Calidad y uso correcto de los aceites vegetales

Hay dos factores principales que le ayudarán a identificar la calidad de los aceites vegetales que está comprando y cómo se deben usar para obtener el máximo beneficio.

Hay dos factores principales que le ayudarán a identificar la... seguir leyendo

Hay dos factores principales que le ayudarán a identificar la calidad de los aceites vegetales que está comprando y cómo se deben usar para obtener el máximo beneficio.

Primero, en su estado natural, cada aceite tiene un sabor característico e individual. Segundo, cada aceite tiene un punto de humo diferente (la temperatura en que el aceite comenzará a humear, chispear y desnaturalizarse a algo menos delicioso y saludable).

Algunos ejemplos

Aceite de oliva. De cuerpo ligero y rico sabor, tiene una amplia variedad de usos debido al sistema de presión que se ocupa para su extracción. El aceite de oliva extra virgen tiene un punto de humo de 160°C, pero entre más prensadas reciba más alto será su punto de humo.

Aceite de coco. Aporta ácido láurico (con propiedades antibacterianas, antioxidantes y antivirales), y contiene 66% de triglicéridos de cadena media. Su punto de humo es de 171°C.

Aceite de sésamo. Se usa para aportar sabor en la cocción de carnes y también como aderezo para las ensaladas. Su punto de humo es de 210°C.

Aceite de almendras. Ideal para saltear y con un sabor muy similar a la nuez. Su punto de humo es de aproximadamente 216°C.

 

Aceite de palta. Muy rico en vitamina E, se usa para saltear y sellar, y en otros usos que requieren altas temperaturas, con un punto de humo de 271°C.

Independiente de su origen saludable, los aceites vegetales pueden ser corrompidos por los procesos industriales modernos. De esta forma, los aceites que han sido hidrogenados o parcialmente hidrogenados, se alejan de su forma natural y dejan de ser beneficiosos para la salud.

Por lo tanto y en lo posible, compre y use aceites vegetales orgánicos, prensados en frío y sin refinar. Use aceite de oliva extra virgen en ensaladas o en alimentos ya cocinados, pero no lo use para cocinar a altas temperaturas. Para las cocciones a temperatura media, puede usar aceite de coco virgen, que es alto en grasas saturadas beneficiosas y tiene un punto de humo similar al de la mantequilla o la manteca (177 y 182°C respectivamente). Estas últimas, en pequeñas cantidades, pueden ser otra buena opción para cocinar a temperaturas medianas.

Para cocinar a temperaturas más altas, puede usar aceite de sésamo, almendras o palta. El aceite de palta tiene una resistencia natural muy alta a quemarse o humear en comparación con otros aceites vegetales, siendo ideal para sellar carnes y saltear en wok.

 

Fuentes:

Jonbarron.org

Naturalnews.com