Beber solo dos bebidas light o diet al día duplica el riesgo de diabetes

Un nuevo estudio dirigido por investigadores suecos, descubrió recientemente que beber solo dos latas de bebida diet al día puede duplicar el riesgo de desarrollar diabetes.

Un nuevo estudio dirigido por investigadores suecos, descubrió recientemente que... seguir leyendo

 

Muchas personas han cambiado las bebidas gaseosas con azúcar por las versiones light o diet creyendo la publicidad de que los productos dietéticos son más saludables. Sin embargo, las investigaciones continúan encontrando evidencia de que estas bebidas endulzadas artificialmente no son mejores que sus contrapartes endulzadas con azúcar. De hecho, algunos expertos piensan que pueden ser incluso peor.

Un nuevo estudio dirigido por investigadores suecos, descubrió recientemente que beber solo dos latas de bebida diet al día puede duplicar el riesgo de desarrollar diabetes. Sospechan que los endulzantes artificiales pueden interferir con las bacterias intestinales, lo que representa un potencial desencadenante de la enfermedad.

El equipo de investigación, del Instituto Karolinska en Suecia, estudió a 2.874 adultos que debieron mantener un registro de su ingesta de bebidas gaseosas durante un año. Los investigadores encontraron que el consumo de dos bebidas al día duplicó el riesgo de desarrollar diabetes; riesgo que se manifestó tanto con bebidas con azúcar como aquellas endulzadas artificialmente.

Lo que resulta aún más sorprendente, sin embargo, fue el hallazgo de que aquellos que consumieron cinco o más bebidas diet o light cada día tuvieron 4,5 veces más probabilidades de desarrollar diabetes. De acuerdo con sus hallazgos, publicados en la European Journal of Endocrinology, por cada 200 ml de bebidas con azúcar consumidas, el riesgo de desarrollar diabetes aumentaba en un 21%. Comparativamente, con cada 200 ml de bebidas con endulzantes artificiales el riesgo de diabetes aumentaba en un 18%, ¡eso es solo una diferencia del 3%!

Josefin Lofvenborg, investigadora principal del estudio, comentó algunos mecanismos a través de los cuales los endulzantes artificiales podrían promover los efectos causantes de la enfermedad. Ella señaló que estos endulzantes pueden aumentar el apetito, lo que posteriormente conllevaría a un aumento de peso. También mencionó que “pueden causar reacciones químicas dentro del tejido graso y con ciertas bacterias en el intestino”.

Respecto a esto último, en el 2015 un equipo de científicos israelíes encontraron evidencia de que los endulzantes artificiales pueden desequilibrar las poblaciones de bacterias intestinales que son más eficientes en sacar la energía de los alimentos y transformarlas en grasa, contribuyendo así al aumento de peso y, posteriormente, al desarrollo de diabetes. De esta forma, concluyeron que los endulzantes artificiales “pueden haber contribuido directamente a aumentar la misma epidemia que tenían el propósito de combatir”.

Fuentes:

-www.naturalnews.com

-DailyMail.co.uk

-ScientificAmerican.com