10 sorprendentes beneficios del Melón tuna

El melón tuna es una fruta que pertenece a la especie de melón cucumis melo, con una pulpa muy dulce de color típicamente verde claro. Se trata de una fruta disponible en todo el mundo, que resulta muy atractiva por su dulce sabor, pero que también es muy nutritiva y puede aportar numerosos beneficios para la salud.

 

1. Rico en nutrientes

El diverso perfil de nutrientes del melón tuna es posiblemente su activo más valioso.

Una porción de 1 taza (177 gramos) de melón proporciona(1):

  • Calorías: 64
  • Carbohidratos: 16 gramos
  • Fibra: 1,4 gramos
  • Proteína: 1 gramo
  • Grasa: 0 gramos
  • Vitamina C: 53% de la ingesta diaria recomendada (IDR)
  • Vitamina B6: 8% de la IDR
  • Folato: 8% de la IDR
  • Vitamina K: 6% de la IDR
  • Potasio: 12% de la IDR
  • Magnesio: 4% de la IDR

Además, las semillas también contienen compuestos con una fuerte capacidad antioxidante, como el betacaroteno (pro-vitamina A), el fitoeno, la quercetina y el ácido cafeico.(2)

 

2. Puede ayudar a reducir la presión arterial

En general, una alimentación rica en frutas y verduras se asocia con un riesgo reducido de hipertensión arterial y enfermedades cardíacas.(3)

Específicamente, está bien establecido que una alimentación baja en sodio, junto con una ingesta adecuada de potasio, pueden influir positivamente en la regulación de la presión arterial.(4)

Y dado que el melón tuna es una fruta baja en sodio y rica en potasio, puede ser un aporte a la hora de mantener niveles saludables de presión arterial. Si está buscando aumentar su ingesta de potasio, considere consumir más melón tuna.

 

3. Contiene nutrientes esenciales para la salud ósea

El melón tuna contiene varios nutrientes que son fundamentales para reparar y mantener huesos fuertes, como el folato, la vitamina K y el magnesio.

En particular, es una buena fuente de folato, siendo este esencial para la descomposición de la homocisteína, cuyos niveles elevados se han relacionado con la reducción de la densidad mineral ósea con el paso del tiempo.(5)

La vitamina K, por su parte, participa en la producción de una proteína estructural importante en el hueso conocida como osteocalcina. De esta forma, una ingesta óptima de vitamina K es esencial para tener huesos saludables, y una porción de melón tuna aporta el 6% de la recomendación diaria.(1,6,7)

El magnesio es otro nutriente esencial para la salud ósea, ya que las células responsables de construir y descomponer el tejido óseo requieren magnesio para funcionar correctamente. Una porción de melón cubre el 4% de las necesidades diarias de este mineral.(1,8)

Además, el melón tuna contiene pequeñas cantidades de otros nutrientes que sostienen los huesos, como el calcio, el fósforo y el zinc.(1)Y si bien estos nutrientes no están altamente concentrados en el melón, agregar esta fruta a su alimentación puede ayudar a su salud ósea cuando la combina con una dieta balanceada que incluya una variedad de otros alimentos ricos en nutrientes.

 

4. Puede mejorar el control de azúcar en la sangre

Algunas investigaciones indican que comer frutas en forma regular, como el melón tuna, puede promover niveles saludables de azúcar en la sangre.

Un estudio reciente de siete años de duración, realizado en 500.000 personas, encontró que aquellas que consumían fruta fresca diariamente tenían un 12% menos de probabilidades de desarrollar diabetes, en comparación con las que rara vez comían fruta.(9)

En aquellos participantes que ya tenían diabetes al comienzo del estudio, comer fruta al menos tres veces por semana conllevó un riesgo hasta un 28% menor de experimentar complicaciones de salud relacionadas con la diabetes, además de un riesgo 17% menor de muerte prematura.(9)

Y si bien el melón tuna contiene carbohidratos que pueden elevar el azúcar en la sangre temporalmente, también proporciona fibra, magnesio y otros nutrientes que pueden ayudar a mejorar el control del azúcar en la sangre con el tiempo.

