12 pasos para mejorar la salud digestiva

“El esófago, el estómago, los intestinos, el hígado, la vesícula biliar y el páncreas deben mantener un buen funcionamiento para evitar graves enfermedades”. El sistema digestivo transforma los alimentos que se ingieren en nutrientes que deben sustentar a todas las células y tejidos del organismo para que funcionen adecuadamente. Sin nutrientes ni oxígeno, las células se enferman y surge la enfermedad. Si se descuida la salud digestiva, el organismo tendrá problemas para digerir los alimentos y absorber los nutrientes. Muchas enfermedades se deben a deficiencias o carencias nutricionales.

“El esófago, el estómago, los intestinos, el hígado, la vesícula... seguir leyendo

Jaime Pacheco Cabezas

Iridólogo – Naturópata Holístico

Universidad de Aconcagua

“El esófago, el estómago, los intestinos, el hígado, la vesícula biliar y el páncreas deben mantener un buen funcionamiento para evitar graves enfermedades”.

El sistema digestivo transforma los alimentos que se ingieren en nutrientes que deben sustentar a todas las células y tejidos del organismo para que funcionen adecuadamente. Sin nutrientes ni oxígeno, las células se enferman y surge la enfermedad. Si se descuida la salud digestiva, el organismo tendrá problemas para digerir los alimentos y absorber los nutrientes. Muchas enfermedades se deben a deficiencias o carencias nutricionales. La salud digestiva de cada persona depende de lo que come y de su estilo de vida. Al tomar medidas para mejorar la salud digestiva, el sistema digestivo funcionará de manera más eficiente, lo que repercutirá en todo el organismo, mejorando la salud en general e incrementando la sensación de bienestar.

Así, para mejorar la salud digestiva se deben implementar las siguientes medidas básicas:

     Establecer una dieta rica en fibra (soluble e insoluble), abundante en granos enteros, verduras, legumbres y frutas. La fibra regula la motilidad intestinal evitando el estreñimiento, mantiene limpio el colon, previene la diverticulosis y las hemorroides, reduce las variaciones bruscas de glicemia y ayuda a mantener un peso saludable. La fibra insoluble da volumen a las heces y la fibra soluble atrapa el agua evitando heces aguadas. Fuentes adecuadas de fibra insoluble son el salvado de trigo, los granos enteros y las verduras. Algunas fuentes de fibra soluble son legumbres, semillas, avena y nueces.

     Limitar los alimentos grasos, tales como, aceite, margarinas, mantequilla, queso, helado, crema y carnes grasas, pues dificultan el proceso digestivo.

      Elegir ácidos grasos saludables como aceite de oliva, pescado, aceites vegetales y palta que es rica en ácido oleico. Las carnes deben ser magras, que son aquellas que tienen menos del 10% de materia grasa, como por ejemplo, pavo, conejo, pollo y ternera.

     Incorporar probióticos en la dieta. Estos mejoran la absorción de los nutrientes, ayudan a digerir la lactosa, fortalecen el sistema inmune y favorecen la buena salud del colon. Una buena fuente natural de probióticos es el kéfir (yogurt de pajaritos). Y también prebióticos como granos enteros, cebolla, ajo, puerro, alcachofa y miel.

     Incorporar ocasionalmente jugo de piña y papaya en la dieta, pues ambas frutas son ricas en enzimas proteolíticas.

     Respetar diariamente los horarios de comidas regulares.

     Beber abundante agua, lo cual ayuda al sistema digestivo a disolver las grasas y la fibra soluble.

     Evitar el tabaco, la cafeína, el alcohol y otros licores, pues irritan la mucosa gástrica generando acidez y úlceras.

     Realizar ejercicio regular, ya que ayuda a mantener un peso saludable y facilita la movilización de los alimentos a través del sistema digestivo.

     Controlar el estrés y la ansiedad a través de actividades placenteras que se disfruten.

     Incorporar vitaminas: A y D, complejo B y vitamina C.

     Suplementar la dieta con: aloe vera, semillas de chía, psyllium, caldo de huesos y si nota la necesidad, incorpore el producto Gastro Guardián de Aminas Nutrición que contiene papaína, taurina y cúrcuma, sustancias naturales que mejoran la asimilación de nutrientes y la eliminación de desechos.

Implementando estas simples estrategias obtendrá un sistema digestivo altamente eficiente que lo llenará de salud.

Recuerde, en la prevención está la clave de la salud.