Alimentos vivos: germinados y brotes caseros

Los germinados son los brotes de las plantas que se comen crudos o precocidos. Este tipo de alimento es muy adecuado para estómagos delicados y aquellos que sufren enfermedades complejas, como diabetes, hipertensión, obesidad y tumores, entre otras. También es recomendado para enfermos, convalecientes y aquellos que quieren fortalecer su salud.

Los germinados son los brotes de las plantas que se... seguir leyendo

Por Mario Castillo

Los germinados son los brotes de las plantas que se comen crudos o precocidos. Este tipo de alimento es muy adecuado para estómagos delicados y aquellos que sufren enfermedades complejas, como diabetes, hipertensión, obesidad y tumores, entre otras. También es recomendado para enfermos, convalecientes y aquellos que quieren fortalecer su salud.

Se pueden hacer germinados de varios tipos de legumbres, por ejemplo: lentejas, alfalfa, poroto mung (diente de dragón), en frascos de vidrio. También de cereales como el trigo, en bandejas, del cual se obtiene el jugo de pasto de trigo, que es una gran fuente de nutrientes de fácil absorción que contiene la mayor parte de las vitaminas del complejo B y las vitaminas C, E, H y K, betacaroteno, minerales, aceites omega y aminoácidos. La clorofila del germinado de trigo tiene 11 veces más calcio que la leche, 5 veces más hierro que la espinaca, 5 veces más magnesio que el plátano, 60 veces más vitamina C que la naranja, 45 % más de proteínas que la carne (Neil Stevens, “Wheat Grass” Hierba del trigo). Además, la clorofila se parece mucho a la hemoglobina de la sangre, por lo cual al consumir este jugo se obtienen inmediatamente los beneficios en el organismo. 

Para hacer aproximadamente 30 mL de jugo de pasto de trigo se necesita:

1 puñado de trigo crudo (aprox. 50 g)

1 bandeja de comida desechable

1 tijera para cosechar

El procedimiento para la obtención del jugo es el siguiente: Se lava muy bien la semilla con agua pura y se deja remojar una sola capa de semillas durante 12 horas con una cantidad igual de agua en la bandeja, al cabo de las cuales se bota el agua residual. Durante los días siguientes se riega con una capa fina en la mañana y en la noche. Para que el trigo germine parejo, apenas aparezcan los primeros brotes, se sacan a un lugar con sol. Luego se espera a que por lo menos aparezca el primer nudo para cosechar el pasto, lo que ocurre aproximadamente a los 15 días después de la germinación. Se debe siempre cortar sobre el primer nudo del pasto, para así poder obtener una nueva cosecha. Se licúa el pasto trigo en una juguera con un poco de agua y luego se pasa por un colador, para separar su fibra. Los mejores beneficios se obtienen si se toma inmediatamente el jugo, pero también se puede refrigerar por un par de semanas, con lo que se mantienen las propiedades nutricionales.

Ventajas y beneficios de consumir germinados para la salud:

Favorecen los procesos de desintoxicación, depuración y eliminación de residuos almacenados en los tejidos.

Fortalecen el sistema inmune.

Son anticancerígenos.

Facilitan la digestión al activar los procesos de regeneración y desinflamación del aparato digestivo.

Tonifican el sistema nervioso y circulatorio.

Retrasan el envejecimiento: sus componentes permiten que las células del cuerpo se mantengan jóvenes durante más tiempo al aumentar la oxigenación de la sangre.

Contraindicaciones: podría ser que porciones de gluten (proteínas del trigo) estén presentes. Evite su consumo si sufre enfermedad celíaca.