Beneficios de la leche de almendra

La leche de almendra es una de las leches vegetales más populares. Es rica en varios nutrientes saludables, aunque comparada con las almendras enteras está diluida y pierde la mayoría de la fibra.

La leche de almendra es una de las leches vegetales... seguir leyendo

Por Dr. Atli Arnarson
para AuthorityNutrition.com

La leche de almendra es una de las leches vegetales más populares. Es rica en varios nutrientes saludables, aunque comparada con las almendras enteras está diluida y pierde la mayoría de la fibra.

¿Qué es la leche de almendra?
Es una lechada hecha con almendras trituradas con agua y pasada por cedazo para separar el líquido de los sólidos. También se puede hacer adicionando agua a la mantequilla de almendras.

Tiene un agradable sabor a nuez y una textura cremosa similar a la leche normal, lo que hace que sea una buena opción para los veganos y para quienes son alérgicos o intolerantes a los productos lácteos.

Es muy fácil de hacer en casa, pero también se encuentra disponible en grandes supermercados o tiendas naturistas, con una variedad de sabores, enriquecida con vitaminas o minerales como calcio, y también endulzada. No obstante, por razones de salud es mejor elegir la opción que no contiene azúcar adicionada.

A continuación los 7 principales beneficios salutíferos de beber leche de almendra:

Si bien la leche de almendra no es tan nutritiva como la leche de vaca natural, los productos enriquecidos se acercan bastante. Esto, porque con frecuencia contienen adición de vitamina D, calcio y proteína, asemejándola más a la leche de vaca en su contenido nutricional.

Sin embargo, la leche de almendra es naturalmente rica en varias vitaminas y minerales, especialmente vitamina E, con un aporte de casi el 50% por taza de la dosis diaria recomendada (DDR).

Si bien las almendras están compuestas en un 50% por grasa y son altas en calorías, la leche de almendra comercial es una bebida baja en calorías, con cerca de 1% de grasa, pero densa en nutrientes.

Una taza de leche de almendra contiene solo 39  calorías, que es la mitad de calorías de una taza de leche descremada (2, 8).

No obstante, no todas son iguales. Las caseras por ejemplo contienen muchas más calorías (y nutrientes), dependiendo de la cantidad de almendras que se usen para una taza de lechada (1).

La lechada de almendra sin azúcar es una bebida baja en carbohidratos, con solo 1,5 gramos por taza . En comparación, la leche de vaca baja en grasa contiene un total de 12 gramos de carbohidratos por taza .

La leche de almendra es también alta en grasa y proteína en relación a su contenido de carbohidratos. Por esta razón, no causa un aumento repentino en los niveles de azúcar en sangre, siendo adecuada para los diabéticos y para quienes están en una dieta baja en carbohidratos.

De todas maneras, si opta por una versión comercial, es importante leer la lista de ingredientes y elegir productos lo más puros posibles.

Al ser libre de productos de origen animal, es una gran opción para los veganos, y como por lo mismo no contiene lactosa en absoluto, es un sustituto de leche adecuado para las personas con intolerancia a la lactosa.

Muchas personas son intolerantes al azúcar natural de la leche de vaca (lactosa) y no pueden digerirla completamente. La lactosa no digerida pasa al colon, donde es fermentada por las bacterias que allí habitan, lo que provoca gases excesivos, hinchazón, diarrea y molestias asociadas.

El ácido oleico, el principal ácido graso en el aceite de almendras, ha sido relacionado con cambios beneficiosos en los lípidos sanguíneos .

Un estudio en adultos sanos demostró que comer 66 gramos de almendras o aceite de almendra diariamente durante seis semanas redujo sus niveles de colesterol LDL “malo” en un 6% y los triglicéridos en un 14%, y aumentó el colesterol HDL o “bueno” en un 6%.

Estos cambios beneficiosos en el perfil lipídico de la sangre están asociados con un menor riesgo de enfermedades cardíacas .

Como ya hemos dicho, la leche de almendra es una fuente rica de vitamina E, que es la gran responsable de muchos de los beneficios para la salud que aportan las almendras. La vitamina E evita la oxidación de los lípidos y reduce los niveles de colesterol LDL oxidado, que es un factor de riesgo para enfermedades del corazón .

 

Es fácil de hacer
Si quiere preparar leche de almendra en casa, todo lo que necesita es almendras, agua y una licuadora.

Para 1 litro de lechada se ocupan 200 gramos de almendras y 800 ml de agua pura. Para una taza, 12 almendras y 200 ml de agua.
Deje remojando las almendras en agua por 8-12 horas o toda la noche. El remojo ablanda la piel, lo que hará que pueda pelarlas fácilmente bajo el chorro de agua.

Luego, ponga las almendras peladas en la licuadora, agregue agua pura y mezcle hasta que quede suave. Finalmente, pase la mezcla por un cedazo o paño para remover los sólidos, y está lista.

“Y no olvide aprovechar los sólidos de almendras. Puede agregarlos a prácticamente cualquier plato para aumentar su contenido de fibra y darle un rico sabor”.

Usos
Al igual que la leche de vaca, la de almendra es muy versátil:
    Puede consumirla junto con avena o cereal.
    Agregarla al café o té.
    Preparar batidos.
    Usarla en sopas, salsas o aderezos.
    Usarla en vez de la leche común en muchas recetas de productos horneados y postres en general.

Atención:
La leche de almendras no es apta como reemplazo de la leche materna.

“La leche materna será siempre el mejor alimento para el bebé; sin embargo, en caso de que no cuente con ella, puede aprender a hacer una fórmula casera completa diseñada por la Fundación Weston Price, que hemos publicado en la Ed. 109, págs. 10 y 11de El Guardián de la Salud”.