Alimentación para solucionar problemas renales

Los riñones son un filtro importantísimo para nuestro organismo,reteniendo lo necesario y excretando lo innecesario. También apoyan en la desintoxicación del cuerpo, ya que todas las toxinas que no pudieron ser neutralizadas y/o eliminadas a través del hígado recaen sobre losriñones. Como éstos no están diseñados para mucha sobrecarga, muchas veces se desarrollan problemas renales.

Los riñones son un filtro importantísimo para nuestro organismo,reteniendo lo... seguir leyendo

RUTH AMBER MODRA

Los riñones son un filtro importantísimo para nuestro organismo,reteniendo lo necesario y excretando lo innecesario. También apoyan en la desintoxicación del cuerpo, ya que todas las toxinas que no pudieron ser neutralizadas y/o eliminadas a través del hígado recaen sobre losriñones. Como éstos no están diseñados para mucha sobrecarga, muchas veces se desarrollan problemas renales.

Las dificultades funcionales, infecciones y acumulación de minerales a nivel de los riñones (también llamados insuficiencia renal, litiasis, infección renal o pielonefritis), en general tienen sugerencias
nutricionales similares:

 

Consumir y hacer jugo de frutas ácidas como: kiwi, limón, piña, manzana verde, frutillas y arándanos

 

Incorporar antibióticos naturales: ajo y cebolla

 

Incorporar vegetales crudos: apio, pepino, zapallo italiano, cilantro, cebolla y perejil.

Aumentar la fibra para evitar el estreñimiento, ejemplo productos integrales: trigo entero, arroz integral, avena, quínoa, etc.

Sólo consumir grasas saludables: aceites crudos como el aceite de oliva extra virgen y yema de huevo

Infusiones depurativas con moderación durante el día, ejemplo: diente de león y zarzaparrilla (4 gramos por litro de agua)

Preferir miel o stevia y eliminar el azúcar refinada y los productos que la contienen.

Consumir proteína de fuente vegetal liviana: palta, aceitunas y germinados

Limitar los lácteos (preferir yogurt natural o kéfir, no leche)

Obtener sodio natural de las algas y el apio. Use hierbas en vez de sal para sazonar sus alimentos: ajo, cebolla y perejil son buenos.

Evitar: sal común, alcohol, té, café, medicamentos, grasas, productos refinados, frituras, agua de la llave, carnes rojas y proteína animal en general, frutos secos tostados como el maní y los pistachos, legumbres (soya, garbanzos, porotos) y alimentos muy calientes o muy fríos.

Es necesario lograr un equilibrio del pH. El equilibrio ácido/alcalino es esencial para la vida (reacciones enzimáticas) y le facilita el trabajo a los riñones de gran manera. Para un sano metabolismo celular, es preciso que la sangre tenga un flujo constante de oxígeno y sustancias de naturaleza alcalina, con el fin de neutralizar los ácidos.

La sub-oxigenación (por sedentarismo, aire contaminado y/o mala respiración) dificulta la eliminación de ácidos. Por eso se aconseja evitar el cigarrillo y los ambientes contaminados. Trate de salir a caminar diariamente por 15 a 30 minutos a algún lugar tranquilo con  pasto y árboles.

Los alimentos que producen en su digestión sustancias alcalinas (además de los ya mencionados) son: granada, mandarina, pomelo, cereza, frambuesa, mango, pera, papaya, melón, sandía, dátil, higo, plátano, caqui, berenjena, tomate, brócoli, escarola, lechuga, nabo, calabaza, betarraga, zanahoria, orégano, romero y tomillo.

Los alimentos refinados como la harina blanca y el arroz blanco tienen efectos acidificantes sobre el organismo, mientras que los integrales aportan minerales alcalinizantes.

Dentro de los lácteos y la proteína animal, los únicos alcalinizantes son: yogur, nata y yema de huevo.

Los problemas renales suelen tener una etapa de depuración (que debiera durar un máximo de 2 meses) en la que se potencia la regeneración.
Durante ese tiempo, es de mucha ayuda realizar ayunos de frutas y vegetales alcalinos para purificar y eliminar residuos tóxicos. Luego incorporar alimentos sólidos alcalinos, como los ya señalados, y finalmente una cantidad equilibrada de alimentos acidificantes.

“Puede ver un listado de diuréticos suaves naturales para ayudar la labor del riñón en la edición N°77, pág. 3”.

Sugerencias específicas

1. Litiasis o cálculos renales

Beber 2.5 litros de agua pura por día.
Eliminar alimentos con oxalatos cálcicos: betarraga, nabo, espinaca, acelga, té, cacao, tomate y porotos verdes.

Disminuir frutas dulces: plátano, durazno, chirimoya y dátiles.

2. Insuficiencia renal

Sólo consumir agua destilada o desmineralizada. Usarla en los jugos y para cocinar también.

Sólo con moderación: plátano, melón, dátiles. Preferir fruta ácida.

Asegurar una ingesta adecuada de calcio consumiendo kéfir e incorporando semillas de girasol y lechadas de almendra o sésamo.