Bocio: Reactiva la tiroides y aumenta tu metabolismo

Mirbame

El bocio puede describirse como un crecimiento anormal de la tiroides. Generalmente no ocasiona dolor, pero puede originar una tos muy severa y otros problemas en la garganta, lo que dificulta la deglución y la respiración. El bocio puede ocasionar inflamación de diferentes dimensiones. Entre más grande sea el tamaño del bocio, más severos serán los síntomas.

Dato importante

Es bastante frecuente que se diagnostique bocio por error, en lugar de alguna otra enfermedad de la garganta. Esto debido a que sus síntomas no son exclusivos. Pueden ocurrir en cualquier tipo de infección, inflamación o enfermedad.

Causas y factores a tener en cuenta.

Contrario a lo que mucha gente cree, el bocio no es exclusivamente ocasionado por una glándula tiroides que no funciona correctamente. Hay varios factores que podrían causar esta inflamación. Acá te damos algunos:

Deficiencia de yodo:  Una cantidad adecuada de yodo es absolutamente esencial para la producción de hormonas tiroideas. El yodo se encuentra generalmente en el agua de mar, así como en el suelo alrededor de las zonas costeras. Se ha comprobado que las personas que viven en el interior o en altas elevaciones, padecen regularmente de deficiencia de yodo. En un esfuerzo por absorber más yodo del cuerpo, la glándula tiroides se expande.

Inflamación de la tiroides por diferentes causas: Tiroiditis, infecciones, radiación.

Medicamentos: Entre ellos, los que se usan para tratar trastornos mentales, como el litio.

Enfermedad tiroidea autoinmune: Tiroiditis de Hashimoto y enfermedad de Graves.

Alteraciones congénitas: Enfermedades que ya están presentes al nacer.

Pubertad, embarazo y menopausia

Cigarrillo: Contiene mucho cadmio, un metal pesado que daña la función tiroidea.

Si presentas algún signo o síntoma de hipotiroidismo, entonces es momento de comenzar a rehabilitar tu tiroides.

Hábitos alimenticios para reactivar la tiroides y aumentar el metabolismo

En una dieta adecuada para tratar el bocio, no solo se deben incluir ciertos alimentos clave. También necesitas cambiar tus hábitos alimenticios. Para empezar, en lugar de comer tres veces al día, es mejor ingerir cinco o seis comidas más pequeñas, separadas en intervalos frecuentes.

1. Bebe dos litros de agua al díaEs importante tomar agua filtrada, que elimine los metales pesados, el cloro, el flúor y otros compuestos tóxicos presentes en las aguas potables tratadas.

2. Elimina por completo el consumo de alimentos que suprimen la tiroides: soya, lácteos, azúcar y cereales que contienen gluten (trigo, avena, centeno y cebada).

3. Aumenta el consumo de nutrientes que favorecen a la tiroides:

  • L-tirosina: carne, pollo, pavo, pescado y huevos.
  • Cobre: ostras, nueces, almendras, avellanas, arvejas, hígado de vacuno.
  • Vitamina A: hígado, ají rojo, zanahoria, perejil, berro, espinaca, acelga, hojas de betarraga, cebollín, zapallo, mango y durazno.
  • Vitamina E: aceite de germen de trigo, semillas de girasol, almendras y aceite de oliva extra virgen.
  • Vitamina C: acerola, pimentón rojo y verde, ají rojo, perejil, repollo verde y morado, brócoli, repollitos de Bruselas, berro, coliflor, frutillas y espinaca.
  • Selenio: nueces de Brasil, germen de trigo, mantequilla (no margarina), vinagre de sidra de manzana.
  • Yodo: algas marinas, mariscos, pescados y huevos.
  • Zinc: ostras, jengibre, cordero, nueces, almendras, arvejas y sardinas.

4. Elimina el consumo de estimulantes. Las bebidas estimulantes (café, té, gaseosas, bebidas energizantes) pueden incrementar el estrés y agravar el hipotiroidismo.

5. Reduce al máximo la ingesta de flúor. Éste bloquea la producción de hormonas tiroideas, daña los dientes, los huesos y el sistema neurológico.

Para acelerar la rehabilitación:

  • Reemplaza la pasta dental normal por un cepillado con bicarbonato de sodio o consigue una pasta dental sin flúor.
  • Cambia la sal convencional por sal de mar y acostúmbrate a leer las etiquetas antes de comprar un alimento.

6. Disminuye el consumo de azúcares y otros carbohidratos. Éstos incrementan el estrés y agravan el hipotiroidismo. Bajar o eliminar el consumo de azúcar, dulces, pan, papa, pasta y plátano reanimará la tiroides y te ayudará a reencontrar el equilibrio hormonal.

Remedios naturales

  • El fucus vesiculoso (Fucus vesiculosus) es un alga rica en sales minerales, especialmente yodo. Está indicada para el bocio. Para su preparación, pon entre 10 y 20 gramos del alga en un litro de agua y deja hervir por cinco minutos. La dosis recomendada es de dos a cuatro tazas al día. Precauciones: no se debe ingerir en caso de hipertiroidismo, nerviosismo o hipertensión arterial.
  • Aplicar cataplasmas frías de corteza de roble y arcilla directamente sobre el cuello. Para preparar este remedio, agrega un puñado de corteza de roble en un litro de agua y deja hervir durante 10 minutos. Cuela el líquido, y con una taza del mismo, prepara una cataplasma, añadiendo arcilla hasta conseguir una pasta consistente.
  • El berro es utilizado para tratar el bocio. Hierve sus ramas en agua y consume de tres a cinco tazones diarios de esta infusión.
  • El mejor remedio contra el bocio son las sopas de algas. De hecho, hay numerosos estudios en los que se ha demostrado que en países en donde estos alimentos son de consumo habitual, hay una baja incidencia de esta enfermedad.
  • Baños fríos. Tanto en el hiper como en el hipotiroidismo, si hay bocio se tolera bien el frío y no se soporta el calor. El frío tonifica y mejora el metabolismo. También se puede caminar sobre hierba húmeda o arena mojada.

Debes realizar estos tratamientos durante 4 o 6 semanas. Luego descansa una semana o dos y puedes repetir. Es lento, pero los resultados pueden ser sorprendentes.

Salud emocional y tiroides

En este plano, si tienes problemas de tiroides es porque has ido muy de prisa y te sientes desvalorizado. Busca la relación entre tus emociones y tus problemas físicos. Recuerda que las emociones que activan la tiroides son el interés en la vida, la alegría, el entusiasmo, el júbilo y la acción.

Importante

La adición frecuente de pequeñas cantidades de algas pulverizadas o desmenuzadas en la cocción de guisos o currys, o en otros alimentos como condimento, es una manera excelente de proveer el yodo adecuado (en la ausencia de otros suplementos). Y es una práctica saludable para los veganos. Cien gramos de hijiki seco o 15 gramos de kombu o kelp seco, proporcionan la ración de un año para una persona.

 

Además puedes leer un completo especial de Tiroides y tu metabolismo en la Revista Soluciones Digital Nº5, puedes comprarla a un precio especial pinchando AQUÍ

También puede ver el listado completo de la Revista Soluciones Digital AQUÍ