Cinco poderosos antibióticos de la naturaleza

La sobre prescripción de antibióticos a nivel mundial es uno de los grandes problemas de salud pública hoy. ¡Elige opciones naturales cada vez que puedas!

La sobre prescripción de antibióticos a nivel mundial es uno... seguir leyendo

Orégano fresco

Por Derek Henry para NaturalNews.com

Los antibióticos se han convertido en uno de los medicamentos más sobre prescritos en la actualidad. Como resultado, las personas han arruinado sus sistemas digestivos e, irónicamente, han reducido su inmunidad natural frente a todo tipo de infecciones.

Libérese de las infecciones sin destruir su sistema digestivo, con estos cinco poderosos antibióticos naturales:

Ajo

Ha sido usado medicinalmente por distintas culturas alrededor del mundo durante miles de años. De hecho, fue usado en el 1700 para combatir la plaga.

El ajo posee potentes propiedades antibióticas, antivirales, antifúngicas y antimicrobianas, y es capaz de ayudar a fomentar y facilitar la remoción de las bacterias en exceso. Además, es muy alto en antioxidantes naturales que destruyen los radicales libres, lo que también contribuye a tener un sistema inmunológico fuerte.

El ingrediente activo del ajo, la alicina, es el componente clave para matar y combatir la bacteria dañina. Tritúrelo para activar estos componentes y cómalo crudo o con alimentos ligeramente cocidos.

Plata coloidal

Mineral de Plata

La plata coloidal ha sido conocida como un efectivo antibiótico por siglos. A principios del 1900, Alfred Searle, fundador de la compañía Searle Pharmaceutical, descubrió que esta sustancia podía matar a los patógenos más mortales.

Reciente investigación ha establecido que la plata coloidal puede destruir los microbios resistentes a los antibióticos tales como SARM (estafilococo aureus resistente a la meticilina), la gripe aviar y el SARS (síndrome respiratorio agudo grave).

Aun cuando la FDA ha tratado de desacreditar la eficacia de esta importante sustancia sanadora, los efectos de la plata coloidal en el tratamiento de las enfermedades bacterianas, las heridas y las infecciones hablan por sí solos.

Aceite de orégano

Orégano fresco

Se encarga de la bacteria patógena sin perturbar la bacteria beneficiosa. También es antiviral y antifúngico, lo que lo hace una poderosa combinación tres en uno que compite con los medicamentos farmacéuticos sin fomentar la resistencia a los antibióticos.

El ingrediente clave en el aceite de orégano es el carvacrol. Sólo hay que asegurarse de que el producto contenga al menos 70% de carvacrol para que sea efectivo.

Equinácea

Flor de equinácea

Durante cientos de años ha sido usada para tratar una amplia variedad de infecciones.

Comúnmente, fue usada para tratar heridas abiertas, difteria, envenenamiento de la sangre y otras enfermedades relacionadas con bacterias.

Hoy, esta potente hierba es usada principalmente para la gripe y los resfríos, debido a su capacidad de destruir las formas más peligrosas de las bacterias tales como el estafilococo aureus, que está presente en forma concomitante cuando está presente el mortal SARM.

Miel de Manuka

Miel de Manuka

Esta miel es la forma más deliciosa y mortal de matar a las bacterias. Proviene de Australia y Nueva Zelanda, de las flores del árbol de manuka. Los investigadores han descubierto que la miel de manuka aplicada en forma tópica, puede matar un amplio rango de patógenos, incluyendo el SARM y la bacteria carnívora, sin crear resistencia.