adolescencia, debido a la alta producción sebácea. Las escamas se localizan en el cuero cabelludo y el desprendimiento es más difícil por su grasitud.

Pasos fáciles y efectivos para deshacerse de esta molesta condición

-Alimentarse de manera correcta. Aumentar el consumo de frutas y verduras crudas; reemplazar el té y el café por aguas de hierbas e infusiones con miel, cáscara de cítricos, etc.; preferir los alimentos integrales antes que los sobre procesados.

-Mantener el pelo y el cuero cabelludo limpios. Esto con el fin de evitar la acumulación de células muertas y así frenar el aumento de caspa. El uso de un champú anticaspa natural, como el de ortiga, ayudará a desinfectar y neutralizar su cuero cabelludo.

-Cepillar diariamente para mejorar la circulación. La manera más eficaz de cepillar el cabello consiste en doblarse desde la cintura con la cabeza hacia el suelo y luego cepillarse de la base del cuello hacia adelante. Previo a esto, un masaje con la yema de los dedos será de gran aporte para relajar.

Recetas naturales para prevenir y tratar la caspa

Cabe señalar que para que este tipo de tratamientos sean completamente efectivos, la persona debe ser cuidadosa y alimentarse de manera sana y natural.

1. Para caspa seca

-Apio. En un litro de agua agregar tallos y hojas de apio, hervir 5 minutos, dejar reposar y aplicar masajeando el cuero cabelludo después de cada lavado.

-Vinagre de sidra de manzana. Diluirlo con una cantidad igual de agua y aplicar a modo de tónico en el último enjuague después de lavar el cabello.

-Tomillo. Preparar una infusión concentrada de tres cucharadas de la hierba en una taza de agua hirviendo. Tapar y dejar reposar al menos 10 minutos, luego colocar este tónico en el cabello después del lavado, sin enjuagar.

-Colocar dos cucharadas de hojas de ortiga y dos de tomillo en una taza, verter agua hirviendo, dejar reposar y enfriar, y agregar al último enjuague después de haber lavado el cabello.

2. Para caspa seborreica:

-Árbol de té. Colocar 10 gotitas de este aceite esencial en medio litro de agua. Hacer un masaje con esta mezcla friccionando el cabello, dejar actuar 30 minutos y lavar con un champú suave y natural. Aplicar 2 veces por semana. Este masaje ayuda a regularizar las glándulas sebáceas.

-Hervir 1 cucharada de hojas de menta en una taza de agua durante 3 minutos. Retirar del fuego, tapar y dejar refrescar. Añadir 3 cucharadas de vinagre y aplicar sobre el cuero cabelludo.

-Poner una cucharada de romero y otra de salvia en una taza, verter agua hirviendo y dejar reposar tapado 10 minutos. Aplicar en el último enjuague.

En ambos casos sirve la vitamina D3: Exponer el cuero cabelludo al sol, desde un mínimo de 15 minutos hasta un máximo de 30 minutos todos los días, temprano en la mañana o después de las 4 de la tarde. El sol nos entrega la tan apreciada vitamina D3 que, además de todos sus beneficios, tiene un efecto antiinflamatorio en la piel que se está descamando.

Suplementos de ayuda: Vitaminas D3, E, B3 con C, y la ingesta de abundante agua.