 

5. Rico en electrolitos y agua

Cuando usted piensa en hidratación, probablemente lo primero que le venga a la mente sea el agua. Sin embargo, para hidratar de manera efectiva y adecuada, su cuerpo también necesita electrolitos.(10)

El melón tuna contiene aproximadamente un 90% de agua y también electrolitos como potasio, magnesio, sodio y calcio. (1) Esta combinación de agua y nutrientes hace del melón una fruta ideal para hidratarse después de un entrenamiento, durante una enfermedad o simplemente para mejorar sus niveles de hidratación durante todo el día.

 

6. Puede apoyar una piel sana

Comer melón tuna puede ayudar a tener una piel saludable debido a su alto contenido de vitamina C.

Una ingesta óptima de vitamina C es imprescindible para la producción adecuada de colágeno, una proteína estructural importante que es fundamental para reparar y mantener el tejido de la piel. (11) Y como esta vitamina es un poderoso antioxidante, también puede proteger la piel contra el daño solar.(12)

El melón tuna es una excelente fuente de vitamina C: una sola taza proporciona el 53% de la IDR.(1)

Y aunque se puede obtener vitamina C a partir de una variedad de alimentos, comer melón es una forma fácil de satisfacer sus necesidades diarias rápidamente, promoviendo una piel saludable en el proceso.

 

7. Puede mejorar su sistema inmunológico

La vitamina C es, sin duda, mejor conocida por su papel en el apoyo a la función inmunológica, y el melón tuna está lleno de ella.

El sistema inmunológico humano es complejo y requiere una amplia gama de nutrientes para funcionar correctamente, siendo la vitamina C un componente crítico.(13) De hecho, las investigaciones sugieren que una ingesta adecuada de vitamina C puede prevenir y tratar diversas infecciones respiratorias y sistémicas, como la neumonía y el resfriado común.(13)

Como dijimos, una porción de 1 taza de melón tuna aporta más de la mitad de la ingesta de vitamina C recomendada al día, por lo que es un excelente alimento para reforzar las defensas.(1,13)

 

8. Puede ayudar a una buena digestión

El melón es rico en fibra, un nutriente bien conocido por mejorar la salud digestiva.(14)

La ingesta adecuada de fibra dietética disminuye la respuesta del azúcar en la sangre y promueve la regularidad intestinal y el crecimiento de bacterias intestinales saludables.(14,15)

Una taza de melón proporciona aproximadamente 1,5 gramos de fibra, y si bien muchas otras frutas contienen más fibra por porción, el melón puede aportar la cantidad justa para algunas personas con ciertos trastornos digestivos, o para aquellos que recién están introduciendo o reintroduciendo fibra en su dieta, ya que puede ser mejor tolerado que otros alimentos con alto contenido de fibra.

 
9. Puede apoyar la visión y la salud ocular

El melón tuna contiene dos potentes antioxidantes: luteína y zeaxantina(16). Estos compuestos carotenoides son bien conocidos por respaldar la salud ocular y prevenir el desarrollo de pérdida de visión relacionada con la edad.(16)

Las investigaciones indican que el consumo regular de alimentos que contienen estos antioxidantes, como es el caso del melón tuna, puede contribuir al correcto funcionamiento de los ojos a lo largo de la vida.(16,17)

 

10. Fácil de agregar a su alimentación

El melón es una fruta de verano que se puede encontrar a un precio bien asequible y es bastante rendidor. Solo debe preocuparse de que esté maduro, ya que los melones fuera de temporada o sin madurar no tienen sabor ni tampoco mucho valor nutricional.

Hay muchas formas en que puede disfrutar de esta fruta:

  • Ensaladas: corte un poco de melón en trozos pequeños y agréguelos a su ensalada favorita para darle un toque diferente.
  • Postres: Haga un puré de melón y utilícelo como base para hacer paletas de helado naturales.
  • Desayuno: Sirva el melón en rodajas o prepare un batido. (El melón es muy bien tolerado y se digiere muy rápido cuando se consume solo, no combinado con otros alimentos).
  • Aperitivos: envuelva rebanadas de melón con jamón de pavo, para un aperitivo especial.

 

Fuente:

https://www.healthline.com/nutrition/honeydew

*Los estudios de los números referenciales indicados a lo largo del artículo se encuentran disponibles en el escrito original, en la fuente señalada.

 

 

Encuentra este artículo en la Edición Nº176 de El Guardián de la Salud Digital