Analgésicos y antiinflamatorios naturales suaves: Prolina, lisina y ácido ascórbico

rimero, lo que estos tres nutrientes tienen en común es el colágeno. Nuestro cuerpo necesita ácido ascórbico, o vitamina C, para hacer colágeno. El colágeno es la proteína más abundante en nuestro organismo, y sirve para una variedad de funciones estructurales. Es un componente importante de la piel, los cartílagos, los vasos sanguíneos y los ojos. El colágeno es rico en los aminoácidos prolina y lisina.

rimero, lo que estos tres nutrientes tienen en común es... seguir leyendo

Primero, lo que estos tres nutrientes tienen en común es el colágeno. Nuestro cuerpo necesita ácido ascórbico, o vitamina C, para hacer colágeno. El colágeno es la proteína más abundante en nuestro organismo, y sirve para una variedad de funciones estructurales. Es un componente importante de la piel, los cartílagos, los vasos sanguíneos y los ojos. El colágeno es rico en los aminoácidos prolina y lisina. En el caso de una deficiencia de ácido ascórbico, las fibras de colágeno no se pueden unir, por lo que disminuye considerablemente su resistencia a la tensión. Como resultado, a menudo, se produce una tendencia a los moretones.

Ahora, usted podría preguntarse de qué forma el colágeno actúa como analgésico y antiinflamatorio. La respuesta está en la forma en que funciona nuestro cuerpo. El colágeno es parte esencial del reemplazo de tejidos y del barrido de metabolitos de deshecho. Cuando el cuerpo tiene dificultades para eliminar esos metabolitos (ej. ácido úrico, ácido láctico, partículas de colesterol, etc.), aumenta la sensación de dolor y la inflamación.

Por lo tanto, al facilitar la producción de colágeno, se potencia la reparación de tejidos y la eliminación de deshechos, disminuyendo así las molestias de una recuperación.

Beneficios de la prolina
El colágeno es rico en el aminoácido prolina, que ayuda a mantener la formación helicoidal. Específicamente, el colágeno consiste en secuencias repetidas de tres aminoácidos, uno de los cuales suele ser la prolina. Esta puede encontrarse en una forma modificada conocida como hidroxiprolina y suele estar presente en prácticamente todos los alimentos que tienen proteínas.

Como el cuerpo puede sintetizar prolina de otro aminoácido, no es esencial obtenerla de la alimentación. Sin embargo, su presencia es muy importante puesto que puede ayudar a reducir la hipertensión y el riesgo de enfermedades al corazón, de acuerdo con un estudio publicado en la revista Aminoácidos”, en febrero de 2014.

 

Beneficios de la lisina
La lisina es un aminoácido que se encuentra en grandes cantidades en todos los tipos de colágeno. Específicamente, la lisina es hidroxilada en una reacción química que añade oxígeno e hidrógeno a la molécula antes de que se convierta en parte del colágeno. La hidroxilisina ayuda a estabilizar la molécula de colágeno y proporciona resistencia a la tensión.
A diferencia de la prolina, la lisina es un aminoácido esencial que debe obtenerse de la alimentación. De esta forma, las mejores fuentes de este aminoácido incluyen productos lácteos como yogur, queso y leche, y también mariscos. La lisina ayuda a tratar la infección por herpes y el herpes labial, aumenta la absorción de calcio y puede ayudar a mejorar la ansiedad, de acuerdo con el sitio web Drugs.com.

 

Dato informativo
El Dr. Matthias Rath y su equipo de investigación han probado los efectos antiinflamatorios de una mezcla de micronutrientes compuestos por vitamina C, los aminoácidos lisina y prolina, y el extracto de té verde, en células del músculo liso aórtico humano. Estos hallazgos son importantes en relación con los procesos de inflamación asociados con la progresión de la aterosclerosis.
http://www4.dr-rath-foundation.org/

Ácido ascórbico
El ácido ascórbico, o vitamina C, no forma parte de la molécula de colágeno. Más bien, se requiere para las reacciones que forman hidroxilisina e hidroxiprolina, que sirven para estabilizar la molécula de colágeno. Sin una cantidad adecuada de ácido ascórbico, las fibras de colágeno no pueden ser reticuladas, lo que disminuye considerablemente su resistencia a la tensión. Una deficiencia importante de vitamina C puede manifestarse como sangrado de encías, una condición conocida como escorbuto. Los moretones, por su parte, son el resultado de una fragilidad capilar que permite que la sangre se escape de los vasos sanguíneos.

El ácido ascórbico también ayuda a protegernos contra las enfermedades del corazón, la presión arterial alta, el cáncer, la osteoartritis, el asma y la degeneración macular, y además reduce la duración del resfrío común, de acuerdo con la Universidad de Maryland Medical Center. (Más información sobre esta última propiedad en la sección Sabía Usted de pág. 38).
Fuente:
http://www.livestrong.com/article/412108-ascorbic-acid-lysine-proline/